JxS Y LA CUP PERDERÍAN LA MAYORÍA

El ‘procés’ pierde fuelle: el 48,5% de los catalanes dice no a la independencia

La mayoría absoluta que ahora tienen JxS y la CUP peligraría: la gran coalición bajaría de los 62 escaños actuales a una horquilla entre 58 y 60

Foto: Manifestación independentista. (EFE)
Manifestación independentista. (EFE)

El independentismo sigue perdiendo fuelle en Cataluña, según el barómetro político elaborado por el Centro de Estudios de Opinión (CEO, el CIS catalán). Los partidarios de que Cataluña no sea un Estado independiente crecen imparablemente: en la anterior encuesta, los partidarios de que Cataluña no sea un Estado eran el 46,8%. Ahora llegan al 48,5%, mientras que los partidarios de que sea independiente bajan del 45,3% al 44,3%.

Pero, aun así, el independentismo ya tiene nuevo ítem para explotar: el primer barómetro político del año 2017 incluye una pregunta directa: “¿Está a favor de que se convoque un referéndum sobre la independencia de Cataluña?”. El resultado es que el 50,3% de los encuestados está a favor de ese referéndum, “tanto si lo quiere como si no el Gobierno español”. Solo un 22,7% de los encuestados está en contra y un 23,3% prefiere el referéndum “pero sólo si es acordado con el Gobierno español”. Y si mañana mismo la Generalitat convoca un referéndum unilateral, el 43,3% votaría a favor de la ruptura y un 22,2%, en contra, mientas que el 20,7% se abstendría o no iría a votar. Eso denota un cierto rechazo activo de los ciudadanos a la consulta. Un 4,7% de los encuestados está todavía indeciso.

Cierta política propagandística independentista también influye en la opinión pública. Lo demuestra el hecho de que el 26,6% de los ciudadanos cree poco probable que si Cataluña se independiza, quedaría automáticamente fuera de la UE. Un 18,5% lo cree “nada probable”, mientras que solo el 21,7% lo cree bastante probable y el 26% muy probable. Y eso a pesar de las diversas advertencias de los principales dirigentes de la propia UE y de que los independentistas comienzan a admitir que quizás haya que “salir momentáneamente”. Sin embargo, la consigna independentista durante los últimos años había sido insistir en que la UE no podría dejar fuera a Cataluña por su “peso económico y porque somos contribuyentes natos”.

En cuanto a la condición de Cataluña, un 37,3% de los encuestados prefiere que sea un Estado independiente, un porcentaje ligeramente superior al 36,1% de la encuesta de diciembre pasado. Los partidarios de que sea un Estado dentro de una España federal bajan del 29,2% al 21,7%. Y los partidarios de que sea una comunidad autónoma pasan del 23,6% al 28,5%. También crecen los que prefieren que sea una región española, que pasan del 4,5% al 7%.

Manifestación contra el golpe separatista. (EFE)
Manifestación contra el golpe separatista. (EFE)

Adiós a la mayoría absoluta

El clima político también provoca sustanciales cambios en la intención de voto. En unas eventuales elecciones autonómicas, la coalición de Junts Pel Sí (JxS) obtendría el 27,9% de los votos. Esta cifra contrasta con el último barómetro de 2016 (elaborado en el mes de noviembre), en el que la intención de voto de la gran coalición era del 30,3%. No obstante, en la encuesta de contexto político de diciembre, la intención ya había bajado al 27,2%.

El ‘procés’ pierde fuelle: el 48,5% de los catalanes dice no a la independencia

Quien sufre un cierto desgaste es Catalunya Sí Que Es Pot (CSQEP, formada por ICV, Guanyem y Podemos), que baja del 15,3% al 14,3%. Esta coalición, no obstante, ha remontado el vuelo desde diciembre, cuando se había hundido al 9,3% de intención de voto. El PSC, por su parte, sacaría un 9,3% de votos, un punto menos que en el último barómetro y la misma puntuación que en la encuesta de diciembre.

Ciudadanos, por su parte, logra su mejor puntuación: un 6,5% de intención de voto, un porcentaje superior al 5,5% del anterior barómetro y al 6 de diciembre pasado. El PP, por su parte, obtendría el 3,8%, un poco menos del 4% del barómetro de 2016 y muy superior al 2,2% de la encuesta de diciembre. Y, por último, la CUP se sitúa en el 4,7%, uno de sus mejores resultados, superior al 4,5% del barómetro de noviembre y bastante superior al 3,5% de la encuesta de coyuntura de diciembre.

Oriol Junqueras y Carles Puigdemont. (Reuters)
Oriol Junqueras y Carles Puigdemont. (Reuters)

Otra cosa son los diputados que obtendría cada uno. Extrapolando los porcentajes a los escaños, el mapa político sufriría un terremoto, puesto que la mayoría absoluta que ahora tienen JxS y la CUP peligraría: la gran coalición bajaría de los 62 escaños actuales a una horquilla entre 58 y 60, mientras que los anticapitalistas perderían dos y tendrían ocho diputados. La mayoría absoluta se sitúa en 68 escaños, por lo que su mayoría no está garantizada. Así lo expresó esta mañana Jordi Argelaguet, director del CEO. Por su parte, a pesar de los buenos augurios, Ciudadanos podría perder cuatro o cinco diputados y situarse en los 20 o 21. CSQEP sería la gran beneficiada, pues pasaría de los 11 escaños a 18 o 19, consolidándose como tercera fuerza política, mientras que los socialistas se quedarían con los 16 actuales y el PP podría subir de 11 a 13 representantes.

En cuanto a las elecciones generales, los más votados serían, por orden, ERC, En Comú Podem, PSC, Ciudadanos, PDeCAT y PP. Los republicanos, eso sí, bajan en intención de voto del 18,5% de diciembre al 18,3% (en el anterior barómetro, tenían el 20,1%). Los comunes, por su parte, subirían del 14,1% de diciembre al 17,1% (en noviembre, su intención de voto era del 19,5%). Los socialistas, en cambio, mejoran su nota, al obtener un 10,9% de intención de voto, frente al 9% de diciembre (en noviembre, tenían un 10,5%). Ciudadanos, en cambio, no ha dejado de crecer: pasó del 5,1% en noviembre al 5,5% en diciembre y ahora llega al 6,7%. Por primera vez, supera en intención de voto al PDeCAT, que pasó del 6,7% en noviembre al 4,9% en diciembre y ahora se queda en el 6,3%. El PP también está en alza: pasó del 5,2% en noviembre al 4,2% en diciembre y alcanza ahora el 5,4%.

Traducido a escaños, los republicanos podrían subir de nueve a 12 o 14 representantes, mientras que los comunes podrían conservar sus 12 escaños actuales o perder uno, lo que significa que Podemos perdería la primera plaza en las generales. Los socialistas mantendrían sus siete escaños, mientras que el gran golpe es para el PDeCAT, que pasaría a cinco o seis escaños (ahora tiene ocho), seguido del PP, con cinco, y Ciudadanos, que obtendría cuatro o cinco. Otro terremoto político, pues, en la zona alta de la tabla.

Cataluña

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
28 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios