La CUP se pone al servicio del Govern: cierra el caso Vidal para no 'quemar' el 'procés'
  1. España
  2. Cataluña
EL INDEPENDENTISMO CIERRA FILAS

La CUP se pone al servicio del Govern: cierra el caso Vidal para no 'quemar' el 'procés'

Oriol Junqueras, vicepresidente del Govern y conseller de economía, compareció este miércoles en la Comisión de Asuntos Institucionales del Parlament, donde tuvo que aclarar varias de

Foto: Oriol Junqueras niega las declaraciones del exsenador Santiago Vidal (Efe).
Oriol Junqueras niega las declaraciones del exsenador Santiago Vidal (Efe).

A 24 horas de la decisión del TC de prohibir cualquier actividad para la celebración del referéndum independentista en Cataluña, la CUP cierra filas con el Gobierno catalán. El solo hecho de pensar que el ‘procés’ puede hacer agua pone de los nervios al ‘establishment’ catalán. Hace unas semanas, la propia CUP había vetado la comparecencia del presidente catalán, Carles Puigdemont, para dar explicaciones sobre las declaraciones del exjuez y exsenador Santiago Vidal, mientras depositaba esa responsabilidad en las espaldas del vicepresidente Oriol Junqueras (que, por otra parte, milita en el mismo partido en cuya lista iba Vidal, ERC). La intención era que fuese éste quien se ‘quemase’, habida cuenta de que las encuestas le dan claro favorito en unas hipotéticas elecciones anticipadas, con un claro retroceso de la antigua Convergència y de la propia CUP, que pueden ver reducidos sus representantes a la mitad.

Vidal, durante los últimos meses, había explicado detalles preocupantes de cómo se estaba organizando el ‘procés’. Entre otras lindezas, había dejado caer que la Generalitat ya tiene una base de datos fiscales de todos los catalanes, obtenida ilegalmente. Y que tenía una lista de jueces que comulgaban con la independencia mientras que los otros deberían irse. Y que un país no europeo estaba ayudando a Cataluña a crear unos servicios de inteligencia. Y que el Govern había negociado con 11 países europeos su disposición a reconocer el Estado catalán al día siguiente del referéndum. Y que dos fondos de inversión podrían a disposición de Cataluña líneas de crédito por valor de 200.000 millones de euros al día siguiente de la independencia. Y que todos los pensionistas tendrían un sueldo mínimo de 1.000 euros mensuales. Y que estaba todo preparado para asumir la recaudación de todos los impuestos en Cataluña, incluidos los no traspasados. Y que en los presupuestos escondía 400 millones de euros para financiar el referéndum y la independencia…

Foto: El juez admite a trámite una denuncia contra Santiago Vidal (Efe).

Vidal dimitió el 27 de enero, tras una reunión relámpago con Junqueras. De hecho, Vidal no sólo era un prócer del independentismo, sino también una apuesta personal de Junqueras, que le fichó como cabeza de lista republicano para el Senado. Tres días más tarde, el líder de ERC solicitaba la comparecencia voluntaria en la comisión de hoy. Y esta comparecencia fue un camino de rosas, allanada por una desconcertante actitud de la CUP y, evidentemente, por su grupo parlamentario de Junts pel Sí (JxS), la plataforma que engloba a la antigua Convergència y a ERC. Los representantes de estas dos fuerzas estuvieron más interesados en disparar contra la oposición que en interpelar al compareciente, a pesar de las llamadas al orden del presidente de la comisión.

Predisposición de la CUP

Junqueras se encontró, así, con dos sólidos escuderos que paliaron las críticas de la oposición. Carles Riera, diputado de la CUP lo dijo muy claro: “Caso cerrado. Creemos en la acción de su Gobierno de respeto a derechos y obligaciones de todos”. Riera había comentado minutos antes que “las declaraciones de Santiago Vidal estuvieron fuera de lugar, son excéntricas y totalmente equivocadas, tanto en contenido como en forma. Por tanto, valoramos muy positivamente su dimisión y la reprobación y desautorización de ERC”. Y, a partir de ahí, su alocución fue un divagar entre las críticas a los partidos opositores y las acusaciones de expolio fiscal de Cataluña por parte del Estado español hasta preguntar sobre el tema hasta llegar a una pregunta al vicepresidente que nada tenía que ver con la comparecencia: “¿Es preciso una mayor profundización para llegar a una situación de más derechos y garantías a la hora de desplegar políticas públicas con mayor transparencia?”. En otras palabras, una intervención de nota. Alucinante. De Matrix. El representante del grupo antisistema por excelencia defendiendo al Gobierno y machacando a la oposición.

Foto: El senador de ERC Santiago Vidal. (EFE)

Poco antes, Riera puso toda la organización anticapitalista al servicio del Gobierno catalán para tirar del carro del procés y que haya referéndum diga lo que diga el TC. “Nos encontrará de su lado hasta las últimas consecuencias para ejercer el mandato democrático del 27S [27 de septiembre de 2015, fecha de las últimas autonómicas] y el derecho a la autodeterminación”. Pero le hizo una seria advertencia: “Si alguno de los partidos que apoyan el derecho de autodeterminación está dispuesto a renunciar a este derecho a cambio de más competencias autonómicas, ahí sí que no nos encontrarán”.

Críticas de la oposición

Roger Torrent, portavoz de JxS, fue más concreto. Aunque intentó el enfrentamiento con los grupos de la oposición (C’s, PSC, CSQEP y PP), acabó centrándose en el tema tras dos llamadas al orden del presidente de la comisión. “Vidal se equivocó. Hizo afirmaciones que, en ningún caso se ajustan a la realidad”, avanzó, anticipándose luego a las contestaciones del propio Junqueras. Pero al final de la sesión fue la representante socialista, Alicia Romero, la que le recriminó su actitud: “Hoy estamos aquí para interpelar al señor Junqueras por el tema de las declaraciones del señor Vidal, no por otra cosa. Pero usted pone el ventilador porque no quiere preguntarle nada al compareciente”. Los dos bloques quedaban, pues, perfectamente delineados, pero en especial el del soberanismo cuyos integrantes funcionaron uniformemente y sin resquicios entre sus filas.

Este cierre de filas contrasta con las críticas de la oposición. Joan Coscubiela (CSQEP) fue el más duro. Le acusó de esconderse y de actuar como “capitán araña” y de ser el “rey de la falacia”. “Es preocupante que ante dirigentes de ERC, Vidal explicaba cómo se pisaban derechos de los ciudadanos y decía que se cometían ilegalidades y nadie dijese nada”, añadió. Y sentenció: “Ustedes están atrapados y tienen un dilema: o explican que Vidal mentía o explican que todas estas afirmaciones formaban parte de una monumental estafa política organizada en la que el señor Vidal no iba por libre. O es un delito a una estafa. Y les recuerdo que yo he participado en mítines en el que el señor Rufián [se refiere al portavoz en el Congreso, Gabriel Rufián], diputado de ERC, también decía cosas parecidas, porque ustedes prometen el paraíso y así amplían la base social”.

Foto: El senador de ERC Santiago Vidal. (EFE) Opinión
Vidal en la Cataluña de Kafka
José Antonio Zarzalejos

También Carlos Carrizosa, de Ciutadadanos, le preguntó directamente si los presupuestos de la Generalitat para 2017 tenían partidas ocultas. La respuesta de Junqueras fue contundente: “No. El presupuesto es una herramienta muy transparente. Es una ley pública, abierta, neta y transparente. No serviría de nada que las hubiera”. Y su compañero, Fernando de Páramo, que le hizo una batería de preguntas directas sobre todas y cada una de las afirmaciones de Vidal, el vicepresidente negó toda ilegalidad y desmintió, así, las palabras del exjuez.

La sesión, sin embargo, fue distendida. Incluso cuando el representante del PP, Alejandro Fernández, le advirtió que “este caso puede ser su Watergate’ particular”. Con ironía, el vicepresidente le contestó que “ustedes, los del PP, tienen mucha experiencia de ‘Watergates’, y también en Gürtels y en ‘Bigotes’… y no se preocupe: si tenemos necesidad de algún consejo, se lo pediremos”.

Paradójicamente, Coscubiela terminó admitiendo que le creía, pero entonces, subrayó, ¿porqué nadie (cargos del Gobierno, dirigentes de partidos políticos…) hizo nada cuando Santiago Vidal, a su lado, desgranaba sus alucinantes teorías a lo largo y ancho de toda Cataluña?. Y la socialista Alicia Romero dejó otra incógnita: “Si todo lo que decía Vidal era falso, acusando al Gobierno de delinquir, ¿porqué nadie ha iniciado una acción legal contra él? Sería lo más razonable, porque esta persona ha difamado al Gobierno”. Ésas son las preguntas que ni Junqueras ni ninguno de sus dos escuderos en la comisión supieron contestar. Mientras tanto, el oscurantismo envuelve, una vez más, la política catalana.

Independencia de Cataluña Noticias de Cataluña Oriol Junqueras Fiscalidad Cataluña Referéndum Cataluña 1-O CUP Esquerra Republicana de Catalunya (ERC)
El redactor recomienda