Referéndum Cataluña 1-O: Puigdemont amenaza a España con un referéndum en septiembre de 2017. Noticias de Cataluña
"SI NO SUPERO ESTA FASE, SE ACABA LA INDEPENDENCIA"

Puigdemont amenaza a España con un referéndum en septiembre de 2017

Puigdemont ha avanzado a sus diputados algunos detalles de la propuesta de nueva hoja de ruta hacia la independencia

Foto: El presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont. (EFE)
El presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont. (EFE)

El presidente catalán, Carles Puigdemont, ha lanzado un órdago al Estado español en toda regla: “La resolución de la demanda de los catalanes se hará de esta manera: o referéndum o referéndum. Perseguiremos un acuerdo con el Estado hasta el último minuto, pero si no hay una respuesta positiva, al final de la legislatura estaremos a punto de proclamar la independencia y luego convocar un referéndum de ratificación en la segunda quincena de septiembre de 2017”, advirtió Puigdemont en el discurso previo a la votación de la moción de confianza que le ha de dar mañana la Cámara catalana.

El ‘president’ advirtió también de que ha dado orden al vicepresidente Oriol Junqueras de que la Comisión Interdepartamental para el Desarrollo del Autogobierno (CIDA) trabaje “en la preparación de la arquitectura de un referéndum para retornar a Cataluña la soberanía y que vuelva a ser un Estado independiente”. Claro que omitió las fechas en que fue Estado independiente, porque tendría que admitir que jamás lo fue como tal.

Puigdemont amenaza a España con un referéndum en septiembre de 2017

De todos modos, Puigdemont transmitió a los diputados la certeza de que convocará "a los ciudadanos para que permitan con su voto proclamar la independencia”. No especificó mucho más. Solo que no quiere "hacer sostenible un autonomismo obsolescente” y que la salida a la actual situación de ‘impasse’ es “un referéndum acordado con el Estado. Cada vez que lo hemos pedido, nos lo han rechazado, pero no lo hemos de descartar”. La culpa, dijo, es del sistema español, “que devora a quien abra un poco la puerta del diálogo para preguntar a los catalanes”.

Puigdemont señaló que “el Estado ya ha comprobado dos veces que no se puede gobernar España dando la espalda a Cataluña”, y criticó a miembros del Gobierno que critican a los independentistas y les acusan de ser incluso más perniciosos que los terroristas. “Les recuerdo que el 60% del Parlamento catalán está a favor de un referéndum acordado. ¿Hay algún político español capaz de asumir la responsabilidad histórica de afrontar el problema catalán? Tenemos que dejar de lado las miserias del presente y mirar al futuro con convicción”.

Para finales de junio de 2017, el Gobierno catalán tendrá ya listas las leyes de desconexión que darían lugar a un nuevo marco jurídico diferente al de España y, por tanto, con posibilidades de convocar el referéndum de septiembre de 2017 sin vulnerar la legislación española. Esa es la previsión de Puigdemont: “Estamos trabajando en leyes, decretos leyes y otras medidas, como los recursos humanos con los que contamos y los problemas burocráticos con que nos podemos encontrar para ejercer las funciones del nuevo Estado. También estudiamos las actuaciones en áreas sensibles para el día de la desconexión, como cuestiones de seguridad, de representación diplomática, de tratamiento individualizado de tratados internacionales, de justicia, de energía, de cobertura social, de infraestructuras… Ya tenemos a punto el Código Tributario, con el Consejo Fiscal, y está listo el borrador de la Ley de Seguridad Social”.

El tema va en serio. Si no pisa el acelerador, no supera mañana la moción de confianza, para la que necesita los votos de la Candidatura d’Unitat Popular (CUP). Esta formación ya ha anunciado que le mantendrá en la poltrona (de lo contrario, tendría que dimitir y convocar elecciones anticipadas) siempre y cuando se comprometa a convocar un referéndum unilateral de independencia el año que viene.

Puigdemont amenaza a España con un referéndum en septiembre de 2017

Pero Puigdemont también arremetió contra sus socios parlamentarios: o los anticapitalistas apoyan los Presupuestos que piensa presentar dentro de pocas semanas o convoca elecciones anticipadas ya. “No volverá a haber una discusión como esta: o se aprueban los Presupuestos o haré uso de la facultad de convocar elecciones. El que no piense votar los Presupuestos que presentará el vicepresidente Oriol Junqueras próximamente, que no me otorgue la confianza que reclamo”, clamó desde la tribuna.

El ‘president’ ya había atado hace unas semanas el apoyo de la CUP, pero por sorpresa ha dado una vuelta de tuerca, advirtiendo que si no le aprueban los Presupuestos del año que viene, más vale que no le voten ahora. Todo un órdago y un torpedo a la línea de flotación de unas huestes anticapitalistas que están divididas sobre el apoyo que la CUP da a un Gobierno conservador como el de Puigdemont.

El máximo mandatario catalán se lo dejó muy claro a sus puntuales socios radicales: “Si yo hubiese sabido que no había voluntad de dar apoyo al Gobierno, habría tomado otra decisión”. Ahora puso sus condiciones encima de la mesa, con una seria advertencia a sus socios. No es que lo tomen o lo dejen: “Es preciso que no pongan ningún escollo de aquí al final de la legislatura. Mañana comienza la última fase para la independencia. Y si no se supera esta fase, la independencia se habrá acabado”. En otras palabras: o yo o el caos. Vamos, que ni Artur Mas en sus mejores tiempos.

Cataluña

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
25 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios