MIENTRAS LA CUP EXIGE UN ‘RUI’ ANTES De 2017

ERC desconfía del referéndum unilateral: quiere desconectar con una ley de ruptura

Frente al referéndum unilateral de independencia (RUI), aparecen otras opciones que evitarían que el Gobierno catalán convoque una consulta sin tener competencias para ello

Foto: El líder de ERC y vicepresidente de la Generalitat, Oriol Junqueras (c). (EFE)
El líder de ERC y vicepresidente de la Generalitat, Oriol Junqueras (c). (EFE)

Esquerra Republicana de Catalunya (ERC) confía en la Ley de Transitoriedad Jurídica para lograr la independencia de Cataluña en el 2017. Esta es una de las afirmaciones que el presidente del partido, Oriol Junqueras, que también es vicepresidente del Gobierno y consejero de Economía, vertió en un breve e intenso discurso ante el consejo nacional republicano celebrado a última hora de la tarde de este viernes. Junto a esta ley, citó también las de la Hacienda Catalana y la de la Seguridad Social como “tres etapas fundamentales” del ‘procés’. Así, el dirigente republicano se comprometió ante los suyos a culminar la separación de España “sea cual sea la vía democrática para ello”.

Esta estrategia es corroborada por Sergi Sabrià, portavoz de ERC. El dirigente independentista señaló a El Confidencial: “Tenemos toda la fuerza para llevar adelante la hoja de ruta porque tuvimos un mandato democrático de las urnas el 27 de septiembre”. El tema está en las matizaciones que ahora pone la CUP, cuyos 10 diputados del Parlamento autonómico son necesarios para que Carles Puigdemont pueda gobernar cómodamente (solo tiene 62 diputados, cuando la mayoría absoluta se sitúa en los 68).

Ante este panorama, los radicales de la CUP están dispuestos a vender caro su apoyo y pusieron sobre la mesa una propuesta arriesgada: solo darán apoyo al Gobierno si este se compromete a convocar un referéndum unilateral de independencia (RUI) antes de junio del 2017. Ante ellos, los partidos que conforman Junts pel Sí (JxS), la coalición integrada por Esquerra Republicana y Convergència Democràtica, se han mojado individualmente. Ninguno de ellos cierra la puerta a asumir un referéndum de esas características, pero en la dinámica parlamentaria y, especialmente, en la dinámica gubernamental esa opción puede ser un obstáculo insalvable, entre otras cosas porque obligaría a que el Gobierno catalán se situase fuera de la ley al convocar un referéndum para el que no tiene competencias.

Un ciudadano, con barretina, deposita su papeleta durante la jornada de votación del 9N. (EFE)
Un ciudadano, con barretina, deposita su papeleta durante la jornada de votación del 9N. (EFE)

“El referéndum unilateral es un tema que hemos de hablar muy a fondo –señala Sabrià a El Confidencial–. Si ha de ser otro 9N, es mejor que nos lo ahorremos”. El dirigente republicano enfatiza que su partido es partidario “de una acción cuyo resultado sea ejecutable al día siguiente. Un acto tipo 9N, institucionalmente, no nos lleva a ninguna parte y seguiríamos igual. Por tanto, hemos de tener muy claro qué es el RUI”.

La ley que separará a Cataluña

Esquerra tiene sus propias prioridades en el 'procés', ya contempladas tanto en su programa electoral como en el programa de JxS y, más adelante, en el acuerdo del 9 de noviembre pasado, cuando aprobaron una hoja de ruta junto a la CUP en el Parlamento autonómico que preveía la aprobación de las tres leyes de desconexión e incluso la desobediencia a las sentencias del Tribunal Constitucional.

“Tenemos tres leyes que pueden llevarnos a la independencia, dos de las cuales están en trámite parlamentario”, explica. Dos de ellas –la de la Agencia Tributaria Catalana y la de la Seguridad Social– son más bien instrumentos de Estado para poder ser independientes, matiz en el que coincide con lo que dijo Junqueras ante el consejo nacional de su partido.

Los republicanos no cierran la puerta a la opción de la CUP y se abren a que pueda haber algún tipo de negociación sobre la estrategia para la desconexión

Pero la ley más importante es la de Transitoriedad Jurídica, que es la que ha de dictar la normativa catalana que sustituya a las actuales leyes españolas. “A los cinco minutos de su aprobación, esa ley puede entrar en vigor. Es el instrumento que figura en nuestra hoja de ruta y que necesitamos para culminar la independencia. Además, a partir de ella, estaríamos en condiciones de convocar un referéndum unilateral de independencia sin problema alguno”, añade el portavoz de ERC.

De todos modos, los republicanos no cierran la puerta a la opción de la CUP y se abren a que pueda haber algún tipo de negociación sobre la estrategia para la desconexión. “Nuestra hoja de ruta no se mueve. Ha pasado por las urnas y tiene toda la fuerza de un mandato democrático. Pero si hay consenso, se podrían aportar algunos matices a ella”. Entre esos matices podría estar el contemplar el RUI como una de las opciones para la culminación de la secesión. Esta apreciación coincide con el posicionamiento del Partit Demòcrata Català (PDC), o sea, de la nueva Convergència, dispuesta también a asumir algunos cambios o matizaciones en la hoja de ruta de JxS.

Cataluña

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
17 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios