contempla tres escenarios los próximos meses

La ANC envía el borrador de su nueva hoja de ruta para declarar la independencia

La Asamblea Nacional Catalana ha enviado a sus militantes su nuevo plan para los próximos meses y las acciones a seguir en Cataluña

Foto: Fotografía de archivo de una asamblea general ordinaria de la ANC. (EFE)
Fotografía de archivo de una asamblea general ordinaria de la ANC. (EFE)

La Asamblea Nacional Catalana (ANC) ya tiene un borrador de la nueva hoja de ruta para este año, que detalla los pasos a seguir para culminar el proceso de separación de España y donde apuesta por celebrar contra viento y marea el referéndum. Incluso en el caso de que el Estado español intervenga la Generalitat, aboga por declarar unilateralmente la independencia por parte del Parlamento catalán. Esta hoja de ruta ha sido enviada ayer a todos los militantes, que tienen hasta el 15 de abril para presentar enmiendas, que luego podrán ser llevadas a la asamblea general que se reúne en Sabadell a finales del mes de abril.

En el texto del borrador de la ANC se señala que “en función de los escenarios planteados, la proclamación efectiva de la independencia mediante el establecimiento de la República catalana puede producirse como consecuencia de una mayoría a favor del ‘sí’ en el referéndum o bien de forma directa desde el Parlamento de Cataluña [lo que supondría, 'de facto', una declaración unilateral de independencia] por el impedimento coercitivo de hacer el referéndum y/o por la suspensión de alguna de las instituciones de gobierno catalanas, y en el ejercicio del derecho a la autodeterminación. En ambos casos, la ANC centrará sus acciones en tres pilares fundamentales: el reconocimiento de la legalidad catalana y la defensa de sus instituciones, la movilización ciudadana y la internacionalización de la proclamación del nuevo Estado”.

La entidad explica en el documento que recoge la nueva hoja de ruta que, “en un contexto de posibles acciones represivas por el Estado español, la ANC apoyará y defenderá a todas las personas que puedan ser objeto de persecución política y se compromete a apoyar acciones colectivas cívicas y no violentas que estén consensuadas por los actores políticos y sociales del independentismo”. Y la coyuntura, añade, le exige “asumir el papel protagonista de todas las acciones de movilización hasta la consecución de nuestro objetivo”.

Fuentes de la dirección de la ANC señalan a El Confidencial que esta hoja de ruta “detalla más los escenarios para los próximos meses, en contraposición a las hojas de ruta de loa años anteriores, que eran mucho más genéricas”. De ahí que entre en muchos detalles sobre las variables que pueden producirse en lo que consideran la última fase antes de la desconexión con España. “Lo esencial es celebrar el referéndum. Y como ultimísimo recurso, tenemos la proclamación de la independencia por parte del Parlamento, sin haber pasado por la consulta. Pero eso solo si hubiera una respuesta desproporcionada de fuerza por parte del Gobierno central”, añaden las fuentes.

Varios escenarios

En esta hoja de ruta, los independentistas prevén varios escenarios posibles. El primero es la aprobación de la Ley de Transitoriedad Jurídica y la convocatoria del referéndum. Esta ley, que está prácticamente ultimada, es la que JxS y la CUP quieren aprobar en el Parlamento. En la práctica, supondría derogar todas las leyes españolas y sustituirlas por otras catalanas, dando poderes de Estado a la Generalitat. Solo acogiéndose a esta ley, el ‘president’ Carles Puigdemont podría convocar el referéndum, ya que la actual legislación no le da esa potestad.

A partir de la aprobación de la ley en el Parlamento, se convocaría el referéndum, que tiene varias características: la pregunta ha de ser binaria, o sea, que se pueda contestar con un sí o un no; la opción ganadora será la que tenga mayor número de votos, y no se ha de fijar un mínimo de participación. Con ello, los independentistas tratan de soslayar la posible ilegitimidad de la consulta, en la que probablemente participará un número reducido de la población sensiblemente inferior al 50% del censo electoral.

La ANC justifica este último punto porque es una de las recomendaciones del código de buenas prácticas sobre referéndums adoptado por el Consejo de Europa. Este código, sin embargo, también abomina de que las instituciones públicas se impliquen en la campaña, tal y como hace el Gobierno catalán. Pero la Asamblea obvia esa cuestión e insiste en que si gana el sí, se instará al Parlament a “llevar a cabo inmediatamente la proclamación de la independencia de Cataluña y el inicio efectivo del proceso de desconexión con el Estado español, con el despliegue de la legalidad catalana y el efectivo apoderamiento de las instituciones de gobierno catalanas”. Si gana el no, la ANC se limitará a convocar una asamblea general extraordinaria.

El segundo escenario previsto es la injerencia en las instituciones de gobierno catalanas por parte del Gobierno español previamente a la aprobación de la Ley de Transitoriedad Jurídica. Si eso es así, la ANC “organizará las movilizaciones necesarias para que el Parlamento de Cataluña, como depositario de la soberanía del pueblo catalán, apruebe la Ley de Transitoriedad Jurídica y proclame la independencia, ejerciendo así el derecho a la autodeterminación, y obedezca el mandato democrático otorgado por los ciudadanos en las elecciones del 27 de septiembre de 2015. Las actuaciones estratégicas se centrarán en tres puntos: la movilización ciudadana, la activación de la Asamblea de Cargos Electos de Cataluña (AECAT) y la proclamación de la independencia”.

El Parlamento paralelo

La AECAT es el Parlamento paralelo que ya estaba en la cartera de los independentistas desde hace tiempo. La intención es que ese organismo (formado solo por diputados, senadores, concejales y eurodiputados independentistas) asuma “la representación legítima, soberana e institucional de Cataluña para completar el proceso de independencia, incluida la capacidad para proclamar la independencia, la confección, la aprobación y la sanción de las normas jurídicas de la nueva legalidad y la convocatoria inmediata de elecciones constituyentes”. De hecho, según reconoce en el documento, “la Asociación de Municipios por la Independencia (AMI) ya inició en 2016 la constitución de la AECAT en la forma de una entidad de inscripción voluntaria e individual”. Desde ahora hasta su activación, la ANC se convierte en su timonel para que en cualquier momento pueda sustituir a las instituciones catalanas “si estas fuesen neutralizadas por el Estado”. De ahí que haga un llamamiento para que todos los alcaldes y concejales que están ligados al AMI se inscriban en ese Parlamento paralelo.

El tercer escenario es la injerencia del Gobierno español en las instituciones catalanas posteriormente a la aprobación de la Ley de Transitoriedad Jurídica. En ese caso, la ANC “solo considerará como vigente la legislación saliente de la Ley de Transitoriedad Jurídica, la obedecerá y apoyará a las instituciones democráticamente escogidas por el pueblo de Cataluña, garantizará la unidad en el apoyo de las instituciones catalanas promoviendo de forma activa, decidida y pacífica el ejercicio de soberanía del pueblo de Cataluña, con la más amplia participación ciudadana, a fin de amparar las instituciones catalanas, activar la AECAT y reclamar el apoyo de la comunidad internacional. Además, denunciará de forma pública y constante la práctica opresiva e ilegítima del Estado español ante los gobiernos y tribunales internacionales, exigiendo que prevalezcan los derechos democráticos”.

La ANC asegura que solo reconocerá “la legalidad surgida del Parlamento de Cataluña y será fiel a las instituciones del nuevo Estado”, y advierte de que incrementará su proyección en el exterior “tanto a nivel político como social” para internacionalizar el conflicto.

La entidad cívica asegura también que, “cuando se haga efectivo el control completo del territorio”, promoverá unas “elecciones constituyentes” y no descarta incluso que el Parlamento “apruebe un texto constitucional provisional”. Tratará, asimismo, de “que este procedimiento sea lo menos conflictivo y lo más pacífico posible”.

Cataluña

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
18 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios