El eje de la sesión parlamentaria: Ley del Referéndum versus Consell de Garantías
  1. España
  2. Cataluña
día clave en cataluña

El eje de la sesión parlamentaria: Ley del Referéndum versus Consell de Garantías

El Parlamento espera hoy invitados ilustres. Ya ha llegado Jordi Sánchez, presidente de la ANC. También se prevé que esté presente en la tribuna el ex presidente catalán Artur Mas

placeholder Foto: El presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont (c), junto al vicepresidente y conseller de Economía, Oriol Junqueras (i), y el conseller de la Presidencia, Jordi Turull, antes de la reunión con su grupo parlamentario. (EFE)
El presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont (c), junto al vicepresidente y conseller de Economía, Oriol Junqueras (i), y el conseller de la Presidencia, Jordi Turull, antes de la reunión con su grupo parlamentario. (EFE)

Cada bando político ha escogido hoy sus prioridades. El independentismo de Juntas pelo Sí y la CUP ha centrado la jornada parlamentaria de hoy en le Ley del Referéndum. Se aplaza así para jueves o viernes la Ley de Transitoriedad. En cambio, la oposición está focalizada en que los impulsores de esta norma no pueda evitar el Consell de Garantías, un dictamen que tardaría un mes y que dejaría sin soporte legal la consulta del 1-O. Cada bando pues, escoge el territorio que cree que le será más propicio.

El Parlamento espera hoy invitados ilustres. Ya ha llegado Jordi Sánchez, presidente de la ANC. También se prevé que esté presente en la tribuna el ex presidente catalán Artur Mas, quien tomó un enorme protagonismo ayer al acelerar los trámites de la causa que el Tribunal de Cuentas instruye contra él y otros diez ex consellers y altos cargos de la Generalitat por el 9-N. También corre por los pasillo un tanto perdido el ex presidente del Parlament, Joan Rigol.

Foto:

En el atiborrado bar del Parlament, muchas sonrisas entre los miembros de la CUP y gesto un tanto más grave y solemne entre los diputados del PDeCAT. Alguno de estos últimos sigue insistiendo en privado que la Ley de Transitoriedad debería aprobarse después del 1 de octubre. Pero la CUP se niega. Lo que se está viviendo en Cataluña es una revolución, de salón pero una revolución, en la que los consellers han optado por un look “sin corbata”. Como en cualquier revolución hace falta una vanguardia revolucionaria, y ese papel lo asume la CUP, que espera movilizar las calles. Por tanto, todo apunta a que antes del sábado también se habrá aprobado la Ley de Transitoriedad.

Fuentes de la ANC se muestran más prudentes. Se reservan el convocar a la gente hoy ante la cámara, siempre que sea en tono festivo y que no se generen tensiones. Todo apunta a que la ANC quiere guardarse el cartucho de las grandes concentraciones para más adelante.

El tono general es de desconcierto y expectación. A veces hay más desconcierto y en ocasiones más expectación. Pero nadie sabe a ciencia cierta qué va a pasar. Tampoco qué harán los funcionarios del Parlament, una gran institución, después de que el Tribunal de Cuentas pusiese ayer el foco de las futuras responsabilidades en los altos cargos públicos.

Consell de Garanties

Junts pel Sí y la CUP confían en una tramitación rápida que les permita esquivar el Consell de Garanties, el órgano consultivo al que se someten leyes que puedan violar el Estatut. En realidad estos tres días de pleno, que llegarán hasta el viernes, aspiran a derogar el Estatut. Lo harán con una mayoría simple, cuando este texto que tiene categoría por encima de una Ley Orgánica preciso de un apoyo de tres tercios.

Foto: Companys y el Govern, en la cárcel tras los sucesos de 1934.

Por tanto, la verdadera batalla no se dará en el Pleno sino en la Mesa y en si sus miembros, sobre los que ya pesan apercibimientos e investigaciones por parte de la Fiscalía, aceptan esquivar el Consell de Garantías. Es la revolución de los juristas, de los burócratas, a la que se enfrentan otros picapleitos, cada uno con sus emboscadas o sus tácticas dilatorias. El papel de la presidenta Carme Forcadell será clave.

El parto del ratón

En todo caso, el parto de los montes alumbrará un ratón. El Tribunal Constitucional impedirá que la Ley del Referéndum tenga vigor apenas unas horas. A partir de aquí, la desobediencia: el marco que más le gusta a la CUP pero que el resto de impulsores vive con evidente incomodidad, que en estas primeras horas intentan impostar de forzada ilusión.

Parlamento de Cataluña CUP Cataluña Artur Mas Carme Forcadell Referéndum Cataluña 1-O Noticias de Cataluña Independencia de Cataluña
El redactor recomienda