el pp les exige apoyo tras el vodevil del 12-O

El dilema del PSC en Badalona: echar a la alcaldesa de la CUP... sin meter a Albiol

Tras el espectáculo de la Fiesta Nacional y la negativa del ayuntamiento a cerrar el 12-0, PP y C's exigen a los socialistas dejar de apoyar a Dolors Sabater

Foto: La alcaldesa de Badalona, Dolors Sabater. (EFE)
La alcaldesa de Badalona, Dolors Sabater. (EFE)

Sainete, y de los buenos, el de Badalona. El vodevil del 12 de octubre que se vivió en el ayuntamiento de la tercera ciudad catalana tendrá continuación en el futuro. El equipo de gobierno de esta localidad decidió que el 12 de octubre, festivo a todos los efectos, el ayuntamiento iba a abrir sus puertas, aunque sólo fuese para contradecir la normativa del Gobierno central, y desobedeciendo la comunicación del juzgado contencioso número 14 de Barcelona, que suspendía el acuerdo de la cúpula municipal por el que los funcionarios podían trabajar a cambio de librar el 9 de diciembre.

“La alcaldesa, Dolors Sabater, es de la Asamblea Nacional Catalana, pero los demás miembros de su candidatura son de la CUP [el nombre oficial era Guanyem Badalona En Comú, puesto que la plataforma reunía a CUP, Podemos y Guanyem]. Quizá la única excepción sea la concejala Fàtima Taleb, que está más escorada hacia otras ideologías. Había un concejal de Podemos que dimitió y, en su lugar, pusieron a otro de la CUP. Con ello, el desbarajuste en el ayuntamiento está garantizado”, dice a El Confidencial una fuente del funcionariado del consistorio.

El dilema del PSC en Badalona: echar a la alcaldesa de la CUP... sin meter a Albiol

Tras la polémica de la apertura de este festivo —un gesto de cara a la galería, puesto que no se podían realizar trámites administrativos—, el juzgado de instrucción número 5 de Badalona, que se encontraba de guardia, abrió diligencias. El PP presentó una denuncia después de que el concejal José Antonio Téllez rompiese el acta del juzgado prohibiendo la apertura el 12-O. Ayer fueron a declarar los denunciantes y el denunciado. La Fiscalía de Barcelona, por su parte, abrió diligencias de investigación “por si los hechos pudieran ser constitutivos de un delito de desobediencia”, pero al interponer una denuncia el PP, la investigación compete ahora al juzgado.

Las principales asociaciones de jueces (cuatro de ellas, de derechas, izquierdas e independientes) hicieron ayer un comunicado conjunto en el que manifiestan su preocupación por el “desprecio público a las resoluciones judiciales” del ayuntamiento badalonés a los tribunales, que es “un serio ataque a la función de los tribunales de justicia y al papel que estos desempeñan en la convivencia pacífica”. Los jueces llaman a la “cordura” y recuerdan que “nadie está por encima de la ley”. 

Albiol, la línea roja de todos

Pero las consecuencias pueden ir más allá de la justicia —o la posible inhabilitación de los ‘sublevados’—: el PP tiene 10 de los 27 concejales, pero quien gobierna es la CUP, con cinco ediles. A esta candidatura la apoyan el PSC (cuatro concejales), ERC (tres concejales), CiU (dos concejales), ICV (un concejal), EUiA (un concejal) y Ciutadans (un concejal). El líder popular de Badalona, que gobernó de 2011 a 2015, es el diputado Xavier García Albiol, el actual hombre fuerte del PP en Cataluña. Pero nadie le quiere apoyar por sus posicionamientos radicales en el tema de inmigración. Albiol es la línea roja para todos sin excepción.

El coordinador general del PPC, Xavier García Albiol. (EFE)
El coordinador general del PPC, Xavier García Albiol. (EFE)

Pero las cosas pueden cambiar. De hecho, en algunos círculos del PSC comienzan a cuestionarse el apoyo de este partido a la CUP. “El problema es que para desalojar a la CUP hay que hacer alcalde a García Albiol y eso no lo queremos”, dice una fuente socialista a El Confidencial. Ciutadans también quiere que “el alcalde de Badalona sea una persona de consenso entre el PP, el PSC y Ciutadans”. Entre todos, tendrían 15 de los 27 concejales. Pero reconocen que “habría que encontrar una persona de consenso para que sea el primer edil”. La líder de C’s, Inés Arrimadas, llamó ayer a un entendimiento entre los tres partidos para encontrar “un alcalde de consenso que no haga espectáculos y que gobierne para todos los badaloneses”. Arrimadas criticó que “los socialistas cometieron un enorme error regalando el gobierno a la CUP, que no había ganado las elecciones, y ya vemos para qué lo está utilizando”, reclamando “un proyecto de ciudad que se centre en políticas sociales, ayudar a los autónomos y a las pymes y garantizar la neutralidad institucional”.

El PSC ya ha anunciado que es imperativa una moción de censura contra Dolors Sabater. Àlex Pastor, líder socialista en la localidad, anunció que hablaría con todos los partidos por si se puede formalizar un Gobierno alternativo. “He comenzado una ronda de contactos”, subrayó. Pero en realidad no ha habido aún conversaciones con nadie.

“Cualquier alternativa pasa por el PP”

Desde el PP se señala: “Nno hemos mantenido ninguna reunión ni conversaciones sobre el tema. El PSC no se ha dirigido a nosotros para tratar esta cuestión. Y no vamos a llegar a ningún acuerdo para hacer al socialista alcalde. Cualquier negociación pasa por aceptar la lista más votada”. Esa es, precisamente, la del PP, que tiene el doble de representantes que la siguiente formación en importancia. García Albiol no ha movido ficha todavía, ya que ayer se encontraba en Estrasburgo, pero la próxima semana “tomará la iniciativa”. Lo que tienen claro en las filas populares es que “Pastor dice que hay que cambiar el Gobierno y que la línea roja es García Albiol. Pero cualquier Gobierno alternativo municipal ha de pasar por el PP, que es el que tiene el mayor número de concejales. ¿Cómo pretende Pastor que hagamos alcalde a un partido con cuatro concejales, menos de la mitad que nosotros?”.

ICV, en cambio, se desmarca y no dará apoyo a un Gobierno en el que figure el PP. “Siempre hemos tenido conversaciones con el PSC de Badalona con la intención de que pudiesen incluso entrar en el Gobierno, pero desde la izquierda no se puede permitir que el PP vuelva a marcar la política municipal de la ciudad”, argumenta ICV en un comunicado. Los ecosocialistas, en la línea de la CUP, rechazan también “el intento del PP de Badalona de judicializar una vez más la política catalana”.

La pelota está en el tejado socialista, y los socialistas están en una encrucijada: no pueden pretender gobernar una ciudad de 27 concejales con cuatro representantes, pero si siguen apoyando al actual Gobierno, padecerán incluso más desgaste que el propio partido que gobierna la ciudad. Una ecuación diabólica.

Cataluña

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
13 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios