vuelta a los orígenes

Arenys de Munt, zona cero del 'procés': “Todo catalán es, en el fondo, independentista”

En 2009, una protesta ecologista derivó en una consulta independentista en este pueblo. Junqueras, Forcadell y otros líderes 'indepes' fueron a verlo y prendió la mecha del procés

Foto: En 2009, cuando la consulta de Arenys, solo el 19% de los catalanes se declaraba independentista. R. M.
En 2009, cuando la consulta de Arenys, solo el 19% de los catalanes se declaraba independentista. R. M.

En Arenys de Munt (8.500 habitantes al norte de Barcelona) parece que no caben más banderas. Casi de cada farola cuelga una senyera y en muchos balcones hay esteladas y carteles por el sí en el referéndum del 1-O. Pero a Josep Manel Ximenis (nacido Jiménez e hijo de aragoneses) no le parecen suficientes: “Mañana, cuando hayamos empapelado el pueblo habrá más. Estas son pocas”. Ximenis merece una página destacada en el proceso independentista catalán. En 2009, con todo en contra, organizó una consulta por la independencia en Arenys en la que fueron como curiosos Forcadell, Junqueras, Anna Gabriel, Joan Tardà…. La mecha prendió y luego siguieron más de 170 ayuntamientos y el resto ya se conoce.

Ximenis cuenta cómo el origen de la consulta independentista no tenía nada que ver. “El alcalde hizo una consulta popular para soterrar la riera [la rambla] y la hizo de forma chapucera. Era 2002 y yo estaba en un grupo ecologista que estaba en contra. En 2006 el ayuntamiento repitió la consulta y ahí nos estudiamos bien la legislación. Estaba junto a Pep Jordana y Lluis Torrent y Pep dijo que deberíamos hacer una consulta por la independencia. Yo dudaba de si iba en serio o no”.

"Los 'indepes' hacíamos manifestaciones que a veces acababan en la quema de contenedores, leíamos manifiestos y tal, pero no iba a ningún lado"

Lo siguiente fue presentar una confusa moción en el ayuntamiento (Ximenis ya era concejal por ERC y luego fue alcalde y concejal de la CUP, de la que fue expulsado en 2015 por decir que el castellano estaba predispuesto a ser mandado). El 6 de junio de 2009, el ayuntamiento aprobó por 11 votos a dos (los dos del PSC) la consulta. El texto era farragoso y solo al final se hablaba de consultar a la gente. Cuenta que el alcalde de la época ni sabía que se había aprobado eso.

“Hablé con el 'Avui' y les expliqué lo que habíamos aprobado. El lunes abrió a toda página y empezó a venir gente. Los días siguientes aparecieron falangistas y hasta le preguntaron a Zapatero en una rueda de prensa. Ese día, cuando me llamaron, les dije: ‘Nosotros jugábamos en tercera para no bajar pero ahora estamos jugando la final de la Champions, estoy encantado”.

El día de la consulta las calles estaban llenas. EFE
El día de la consulta las calles estaban llenas. EFE

La fecha elegida, el 13 de septiembre de 2009, cumplía el requisito de ser un domingo después de la Diada, pero además permitía a su hija Marta votar en el referéndum, porque había cumplido los 16 años exigidos para votar cuatro días antes. “Fue mi regalo de cumpleaños. Le dije que le iba a hacer el mejor regalo que podía hacerle y ella pensaba que sería una moto”, explica en un café ante la plaza de la iglesia, lugar de reunión. El día de la consulta acudieron 2.892 personas a votar (el 42% del censo), de los que el 96% lo hicieron a favor de la independencia. Solo se movilizaron los independentistas (¿les suena?).

“Hasta entonces los independentistas hacíamos manifestaciones que a veces acababan en la quema de contenedores, leíamos manifiestos y tal, pero eso no iba aningún lado. Esa votación lo cambió todo”, cuenta Ximenis. Este, hijo de un aragonés y de abuelos murcianos, cuenta que con 19 años dejó de hablar castellano. “En 1977, con 15 años, vi un mitin del PSAN (un partido socialista independentista) y descubrí que eso era lo que yo pensaba”.

En 2009 solo el 19% de los catalanes decía ser independentista. En los últimos sondeos era el 40%

El día de la consulta se juntaron en Arenys Carme Forcadell, Oriol Junqueras, Joan Tardà, Anna Gabriel… Todo el independentismo que estaba disperso –y a veces enfrentado- vio a un pueblo votando una consulta. No tenía respaldo legal pero tomaron las urnas del ayuntamiento y votaron en el local de al lado.

Cuentan que la calle principal, que en realidad es la rambla cuyo soterramiento originó el enfrentamiento, estaba llena y que para que no fuera el caos en el local de la votación cuando salía un grupo de votar entraba otro en el mismo número. Las entradas al pueblo estaban cortadas por la policía. Acudió un grupo de falangistas pero no acabó en disturbios. Voluntarios de la organización evitaron que los independentistas antisistema llegasen a los mossos para que no hubiese altercados.

Josep Manel Ximenis ante la iglesia de Arenys. R. M.
Josep Manel Ximenis ante la iglesia de Arenys. R. M.

El resultado (solo votó un 40% del censo) fue para sus organizadores un éxito. “Votó más gente que en el referéndum del estatut, sostiene Ximenis, que no ve problema en dejar fuera al 60% que no acudió a las urnas. “En el fondo, todo catalán es independentista. Si le quitas el maquillaje tras décadas de franquismo siempre lo hay, o al menos catalanista”.

Mirándolo con perspectiva es curioso el momento. En 2009, solo el 19% de los catalanes se declaraba independentista, según los barómetros de opinión de la Generalitat. El president era José Montilla y el problema catalán estaba bajo en la agenda política después de que la Generalitat había bajado la reivindicación identitaria al mínimo. Faltaban meses para la sentencia del Tribunal Constitucional sobre el estatut. Tras la consulta, el entonces presidente, José Luis Rodríguez Zapatero, aseguró que no esperaba ningún "efecto contagio" porque era una consulta sin ningún efecto.

Zapatero auguró que no tendría "efecto contagio" porque la consulta no tenía efecto práctico

Sin embargo, de Arenys nació la Asamblea Nacional Catalana (ANC) y la Asociación de Municipios Independentistas, que convocó consultas similares por decenas de pueblos de Cataluña. Los independentistas sí leyeron esa imagen de las urnas. Puigcercós (ERC) afirmó que esperaba que la consulta se extendiera como una mancha de aceite. Y así fue. Se organizaron pueblo a pueblo, de abajo a arriba y acabaron arrastrando a la clase política nacionalista hacia el derecho de decidir. Se puede decir que en Arenys nació la marea independentista -o como mínimo, la que supuso un cambio de tendencia-. En las últimas encuestas, el independentismo rondaba el 40% (sin contar el efecto de las protestas de los últimos días).

Por eso, el día en que el Parlament aprobó la ley de la consulta –pasando por encima de los derechos de la oposición y en contra de los letrados de la Cámara- Anna Gabriel tuvo un recuerdo para Arenys de Munt. El otro día en una protesta en Barcelona, un independentista al hablar de Arenys miraba al cielo como dando las gracias a ese pueblo. Arenys es al independentismo lo que Kevin Roldán al barcelonismo: "Contigo empezó todo".

Cataluña

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
22 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios