en los plenos del parlament del 6 o 7 de septiembre

Último plan soberanista: tramitar y aprobar la ley en 48 horas a tres días de la Diada

El 6 o el 7 de septiembre, días de pleno, según consta en el calendario del Parlament, se modificará el orden del día y se aprobará la ley, esquivando el Consell de Garanties

Foto: El presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, repasa unos papeles durante una reunión del Govern. (EFE)
El presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, repasa unos papeles durante una reunión del Govern. (EFE)

Otro giro táctico en el 'procés' independentista. El nuevo plan de Junts pel Sí pasa ahora por tramitar y aprobar la ley del referéndum en 48 horas en los plenos del 6 y 7 de septiembre, de manera que se ganan tres semanas antes de colocarse en una situación de manifiesta ilegalidad y desobediencia, según apuntan fuentes de esta formación política. Varias razones: acercar la aprobación y posterior prohibición de esa ley a la movilización del 11 de septiembre, pero también retrasar las consecuencias legales de esta decisión sobre las personas que la tomen.

Según estas mismas fuentes, el próximo martes 22 de agosto, en la nueva reunión de la Mesa del Parlament, la presidenta, Carme Forcadell, seguiría sopesando la ley y dando largas para evitar la respuesta inmediata de la justicia.

Último plan soberanista: tramitar y aprobar la ley en 48 horas a tres días de la Diada

Por tanto, la alternativa que se maneja ahora es que el 6 o el 7 de septiembre, días de pleno, según consta en el calendario del Parlament, se modifique el orden del día y se apruebe la ley, esquivando además que se pueda llevar la misma al Consell de Garantías —el órgano que ya ha puesto en duda el proceder del Parlament—, tal y como ya ha anunciado que hará el PSC. De nuevo, se hará a través de una lectura muy forzada del artículo 81.3 del reglamento de la Cámara.

La dinámica será la siguiente: los presidentes del grupo de Junts pel Sí y de la CUP pedirán el cambio del orden del día y una vez aprobado por mayoría en el pleno, mayoría que tienen ambas formaciones, se aprobará la ley del referéndum por la vía de urgencia, que ya ha sido invalidada por el Constitucional.

En todo caso, la nueva Ley no durará más de 48 horas, porque el Tribunal Constitucional sancionará la aprobación de la misma. Por tanto, la consulta anunciada para el 1-O carecería de cobertura legal de todas maneras. En el sentido de la eficacia de la propia ley, es igual cuándo se hubiera llevado a cabo la tramitación del texto legal.

Simpatizantes de la ANC participan en el ensayo de la manifestación de la próxima Diada en Barcelona.
Simpatizantes de la ANC participan en el ensayo de la manifestación de la próxima Diada en Barcelona.

Con este cambio táctico de Junts pel Sí, al contrario que la CUP, tanto ERC como el PDeCAT quieren concentrar la desobediencia en un único puñetazo en la mesa. Y además acercar la prohibición inherente que supondrá sacar adelante la nueva ley en el Parlament a la celebración de la Diada, como un mecanismo para acercar una nueva afrenta a la movilización, que se intenta que sea masiva, según ha apuntado la Assemblea Nacional de Catalunya (ANC). Es una forma de coordinar la actividad legislativa en el Parlament con la movilización en las calles.

Aplazando las consecuencias

También se aplazan las consecuencias para los miembros de la Mesa, que en este momento ya han sido apercibidos repetidamente de que están cometiendo una ilegalidad. Este miércoles mismo, un secretario judicial del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC) ha notificado personalmente a la presidenta del Parlament, Carme Forcadell, y al resto de la Mesa la admisión a trámite de la suspensión cautelar del artículo 135.2 de la reforma del reglamento de la Cámara por parte del Tribunal Constitucional (TC) y el apercibimiento de posibles responsabilidades si se incumple la paralización en caso de que insista en aplicar este modelo de lectura única, que se salta el acuerdo previo de los grupos para llevarla a cabo.

Hasta que se tramite la ley, es decir, hasta que se produzca el acto administrativo correspondiente, la Justicia no puede actuar. Por tanto, no hay responsabilidad legal de Forcadell y el resto de la Mesa.

Nervios entre los independentistas

Algunas fuentes políticas de la oposición apuntan que por mucho que se justifique como un cambio táctico, la maniobra apunta a demasiados nervios en el sector independentista. ¿Por qué tendría que preocuparse tanto Carme Forcadell por las responsabilidades legales, como ella misma ha reconocido en declaraciones a los medios, si Cataluña va a ser independiente después del 1 de octubre? Da la sensación de que ni los propios impulsores del plan se lo están creyendo. Y eso que no los encabeza un político profesional sino una activista. Algo no acaba de encajar del todo.

Cataluña

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
38 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios