PROPONEN ‘REFUNDAR’ LA IZQUIERDA ‘INDEPE’

Los duros de la CUP llaman a “recuperar ya las calles” porque desconfían de Puigdemont

El duro documento coincide con la emisión de unos polémicos carteles de la propia Endavant donde llaman a movilizaciones en la sanidad pública

Foto: Puigdemont saluda a Anna Gabriel, de la CUP. (EFE)
Puigdemont saluda a Anna Gabriel, de la CUP. (EFE)

La CUP se prepara para ‘conquistar’ de nuevo las calles catalanas. A pesar de la luz verde a los presupuestos del ‘president’ Carles Puigdemont, los anticapitalistas no se fían para nada de que pueda haber un referéndum. Y dentro de la propia CUP, las espadas están en alto: los ‘duros’, organizados en torno al grupo de Endavant, se posicionan claramente en contra del sí a los presupuestos y advierten del riesgo de volver a la polarización de derecha e izquierda en esta comunidad. Ante ello, la receta es sencilla: “Hoy es ya una urgencia para el conjunto de la izquierda independentista, pero también para el conjunto del movimiento popular, recuperar las calles y no dejar en manos de las instituciones la resolución de los conflictos políticos y sociales de nuestro tiempo”, dice un documento aprobado este martes por el núcleo duro ‘cupero’.

El duro documento coincide con la emisión de unos polémicos carteles de la propia Endavant donde llaman a movilizaciones en la sanidad pública bajo el lema ‘Basta de humillaciones en la sanidad pública. Plantémosles cara’. Los carteles ilustran a una mujer que da un puñetazo al consejero de Salud, Toni Comin, lo que transmite una imagen de violencia explícita. El propio Puigdemont salió inmediatamente a la palestra con un tuit inequívoco. “Qué vergüenza. Todo mi apoyo al consejero Comín ante este ataque inaceptable. Hacen un pésimo favor a la causa que dicen defender”. Y la consejera de Presidencia y portavoz del ‘Govern’, Neus Munté, también terció: “¡Ninguna banalización de la violencia! Siento vergüenza e indignación con el cartel de Endavant”. El propio consejero pidió la retirada de los carteles, a lo que los ‘duros’ de la CUP se niegan.

Lo cierto es que Endavant ha estallado ante los equilibrios del Gobierno catalán y de la propia cúpula de la organización anticapitalista. El citado documento critica con dureza el sí a los presupuestos del presidente catalán, acusa al ‘Govern’ de chantaje y advierte de graves consecuencias si no hay referéndum. Además, subraya que “es el Gobierno de Puigdemont y de Junqueras quien pasa a cargar con toda la responsabilidad para implicar al conjunto de la Administración autonómica en la celebración del referéndum. Ningún nuevo aplazamiento ni ningún retroceso será justificable: si en septiembre no hay referéndum, el Gobierno tendrá que asumir toda la responsabilidad y el movimiento popular por la independencia habrá de ser el primero en exigirla”.

Alerta por ‘desconexión’ de la gente

Porque la aprobación de los presupuestos de 2017 el pasado fin de semana ha dejado una cicatriz en el seno de la CUP. Para los ‘duros’, aprobando las cuentas que elaboró Oriol Junqueras, “la CUP asume subordinar en la práctica, aunque sea condicionalmente y de forma temporal, la reivindicación de un nuevo sistema de relaciones sociales y económicas a la reivindicación nacional; con la decisión de dar apoyo a unos presupuestos regresivos social y económicamente a cambio de facilitar un referéndum de autodeterminación, la CUP carga involuntariamente de argumentos a aquellas opciones que defienden la regeneración y la reforma del Estado y da paso a un nuevo escenario político bipolarizado entre el soberanismo liberal y la izquierda de los ‘comunes’ –una izquierda socialmente inofensiva y nacionalmente inhibida- que reedite la vieja división del país entre CiU y PSC. Este escenario podría provocar, a medio plazo, que una gran masa de población desconecte de nuevo de todo aquello que pueda sonar ‘a política’”. Y zanja que, por ello, “Endavant no puede sino discrepar de la decisión de la CUP”.

“En los últimos meses –dice el documento-, el Gobierno ha utilizado el referéndum como un instrumento para un nuevo chantaje con el fin de continuar alimentando los privilegios y las prebendas del autonomismo, las políticas antisociales y de austeridad y la perpetuación de la doble explotación de las mujeres, en casa y en el trabajo, justamente aquello que la izquierda independentista había señalado como uno de los pilares del autonomismo que este proceso de autodeterminación había de ayudar a enterrar”.

El proceso de refundación

Y tras arrojar sobre los hombros de Puigdemont toda la responsabilidad, realizar una llamada a “plantar cara a los recortes y renuncias que se derivan de todos los presupuestos de las grandes instituciones de los Països Catalans”. Es decir, de Cataluña, Comunidad Valenciana y Baleares. Y subrayan que “si decimos que estos presupuestos son en esencia iguales que los de hace 7 años que rigen la autonomía, es preciso continuar plantándoles cara con la misma o incluso con mayor intensidad de lo que lo hemos hecho durante estos 7 años”.

Endavant reclama, asimismo, “comenzar a trabajar desde ahora en la reconstrucción de un programa de autodeterminación en clave popular y para el conjunto de los Països Catalans, que combata el montaje procesista de perpetuación del régimen autonomista en ‘transición nacional’ y que rehaga el lazo entre liberación nacional, liberación social y liberación de género”.

Y van más allá los duros, ya que consideran que ese programa en el nuevo escenario que proponen habrá de partir “de una autocrítica profunda del conjunto de la izquierda independentista y la unidad popular, y probablemente también habrá de comportar en un futuro cercano un proceso de refundación de todo este espacio político”.

Cataluña

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
14 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios