entre miquel iceta y Núria parlon

Los socialistas catalanes eligen hoy en primarias a su nuevo líder

El proceso se afronta con varios frentes abiertos y debe estructurarse en torno a dos ejes: el corte generacional y la estrategia política encaminada a seducir a los votantes

Foto: Núria Parlon y Miquel Iceta, momentos antes del debate que ambos protagonizaron el pasado 3 de octubre para las primarias del PSC de este sábado. (EFE)
Núria Parlon y Miquel Iceta, momentos antes del debate que ambos protagonizaron el pasado 3 de octubre para las primarias del PSC de este sábado. (EFE)

El Partit dels Socialistes de Catalunya (PSC) elige este sábado en primarias a su máximo líder en un momento en el que tiene varios frentes abiertos: desde la crisis del PSOE hasta la podrida situación en Badalona, la tercera ciudad catalana, en manos de la CUP (con el apoyo de PSC) y decididamente desobediente a las leyes y sentencias de tribunales españoles. Por si fuera poco, aún se oyen cantos de sirena desde las filas independentistas para que los socialistas pasen a formar parte del frente soberanista reasumiendo el “derecho a decidir” que en otras épocas era una reivindicación de prácticamente todas las fuerzas políticas catalanas. Además, del 4 al 6 de noviembre, el PSC celebra su XIII Congreso, que ha de aprobar su estrategia futura.

Pero ¿qué se dirime hoy en las primarias de los socialistas catalanes, a las que están llamadas 17.935 personas, entre militantes del PSC y de la Joventut Socialista de Catalunya (JSC)? Poca cosa. Hay quien dice que puede estar en litigio un cambio generacional, porque, en realidad, los programas de los dos candidatos que concurren son similares. Pero el actual líder, Miquel Iceta, tiene 56 años y su oponente, Núria Parlon, alcaldesa de Santa Coloma de Gramenet (Barcelona) y todavía viceprimera secretaria del PSC, tiene 42. Por tanto, el salto generacional no es lo más destacado.

“En Cataluña no tenemos una batalla orgánica dentro del partido, como en el PSOE. Aquí las primarias han de escrutarse en torno a dos ejes: se puede ver como un corte generacional. Ambos representan el presente y el futuro. Solo falta decidir cuándo se hace el traspaso. Es una batalla similar a la que tuvo en su día Alfredo Pérez Rubalcaba con Carme Chacón. El segundo eje es la estrategia política de ambos, una encaminada a seducir a los votantes más moderados y otra a disputar el voto tradicional de izquierda en el ‘cinturón rojo’ de Barcelona”, explica a 'Tiempo' una fuente interna del PSC.

Rubalcaba y Carme Chacón, en el Congreso de los Diputados. (EFE)
Rubalcaba y Carme Chacón, en el Congreso de los Diputados. (EFE)

Otro destacado dirigente añade que “lo que se decide es escoger entre la solvencia demostrada de Miquel Iceta a la hora de hacer las cosas o la frescura de una cara nueva como la de Núria Parlon, que aportaría una nueva imagen al partido. Pero no sabemos si una cara nueva puede aportar un poco de tirada. De todos modos, creo que la militancia, en este momento, prefiere la solvencia de Miquel porque viene una etapa muy complicada”.

Lo cierto es que Iceta ha recibido en estas semanas el apoyo de pesos pesados del socialismo catalán, como Josep Borrell; el ‘expresident’ José Montilla; el exalcalde de Barcelona Jordi Hereu; el alcalde de Tarragona, Josep Fèlix Ballesteros; el alcalde de Lleida, Àngel Ros; la líder socialista de Girona, Sílvia Paneque; la exalcaldesa de Santa Coloma Manuela de Madre; el exconseller de Agricultura Antoni Siurana o la exdiputada en el Congreso Teresa Cunillera.

Los socialistas catalanes eligen hoy en primarias a su nuevo líder

La carta de Iceta

Ayer, Iceta dirigió una carta a la militancia, colgada en su página web (es un activista de la red). En la misiva, mantenía que “haga lo que haga el PSOE, el PSC ha de mantener su posición contraria a la investidura de Mariano Rajoy. Porque no compartimos su política económica y social. Porque no le creemos capaz, ni con la voluntad suficiente, de luchar contra la corrupción. Y porque no podemos de ninguna manera avalar la continuidad de quien no ha querido abrir un diálogo que resuelva el encaje de Cataluña con el resto de España”. Defiende la “relación federal con el PSOE, un éxito que es preciso mantener” porque “no sería positivo ni para el PSC ni para el PSOE romper su relación federal. Añadiría nuevos problemas sin resolver ninguno”. Recuerda también su "espíritu integrador” y subraya que tiene"argumentos sólidos y liderazgo reconocido dentro y fuera del partido, en Cataluña y en el conjunto de España”. Y sigue luego, sobre una imagen del profesor Enrique Tierno Galván, exalcalde de Madrid: “Creo que soy de esta clase de personas: tengo experiencia y una mentalidad abierta”.

En realidad, los posicionamientos políticos de ambos son bastante similares. “¿Si Parlon es algo más independentista? Puede ser, pero en grado ínfimo”, tercia un tercer dirigente consultado por El Confidencial. En cuestiones como las relaciones con el PSOE, el no a la investidura de Rajoy, la apuesta por la reforma federal de la Constitución… todo son propuestas comunes. Incluso el apoyo sin fisuras a Pedro Sánchez. Una de las diferencias que tienen es que Iceta propuso llevar en la ponencia política del congreso de noviembre la posibilidad de celebrar un referéndum a la canadiense si es rechazada la reforma federal de la Constitución. O sea, que ante una mayoría cualificada del Parlamento catalán, el Parlamento español debería recoger la propuesta y pedir al Gobierno central una consulta sobre el tema. Y es después, en caso de ganar la ruptura, cuando se debería reformar la Constitución.

La propuesta de Núria se centra en “una reforma de la Constitución que incluya reconocer a Cataluña como nación y la plurinacionalidad de España”

Parlon prefiere retirar esa propuesta de la ponencia política. Poco más que una simple cuestión de oportunidad. En su página web, la candidata colgó una aclaración: no está cerrada a explorar “alternativas creíbles y solventes”. Pero su propuesta se centra en “una reforma de la Constitución que incluya el reconocimiento de Cataluña como nación y la plurinacionalidad de España, la conquista de un nuevo modelo de financiación que garantice los recursos suficientes para Cataluña, la corresponsabilidad fiscal y real y que haga compatible la solidaridad interterritorial con un trato fiscal equitativo, justo, transparente y respetuoso con el principio de ordinalidad”.

“El problema es de tiempo, no de entendimiento —resume una de las fuentes consultadas—. Se trata de dirimir si la estrategia se dirige al voto moderado o al voto de izquierdas”.

La gran diferencia: dos estrategias distintas

No es para menos. Hay unanimidad en reconocer que Miquel Iceta “tiene un relato político más hacia el centro. Su discurso es capaz de integrar al votante moderado catalán, el que es más pactista y posibilista. Su discurso es capaz de atraer a ese votante nacionalista huérfano de Convergència”. Aquí es donde algunos ven la posibilidad de crecer. “Muchos votantes de CDC no han querido integrarse en el PDECat [Partit Demòcrata Europeu Català]. Quisieron realizar el traspaso mecánicamente, pero la militancia no le ha respondido y han preferido seguir, de momento en CDC, aunque esas siglas están ya muertas. Ese votante que no ve con buenos ojos el frentismo y el independentismo predicados por la cúpula y pueden ser potenciales votantes socialistas”.

En cambio, Núria Parlon “intenta disputarle el voto a Podemos. Se trata de la eterna disputa entre comunistas y socialistas. Tiene un relato más izquierdista y entraña la tradición del PSC en el cinturón industrial de Barcelona, con la lucha por el espacio de izquierda”.

Hay unanimidad en reconocer que Miquel Iceta tiene un relato político más hacia el centro y, en cambio, Núria Parlon intenta disputarle el voto a Podemos

La batalla de primarias en el PSC ha sido muy plácida, en comparación con las disputas del ‘hermano mayor’ español. Ambos contendientes han protagonizado decenas de encuentros con militantes, han pateado el territorio. Y aquí se da una curiosa paradoja: el Baix Llobregat, la comarca socialista por excelencia, la comarca que encumbró a José Luis Rodríguez Zapatero en las elecciones del 2004, el territorio de donde salió toda una generación de ‘capitanes’ que rigieron el destino del partido durante más de dos décadas, apoyó a Núria Parlon, a pesar de que Iceta había sido uno de sus exponentes con José Montilla de primer secretario. La política hace extraños compañeros de cama.

Así, Parlon recibe el apoyo de esa poderosa comarca, además de la del Maresme, de una parte del Barcelonès y de otra parte del Vallès, otra de las comarcas de peso del ‘cinturón rojo’. Iceta, por su parte, cuenta con la poderosa agrupación de L'Hospitalet (la segunda ciudad de Cataluña), con Barcelona (la primera federación catalana) y con parte del Vallès. Las fuerzas, pues, están muy igualadas y cualquiera de los dos puede llevarse el gato al agua.

Ambos han expresado también su voluntad de integrar al oponente dentro de la cúpula tras las primarias. Ahora sólo falta saber si el que pierda se deja integrar.

Cataluña

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
5 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios