Es noticia
Menú
La Generalitat cierra filas con los Mossos ante la bronca por la alerta de atentado
  1. España
  2. Cataluña
La oposición pide a Forn que vaya al Parlament

La Generalitat cierra filas con los Mossos ante la bronca por la alerta de atentado

El 'conseller' de Interior tiene una papeleta complicada en el Parlament. La comparecencia la han pedido C’S, PSC y el PP. Y esta vez ERC y el PDeCAT no contarán con el apoyo de la CUP

Foto: El presidente catalán, Carles Puigdemont (c), junto al conseller de Interior, Joaquim Forn (i), y el mayor de los Mossos d'Esquadra, Josep Lluís Trapero. (EFE)
El presidente catalán, Carles Puigdemont (c), junto al conseller de Interior, Joaquim Forn (i), y el mayor de los Mossos d'Esquadra, Josep Lluís Trapero. (EFE)

La Generalitat ha cerrado filas con los Mossos ahora que se ha reconocido que sí se recibió una alerta de un posible atentado en las Ramblas. Concretamente, el pasado 25 de mayo, tal y como adelantó 'El Periódico de Catalunya' citando una comunicación cifrada del Centro de Inteligencia contra el Terrorismo y el Crimen Organizado (Citco) de Estados Unidos. Tras el reconocimiento parcial en rueda de prensa —lo que se niega es que la comunicación proviniese de un servicio secreto de Estados Unidos, o que los Mossos fuesen conscientes de este origen—, la oposición ha pedido que el 'conseller' de Interior, Joaquim Forn, comparezca en el Parlament.

Forn y Trapero admiten haber recibido el aviso del posible atentado en las Ramblas

La cuestión derivará en bronca política. Pero no por la relevancia de la alerta. De hecho, los propios Mossos y el resto de fuentes policiales reconocen que el aviso no ha tenido finalmente relación con los atentados del 17 de agosto. El problema es que Forn, el presidente catalán, Carles Puigdemont, y el ahora ensalzado 'major' de los Mossos, Josep Lluís Trapero, mintieron al respecto y en repetidas ocasiones. Así que ahora Forn tiene una papeleta complicada en el Parlament.

Joaquim Forn ya había solicitado comparecer ante el Parlament por propia iniciativa para explicar la actuación policial en los atentados. Pero entonces la oposición le solicitó esperar a que se celebrase la manifestación del pasado sábado, la que acabó con los abucheos al Rey y a los miembros del Gobierno central. En ese momento, parecía que la comparecencia del 'conseller' de Interior iba a ser un paseo militar. Ahora se convertirá en un viacrucis.

La comparecencia la han pedido C’S, PSC y el PP. Y esta vez ERC y el PDeCAT no contarán con el apoyo de la CUP, como ha pasado con otras cuestiones. El sol tendría que salir por el oeste para que la CUP saliese en defensa de la policía autonómica.

La única ventaja para Forn es que no ha mentido en sede parlamentaria. Lo hizo en RAC-1 y ya, de manera más matizada, en la web de noticias ElNacional.cat. Aun así, su situación se vuelve más delicada y empieza a empañar justo uno de los puntos en los que más había destacado la actuación policial de los Mossos: la comunicación.

Rueda de prensa bronca

En la rueda de prensa de este jueves, este aspecto también salió malparado. En especial Trapero, retando personalmente al director de 'El Periódico' y acusándolo de escribir “al dictado”. Buena parte de la intervención se dedicó a atacar al rotativo de Barcelona. Sin embargo, al final, a preguntas de la prensa, Forn reconoció que no pensaban tomar medidas legales contra el diario. Una rueda de prensa tensa, a la defensiva, para que luego todo fuese fuego de artificio.

Del mismo modo, Forn también criticó que la "información confidencial aparezca en diarios con intencionalidad política. Se está jugando con informaciones a medias de una manera que no nos gusta. Estamos dolidos ante esta irresponsabilidad”. Es decir, que pese a la sobreactuación en la conferencia de prensa, estaban reconociendo de forma implícita que la comunicación cifrada existía.

La línea de la independencia

La línea no está en el comportamiento ético de Forn y del resto de los Mossos. Ni siquiera en los problemas en la coordinación policial, una constante en la historia de las fuerzas de seguridad del Estado españolas. La línea está en la independencia. Ante esta situación, los partidos independentistas defenderán a los Mossos a muerte. Y se desacreditará a los partidos que critiquen las mentiras respecto a la alerta asegurando que las críticas solo se llevan a cabo para perjudicar al proceso soberanista. El pulso por la independencia contaminará todo y hace imposible cualquier debate racional en la política catalana.

La Generalitat ha cerrado filas con los Mossos ahora que se ha reconocido que sí se recibió una alerta de un posible atentado en las Ramblas. Concretamente, el pasado 25 de mayo, tal y como adelantó 'El Periódico de Catalunya' citando una comunicación cifrada del Centro de Inteligencia contra el Terrorismo y el Crimen Organizado (Citco) de Estados Unidos. Tras el reconocimiento parcial en rueda de prensa —lo que se niega es que la comunicación proviniese de un servicio secreto de Estados Unidos, o que los Mossos fuesen conscientes de este origen—, la oposición ha pedido que el 'conseller' de Interior, Joaquim Forn, comparezca en el Parlament.

Atentado Cambrils Joaquim Forn Mossos d'Esquadra Parlamento de Cataluña Terrorismo Cataluña
El redactor recomienda