ha recibido amenazas de muerte

La Iglesia, en pie de guerra contra Sor Lucía por afirmar que la Virgen mantuvo sexo

El Obispado de Vic desautoriza a la religiosa por unas declaraciones en las que aseguraba que la Virgen y San José practicaban sexo, estaban enamorados y eran una pareja normal

Foto: Sor Lucía Caram, en 'Chester in Love', programa en el que hizo sus polémicas declaraciones.
Sor Lucía Caram, en 'Chester in Love', programa en el que hizo sus polémicas declaraciones.

"Yo creo que María estaba enamorada de José y que eran una pareja normal, y lo normal es tener sexo". Estas fueron las palabras que el domingo pronunció la monja Sor Lucía Caram en el programa 'Chester in Love' de Risto Mejide, donde sin ningún pudor habló de sexo y amor. Sin embargo, sus declaraciones parece que han llegado a altas instancias religiosas, que han criticado una vez más su continua exposición a los medios de comunicación y cómo se ha alejado de la fe que predica la Iglesia católica. Incluso ha recibido amenazas de muerte por hablar de un tema prácticamente tabú, y se ha visto obligada a pedir perdón.

Según el catolicismo, la Virgen María fue bendecida por el Espíritu Santo y fruto de ello se quedó embarazada, una teoría que la religiosa parece no compatir, ya que con sus palabras dejó claro que la Virgen y su marido José mantuvieron relaciones sexuales. "Cuesta creer y digerir, pero nos hemos quedado en normas que nos hemos inventado sin llegar al auténtico mensaje", explicó. Ante esto, los obispos han dado un paso al frente y han cuestionado duramente sus palabras. En un comunicado, el Obispado de Vic desautoriza a Sor Lucía, y aunque no la nombra directamente se refiere a ella como "una religiosa". En él, se afirma que "desde sus inicios" siempre ha formado parte de la fe de la Iglesia la creencia de que "María siempre fue virgen y que esta verdad de fe fue recogida y proclamada por el Concilio II de Constantinopla, siendo el primer dogma mariano y compartido por los cristianos católicos y ortodoxos".

La Conferencia Episcopal da la voz de alarma

Y el comunicado va a más, ya que apunta a que las declaraciones de la religiosa "no se ajustan a la fe de la Iglesia", lamentando "la confusión" que se haya podido crear "entre el pueblo fiel". Mismo mensaje ha difundido José María Gil Tamayo, secretario general de la Conferencia Episcopal, que sí se ha referido directamente a Sor Lucía Caram en un mensaje publicado en su perfil de Twitter.

Sin embargo, la religiosa no solo habló de sexo entre la Virgen y San José, sino que afirmó que practicarlo "es una forma de expresar también los sentimientos y el amor", porque es "una parte constitutiva de todas las personas". En este punto, Sor Lucía Caram se refirió a que la Iglesia considera el sexo algo "sucio y oculto", algo que poco o nada tiene que ver con sus convicciones, ya que para ella "es una bendición". Ante esto, la religiosa explicó que nunca ha mantenido relaciones sexuales, que es virgen y que nunca se ha masturbado. "Yo he renunciado a tener relaciones sexuales y a tener una pareja, pero sigo siendo una mujer. Sigo sintiendo lo que siento", dijo, para recordar que cuando era novicia "te explicaban que si tenías tentaciones, había que darse duchas de agua fría".

11.000 firmas para pedir su expulsión

Ante la repercusión de sus palabras y las duras críticas que se han vertido en las redes sociales contra ella, Sor Lucía Caram ha pedido disculpas "si alguien se sintió ofendido", aunque ha dicho que se ha hecho una "lectura fragmentada, ideológica y perversa" de sus declaraciones por parte de "herejes sedientos de venganza y animados por el odio" hasta el punto de que ha recibido amenazas de muerte.

"Creo que quedó clara mi fidelidad y amor a la Iglesia y al Evangelio", ha aclarado Caram, que ha ratificado su "comunión con la Iglesia y el pueblo de Dios, invocando la bendición de María, la madre de Jesús, mujer toda de Dios y toda de la humanidad". En el comunicado que ella misma ha difundido este miércoles, explica: "Quise manifestar que no me escandalizaría si hubiera tenido una relación de pareja con José su esposo, y creo que todo esto entra dentro del misterio, del depósito de la fe, y también de una fe que unos viven y aceptan sencillamente y otros sin menos sencillez, con la fe, también buscamos entender".

Pero sus disculpas no han calmado los ánimos de los más críticos, ya que son casi 11.900 personas las que han firmado una petición dirigida al Arzobispado de Barcelona para que suspenda a Sor Lucía. "Monseñores, esto es un escándalo gravísimo. Es una afrenta a la fe católica que no se puede tolerar y las personas que formalmente constan que pertenecen a las instituciones de la Iglesia deben ser sancionadas públicamente por sus superiores para que no sean motivo de grave escándalo", denuncian desde Change.org.

Cataluña

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
77 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios