LA 'MECÁNICA DELICTIVA', EN MARCHA DESDE 2002

Caso 3%: la afición por billetes de 500€ de Sumarroca y el perro que no olió más dinero

El informe de la Guardia Civil señala que de toda la documentación se desprende que los imputados llevaban el cómputo de las obras adjudicadas y del desgaje del 3%

Foto: El empresario Joaquim Sumarroca (d, atrás) y su hija Susanna (i), a su salida de los juzgados. (EFE)
El empresario Joaquim Sumarroca (d, atrás) y su hija Susanna (i), a su salida de los juzgados. (EFE)

Jordi Sumarroca, propietario de la empresa Teyco, tenía en su caja fuerte un sobre con 69 billetes de 500 euros, lo que totalizaba 34.500 euros. Así consta en la diligencia de entrada y registro de su domicilio elaborada por el secretario del juzgado de instrucción número 1 de El Vendrell. El registro tuvo lugar el 23 de julio del 2015 y, tras el mismo, el juez dictó prisión para el empresario, a quien se acusa de pagar comisiones a Convergència Democràtica de Catalunya (CDC) a cambio de adjudicaciones de obras públicas. El juzgado también registró una casa que el principal implicado, Jordi Sumarroca tiene en la localidad de Castellbell i el Vilar. En esa ocasión, llevaron incluso un perro especialista en detectar dinero escondido, pero no obtuvieron ningún resultado.

En el domicilio de su hermana, Susana Sumarroca, los agentes judiciales no tuvieron tanta suerte y sólo encontraron un sobre con el nombre de ‘Albert’ que contenía un billete de 500 euros y dos de 200, mientras que en otro sobre con las siglas ‘SU’ había otros cuatro billetes de 500 euros.

En la caja fuerte del dormitorio de Sumarroca, los investigadores encontraron dos documentos muy importantes para el caso, que demuestran, según los informes del sumario, que al meno desde el año 2002, CiU ha estado cobrando comisiones al grupo de Sumarroca (cuyo propietario, Carles Sumarroca, íntimo amigo de Jordi Pujol, fue cofundador de Convergència, en el año 1973 y uno de los empresarios más beneficiados con las adjudicaciones públicas en las últimas décadas.

Al margen de esta circunstancia, los documentos incautados al hijo de ese prócer del nacionalismo son de una gran importancia para conocer el devenir de la historia político-económica de Cataluña bajo el mandato de Pujol: uno de esos documentos es el ya conocido como desglose del 3% de obras públicas, que contenía anotaciones de adjudicaciones de consistorios en manos de CiU, como Lloret de Mar, Figueres, Sant Celoni, Torredembarra y Sant Cugat, cuyos ayuntamientos fueron registrados en una segunda fase de la operación.

Las anotaciones apuntaban a que el 4 de mayo del 2009 se habían realizado dos donaciones de 50.000 (se supone que euros) con la apostilla “Bluegreen pendent”. Bluegreen Village es una sociedad del grupo de los Sumarroca utilizada para hacer llegar donaciones a la Fundación CatDem de Convergència y , de hecho, es una de las sociedades investigadas en este sumario. De las anotaciones se desglosaban partidas que correspondían al 3% del total de las obras adjudicadas en los citados ayuntamientos, que totalizaban tres partidas de 57.000, 80.844 y 205.954 euros.

Efectivos de la Guardia Civil durante el registro en la empresa Teyco (EFE)
Efectivos de la Guardia Civil durante el registro en la empresa Teyco (EFE)


Aunque desde CDC y desde el entorno de Sumarroca se afirmó que las anotaciones de los 50.000 euros eran ficticias y “sólo para conocer, a modo de curiosidad, si los donativos a la Fundación de CDC se correspondían con el 3% de las obras adjudicadas a Teyco”, lo cierto es que la Guardia Civil, en un informe posterior, detalla que los asientos de los dos donativos al partido político también habían sido anotados en las matrices de los talonarios utilizados por la constructora. Y localizó todas las adjudicaciones de los ayuntamientos referenciados. Por tanto, no había simulación, sino un pago efectivo a las arcas de Convergència.

Una “mecánica delictiva”

Pero había otro documento muy revelador: un folio manuscrito titulado ‘Estat de comptes’ (Estado de cuentas) fechado el 12 de marzo de 2003 y con las siglas J.P., que los investigadores sospechan que se refieren a ‘Jordi Pujol’. Otras interpretaciones apuntan que la "J" podría ser en realidad una "I" y que las siglas podrían estar refiriéndose a "Ingresos Pendientes". En todo caso, el documento hace referencia a diversas adjudicaciones públicas como ‘autobuses’ en Tarragona, ‘bomberos’ en Badalona, ‘Renfe’ en Meridiana (Barcelona) y a otra en Sant Carles de la Ràpita (Tarragona). Junto a las cantidades relativas a la adjudicación, figura una segunda columna donde se segrega el 3% del total de la adjudicación. Las ‘mordidas’ de esas obras totalizan 225.000 euros y el documento es muy claro. ‘Tancat amb 225.000 euros’ (Cerrado con 225.000 euros).

A continuación, se detallan 16 obras más que van desde la rehabilitación de las urgencias del Hospital Trueta hasta las obras del cuartel de bomberos de Ascó o diversos trabajos en el hospital Vell d’Hebron, en viviendas de Mòra d’Ebre o en la consejería de Bienestar Social. El total de las adjudicaciones se elevaba a casi 5,2 millones de euros, lo que totalizaba una comisión de 155.353 euros (y añadía su equivalente en pesetas: 25.848.513). La apostilla tampoco puede ser más enigmática: “Más todo el extra de Rambla Catalunya”, terminaba el documento.

El informe de la Guardia Civil señala en sus conclusiones que de toda la documentación aprehendida se desprende que los imputados llevaban el cómputo de las obras adjudicadas y del desgaje del 3%. Además, el último documento citado en el anterior párrafo, dice el informe, “nos aporta datos que asientan que esta mecánica delictiva está en marcha, al menos, desde el año 2002, ya que de nuevo se localizan hasta veinte asientos-anotaciones contables de diferentes obras públicas a lo largo de toda Cataluña, obra pública de sanidad, de construcciones de parques de bomberos, de construcciones de estaciones de bus, etcétera, con sus respectivos 3% al lado y todo ello bajo la esfera de toma de decisión de CiU”.

Y continúa el texto: “La lógica y el propio impacto visual de los documentos lleva a esta instrucción policial a inferir que las entregas de dinero que efectúa Teyco propiamente o a través de empresas vinculadas, como es el caso de Bluegreen Village, a la Fundación CatDem son efectuadas como pago por las distintas adjudicaciones recibidas, alteradas, dirigidas y fraudulentas, como nos certifica el caso de Torredembarra”. Y destacan que desde el año 2009 la empresa del grupo Sumarroca que normalmente paga a Convergència es Bluegreen Village.

Cataluña

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios