SÓLO LA INDEPENDENCIA GARANTIZA LAS PENSIONES

La CUP exige a Puigdemont “ruptura con el Estado” y subir los impuestos a los más ricos

Puigdemont no respondió a ese “desbordamiento”, pero contestó que “no estamos en contra de que paguen más los que más tienen, pero la mayor fortuna se llama Estado español

Foto: El diputado de la CUP, Benet Salellas, durante su intervención en el pleno del debate de política general. (EFE)
El diputado de la CUP, Benet Salellas, durante su intervención en el pleno del debate de política general. (EFE)

La CUP exige al presidente catalán, Carles Puigdemont, un referéndum unilateral no pactado, la apertura de un “proceso constituyente”, la subida de impuestos a las rentas más altas, la recuperación de determinados impuestos y la creación de un Impuesto de las Grandes Fortunas.

Así lo dejó meridianamente claro Benet Salellas, uno de los dos representantes de la formación anticapitalista que tomó la palabra en el debate de política general, o sea, el estado de la nación catalán, este miércoles. Salellas advirtió a Puigdemont que la CUP quiere plantar “diques de contención ante el capitalismo salvaje”. Y sacó a relucir que, según las encuestas del Centro de Estudios de Opinión, el 80% de los catalanes están a favor de subir los impuestos de las rentas de más de 60.000 euros anuales y a favor de recuperar impuestos a quienes más tienen, como el de las grandes fortunas “igual que ocurre en Guipúzcoa. ¿Y quién dice que no a tener más recursos?”

Por ello, la CUP exige al ‘president’ “un desbordamiento del marco autonómico para superar la época de los recortes. Nosotros impugnamos los artículos 2 y 135 de la Constitución y queremos una emancipación de la Ley de Estabilidad Presupuestaria”. Y enfatizó que “faltan políticas para modificar la fiscalidad y la redistribución de la riqueza”.

Puigdemont no respondió a ese “desbordamiento”, pero le contestó que “no estamos en contra de que paguen más los que más tienen, pero la mayor fortuna se llama Estado español. Y sabemos que por más equilibrios que hacemos tocamos hueso, aunque no se trata de recortar un punto o dos del déficit., No se soluciona con eso. El problema principal se llama expolio fiscal y aquí es donde hemos de destinar los esfuerzos los próximos meses. Si queremos construir una República y un Estado independiente, no debemos mirar cómo gestionar ruinas, sino que debemos gestionar el conjunto de los recursos que general los catalanes y catalanas”.

El dirigente ‘cupero’ también se refirió a que ya había acordado con el Gobierno la realización de una auditoría sobre la deuda de la Generalitat. “Queremos saber a quién y en concepto de qué debemos más de 74.000 euros. Desde el 2009, la deuda pública se ha triplicado porque el Gobierno catalán ha tenido que asumir deuda e intereses en un bucle infinito. Y hay argumentos jurídicos para estudiar qué pasa con la deuda; lo que falta es voluntad política”. Se refirió a un puñado de familias y de grandes corporaciones que se ha dedicado a amasar fortunas las últimas décadas y apuntó hacia Miquel Roca como el “rey de los consejos de administración del Ibex 35”.

Las tres etapas finales del proceso

Su compañero Albert Botran, detalló las tres etapas del proceso y le marcó el camino a Puigdemont hacia la República y el Estado independiente. “Tenemos la capacidad técnica, la voluntad política y la fuerza”. Rechazó, no obstante, la vía del referéndum pactado. “Si alguno lo ve posible, que le ponga fecha para ir agilizando los preparativos”. Pero avisó a Puigdemont que las tres excepcionalidades de esta legislatura son “poner fecha al referéndum vinculante, la ruptura democrática y el inicio del proceso constituyente”. Pero, subrayó, es necesario “que haya un referéndum unilateral. Con ello, queremos hacer valer los valores de la democracia. Ahora que las condiciones están maduras, no debemos dejar que se pudran. Y aquí denunciamos el vergonzoso proceso de sentar en el banquillo a algunas personas por haber organizado una consulta”.

El diputado de la CUP Albert Botran, durante su intervención. (EFE)
El diputado de la CUP Albert Botran, durante su intervención. (EFE)

El ‘president’ le agradeció “su defensa del derecho a la autodeterminación, que fue ratificado en las urnas”. Y le garantizó la solidez del ‘procés’: “Se lo repito: no nos desviaremos de nuestra hoja de ruta no sólo porque hay una convicción, sino porque tenemos un mandato”.

Salellas aplaudió que el Gobierno ya se ha comprometido a “recuperar la titularidad pública de la empresa Aigües Ter Llobregat (ATLL)”, una empresa vendida a Acciona de manera precipitada con el Gobierno de Artur Mas en funciones. Gracias a esa venta, pudo cuadrar los números del ejercicio de 2012, ya que ingresó 1.000 millones de euros que le sirvieron para maquillar las cuentas. También se congratuló el ‘cupero’ de que la consejería de Salud “ya no privatizará más centros de atención primaria”.

"Queremos un país que quiera repartir la riqueza y aportaremos todos nuestros esfuerzos"

Botran resumió que “la ruptura democrática es una herramienta democrática” y que la apertura del proceso constituyente “es un estallido democrático en una República auténticamente de poder popular”. Pero advirtió que el proceso “ha de dejar la puerta abierta a otros territorios por si quieren sumarse”, en referencia a los Països Catalans, que también incluyen en el ideario independentista a Valencia, a Baleares y a la Franja de Aragón que linda con Cataluña. En resumen, retó a Puigdemont: “Celebrar el referéndum, hacer cumplir su mandato y abrir el proceso constituyente”.

Ahora sólo falta poner las fechas en el calendario para estos hitos. De hecho, la CUP y JxS negocian a contrarreloj la convocatoria de la consulta. El ‘president’ lo había anunciado la pasada semana para la segunda quincena de septiembre de 2017, pero los anticapitalistas quieren adelantarlo al mes de junio, para llegar a septiembre con el “proceso constituyente” abierto.

Como sentenció Salellas, “somos resistentes, tenemos memoria y tenemos un sueño. Queremos un país que quiera repartir la riqueza y aportaremos todos nuestros esfuerzos, pero sólo lo ganaremos si todos trabajamos juntos, una lucha colectiva que cada paso hacia la república esté lleno de compromisos sociales. Pero la única posibilidad de éxito que tenemos es mantenernos unidos, resistiendo siempre”. Es lo que llamó “resistencia íntima como actitud”, parafraseando al filósofo Josep Maria Esquirol.

Las pensiones, amenazadas

El presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont. (EFE)
El presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont. (EFE)

En su réplica conjunta, Puigdemont contestó con las cifras que ya había dado por la mañana, aunque le fueran rebatidas por la tarde. Pero achacó la alta deuda de la Generalitat al Tripartito, porque “hicieron cosas dejando que los pagos para los que viniesen después. Los compromisos adquiridos por el Tripartito son una losa”. Y alertó de que “las pensiones están amenazadas, pero no por la independencia. La independencia es la solución. Pero no se garantizarán las pensiones con un Gobierno del PP ni si se elige a Mariano Rajoy por activa o por pasiva, con disciplina de voto o con abstención”.

Señaló también que no podía dedicar más dinero a educación como el País Vasco porque no tiene concierto económico, pero Cataluña está en la media española a pesar de los recortes y de la infrafinanciación y que Madrid es la última de la fila.

Cataluña

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios