ERC prefiere seguir de socio con la cup

Junqueras rechazó cuatro reuniones con Podemos e ICV para una consulta pactada

Junqueras se ha mantenido en sus trece. Su estrategia pasa por tener cerca a la CUP para comerle terreno. Y si se alía con CSQEP, sería la CUP la que comería terreno a Esquerra

Foto: El vicepresidente de la Generalitat y conseller de Economía, Oriol Junqueras. (EFE)
El vicepresidente de la Generalitat y conseller de Economía, Oriol Junqueras. (EFE)

Hasta cuatro veces solicitaron los representantes de Catalunya Sí Que Es Pot (CSQEP), la plataforma que agrupa a ICV y Podemos, reunirse con el vicepresidente del Gobierno catalán, Oriol Junqueras, para ofrecer su apoyo y permitir aprobar los presupuestos de 2017 sin que el Ejecutivo que preside Carles Puigdemont esté prisionero de la CUP. Pero otras cuatro veces Junqueras declinó la invitación, según manifestaron a El Confidencial fuentes parlamentarias catalanas. Una ‘cobra’ en toda regla del hombre fuerte de ERC a la izquierda parlamentaria catalana.

El Gobierno de la Generalitat está en pleno proceso de negociación de los presupuestos del año que viene con la CUP, que reclama un mayor gasto social, la subida de impuestos y partidas específicas para crear estructuras de Estado y para el referéndum unilateral. Para los anticapitalistas, una partida específica para la consulta sería el mayor desafío al Estado español, aunque desde el Gobierno se camuflará de diferentes formas, como gasto destinado a fomentar la participación de  los ciudadanos.

“Para CSQEP es vital sumar fuerzas, pero Junqueras se ha mantenido en sus trece. Su estrategia pasa por tener cerca a la CUP para comerle terreno. Y si se alía con CSQEP, sería la CUP la que comería terreno a Esquerra. Además, pactando con la CUP, obliga a Convergència a radicalizarse todavía más y, de este modo, el electorado tradicional convergente se irá a otras opciones, dejando a ERC como la fuerza hegemónica del independentismo”, dicen las fuentes consultadas.

El portavoz de CSQEP en el Parlament, Joan Coscubiela. (EFE)
El portavoz de CSQEP en el Parlament, Joan Coscubiela. (EFE)

La iniciativa para mantener las reuniones partió, según diversas fuentes, del diputado Joan Coscubiela, que precisamente esta semana pudo verse con el Gobierno, aunque Junqueras dejó sobre los hombros del secretario general de Economía, Pere Aragonès, la responsabilidad del encuentro. Del vicepresidente, ni rastro. “Lo que quiere Coscubiela es tomar el puesto de la CUP. Pero Junqueras se ha mantenido muy firme. Lo que teme es que CSQEP ponga toda la carne en el asador y se avenga a votar los presupuestos pero pida a cambio que se imponga su estrategia de realizar un referéndum pactado con el Estado”. Este sería el principal escollo que los comunes pondrían encima de la mesa.

Dos referéndums frente a frente

En otras palabras, este es el nudo gordiano de la cuestión: Oriol Junqueras necesita mantener su hoja de ruta en estos momentos para desequilibrar a Convergència y mantener a raya a la CUP y, para eso, un elemento importante es el referéndum unilateral. “Esquerra solo tiene como prioridad arrastrar a CDC a posiciones radicales. Pero en estos momentos no le interesa elegir entre las dos opciones de referéndum pactado frente a referéndum unilateral. Por eso Junqueras se ha negado a sentarse con los comunes”, advierten desde fuentes cercanas a la organización anticapitalista.

La reunión de Coscubiela y su compañera de filas Marta Ribas con Aragonès acabó como el rosario de la aurora. El ecosocialista se quejó tras la misma de que el Gobierno plasmaba en las cuentas del año que viene una triple renuncia: “al autogobierno fiscal, a hacer pagar más a los que más tienen y a disponer de más recursos para hacer políticas sociales”. Coscubiela sostiene que hay margen para una reforma fiscal de calado: aumentar el tramo autonómico del IRPF, el impuesto de sucesiones y donaciones y el de patrimonio. Estas propuestas no están muy lejos de las que propugna, por su parte, la CUP.

Fuentes de la formación anticapitalista señalan a El Confidencial que son conocedoras del intento de aproximación de CSQEP al Gobierno de la Generalitat, aunque no han hablado con Oriol Junqueras sobre el particular. “El vicepresidente mantiene un mutismo absoluto sobre el tema. Calla y actúa, pero no da puntada sin hilo. Ni siquiera sus más próximos colaboradores conocen con detalle su estrategia. Lo que parece claro es que no le interesa en estos momentos cambiar de socios y por eso se decanta por mantener los compromisos con la CUP”.

El portavoz municipal de ERC, Alfred Bosch. (EFE)
El portavoz municipal de ERC, Alfred Bosch. (EFE)

Desde los círculos de las confluencias de Podemos, en cambio, se critica con dureza la estrategia de ERC. “El jefe de filas de Esquerra en el Ayuntamiento, Alfred Bosch, dijo a Ada Colau que solo votará los presupuestos de Barcelona para el 2017 si CSQEP vota los presupuestos del Gobierno de Puigdemont para el mismo ejercicio. O Bosch no habla con Junqueras o no tiene vergüenza, porque se ha ofrecido diálogo en esa cuestión”.

Bosch, por su parte, señaló a este diario que “el año pasado ya votamos los presupuestos de Colau, dijimos que sí a muchas cosas y luego no se cumplió ninguna. Por tanto, ahora es inconsecuente que nos pidan el apoyo en Barcelona y que no nos den su apoyo en el Parlamento a unos presupuestos que, además, contienen partidas específicas de dinero para Barcelona”. Desde las filas de los comunes, sin embargo, afirman que “evidentemente, no se han cumplido todas las expectativas, pero sí se han llevado a cabo muchos de los acuerdos a que habíamos llegado, no solo con ERC, sino con otros grupos políticos”.

Cataluña

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
4 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios