elude el control judicial

Rueda de prensa de peaje: el Govern traslada su centro de información a la sede de Roures

Malestar en la prensa por tener que pagar a Mediapro en la comparecencia más importante del año. Las urnas, presentadas junto al logo de Mediapro

Foto: Presentación de la urna en la rueda de prensa. (EFE)
Presentación de la urna en la rueda de prensa. (EFE)

Al fin apareció la urna. Tras mucho misterio, Turull, Romeva y Junqueras, los tres mosqueteros del referéndum, enseñaron a la prensa el objeto más buscado antes del 1-O. El cacharro, de plástico blanco con una tapa negra, como un gran ‘tupper’, significa para unos la libertad de un pueblo y para otros un desafío al Estado y a la ley. Los periodistas se abalanzaron sobre ella a fotografiarla. Momento monolito en ‘2001. Odisea en el espacio’.

Aunque solo lo pudieron hacer los que habían pagado. Porque en un referéndum nada normal la relación con la prensa tampoco lo es. La entrada al centro de prensa requiere el pago de 10 euros por periodista y día y 500 para las cadenas de televisión que requieran un espacio frente a los comparecientes –los que se pongan en un lado pagan algo menos–.

El Govern no ha montado centro de prensa. Elude así el control judicial, que con seguridad lo habría precintado. En su lugar lo ha organizado Mediapro, la empresa de Jaume Roures, el empresario cuyo nombre sale en Cataluña cuando se habla de política, del Barca, de los derechos del fútbol, del cine, de los medios de comunicación… Roures, anfitrión de la cena entre Junqueras y Pablo Iglesias en agosto, es un personaje clave y fascinante. Trotskista, editor de prensa, productor de cine, muñidor de acuerdos políticos, millonario que se hace pasar por austero

Sala de prensa de Roures. (R. M.)
Sala de prensa de Roures. (R. M.)

Preguntado por la anomalía de la rueda de prensa de peaje, el consejero de Presidencia, Jordi Turull, sorprendió con su primera afirmación: “A nosotros no nos pagan un duro”. Luego añadió: “Podíamos haberlo hecho en el Palau pero nos ha parecido muy operativo aprovechar esta iniciativa”. Turull añadió que la sede de Mediapro (él no mencionó el nombre de la empresa) estaba abierta a todo el mundo. Es decir, que el delegado del Gobierno también puede comparecer en casa Roures.

El hecho de tener que pagar por cubrir la rueda de prensa más importante del año generó malestar en la prensa nacional y sorpresa en la extranjera. Un periodista de un medio público se acercó a felicitar al autor de la pregunta. “Es increíble. Ya me he quejado”. Otro periodista comentaba: “El centro vale los 10 euros, pero las respuestas no lo valen”. La rueda de prensa, claro, fue un cúmulo de evasivas. En un momento dado, Turull pareció justificarse: "Nos gustaría toda la transparencia, pero ya sabemos cómo se las gastan" (se entiende que los jueces y/o el Gobierno y/o la fiscalía).

Sala de prensa de Roures. (R. M.)
Sala de prensa de Roures. (R. M.)

Las televisiones pagan aún más por hacer directos. Un metro cuadrado al fondo de la sala cuesta 500 euros, aunque TV3 pagó más porque exigió una plataforma y un espacio diferenciado. Ayer había acreditados unos 400 periodistas (4.000 euros más lo que pagaran las televisiones), aunque la sala de prensa, con capacidad para 240 personas estaba a menos de la mitad de aforo.

Una portavoz de Mediapro defendió que se trata pura y llanamente de iniciativa privada: “Mediapro lleva 24 años prestando servicios audiovisuales a grupos así en todo el mundo. Lo hacemos cuando hay terremotos y tsunamis. Cuando Barcelona se convirtió en un centro de atención internacional decidimos ofrecer este servicio aprovechando que teníamos las instalaciones”. Y añadió: “Si no ves unidades móviles es porque hay todas las conexiones que necesitan las televisiones”. Según esta, esta semana enviaron una carta a todos los partidos y asociaciones vinculadas al referéndum por si querían usar el espacio para comparecer. Desde Mediapro alegan que con los 10 euros no cubren gastos, que el negocio son las televisiones.

Parte de la zona de prensa. (R. M.)
Parte de la zona de prensa. (R. M.)

El ‘International Press and Broadcasting Center’ está en la sede de Mediapro. De la fachada del edificio cuelga una enrome 'senyera', que no 'estelada'. Dentro tiene una enorme sala de prensa, wifi, un bufé gratuito con sándwiches precocinados, fruta, café, baños prefabricados… Es grande y cómodo, con las paredes de cemento. Sobre la sala del cátering hay un enorme anuncio de Gol TV, la empresa de Roures para emitir el fútbol. A su lado se emite la rueda de prensa del portavoz del Gobierno, Íñigo Méndez de Vigo. Detrás de muchas de las fotos de la urna aparecerá el logo de Mediapro que estaba al fondo de la sala. Como si de un patrocinador se tratara.

Una de las pruebas que llevó la Fiscalía en la querella de prevaricación contra Joana Ortega, exconsejera de Gobernación, por el 9-N fue el uso de un espacio público para comunicar los resultados del referéndum a la prensa. Así que está vez la Generalitat presentará el escrutinio –o lo que sea– del referéndum en un espacio privado. La Fiscalía, a callar; los periodistas, a pagar.

Cataluña

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
13 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios