mientras buscan locales para la votación

El Govern cesa al presidente del Consorcio de Educación de Barcelona antes del 1-O

Barcelona es la ciudad más poblada de Cataluña y uno de los municipios en los que a día de hoy no se puede garantizar que el 1-O habrá los mismos puntos de votación que en las últimas autonómicas

Foto:

A menos de tres semanas para el referéndum, Barcelona aún no tiene puntos de votación. En plena búsqueda de locales y en la recta final del desafío del 1-O, el Govern ha cesado al presidente del Consejo de Dirección del Consorcio de Educación de Barcelona, Lluís Baulenas i Cases.

Así aparece este miércoles en el Diario Oficial de la Generalitat, donde se le agradece "los servicios prestados". La sustituta de Baulenas será la consellera de Enseñanza, Clara Ponsatí i Obiols, nombrada directamente por Carles Puigdemont el pasado mes de julio durante la renovación del Govern por su firme y continuada defensa del derecho de autodeterminación.

El cese en el Diario Oficial de la Generalitat
Ampliar
El cese en el Diario Oficial de la Generalitat

Entre los edificios que hasta este miércoles gestionaba Lluís Baulenas i Cases destacan los centros educativos públicos de Infantil, Primaria, ESO y Bachillerato. Además, el Consorcio de Educación de Barcelona está participado en su mayoría por la Generalitat, un 60% frente al 40% que contra el Ayuntamiento de Ada Colau. De esta manera, quien debe de dar luz verde a que los centros escolares abran o no el 1-O recae exclusivamente en la consellera Ponsatí que, de hacerlo, se enfrentaría a la inhabilitación y a una multa como le ocurrió a la exconsellera de Enseñanza Irene Rigau, que fue condenada el pasado mes de marzo a dos años de inhabilitación especial para empleo o cargo público y al pago de una multa de 36.500 euros.

Barcelona es clave para que el referéndum. Solo en esta ciudad vive el 21% de la población que podría ir a votar el 1 de octubre pero a día de hoy no se puede garantizar que ese día haya los mismo puntos de votación que en las últimas autonómicas después de que Ada Colau anunciara este fin de semana que no facilitará la apertura de los colegios electorales en la ciudad. Ante esto, el Govern presiona a la alcaldesa, que ha dejado muy claro que sin garantías para los funcionarios no habrá unas. "Si quiere garantías, ponga de su parte", le advirtió este martes el portavoz del Govern y conseller de Presidencia, Jordi Turull.

Más de 20 cargos cesados

Con la advertencia clara lanzada ayer por Carles Puigdemont de que los barceloneses "podrán votar", la Generalitat maneja la idea de utilizar edificios de su titularidad para que se conviertan en centros de votación el 1-O tal y como ocurrió en la consulta del 9 de noviembre de 2014. De esta manera, el Ayuntamiento no tendría que ceder los suyos.

Con la salida de Lluís Baulenas i Cases ya son más de una veintena los cargos de la Generalitat que han sido cesados por mostrar, de una manera u otra, su disconformidad con el referéndum. Entre los más destacados los exconsellers Neus Munté (Presidencia), Jordi Jané (Interior) y Meritxell Ruiz (Enseñanza), el exsecretario de la Generalitat Joan Vidal y el exdirctor general de los Mossos d'Esquadra, Albert Batlle.

Cataluña
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
23 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios