Ada Colau y su nada querida lavandería
  1. España
  2. Cataluña
La alcaldesa da largas a un proyecto de limpieza industrial desde el Área Metropolitana

Ada Colau y su nada querida lavandería

El grupo francés Elis Manomatic ha intentado infructuosamente abrir una lavandería industrial en la Zona Franca de Barcelona. Pero ha topado con la oposición de Colau al plan

placeholder Foto:  La alcaldesa de Barcelona, Ada Colau. (EFE)
La alcaldesa de Barcelona, Ada Colau. (EFE)

No hace falta querer hacer un hotel para que un empresario tenga problemas con Ada Colau y el personal de Barcelona en Comú. Los proyectos más insospechados pueden topar con las trabas municipales o, en este caso, del Área Metropolitana de Barcelona. Es el caso del grupo francés Elis Manomatic, que ha intentado infructuosamente abrir una lavandería industrial en la Zona Franca de Barcelona.

El grupo Elis quería invertir más de 10 millones de euros en una lavandería industrial en la Zona Franca de Barcelona. Una ubicación cercana al Puerto, con el objetivo, entre otros, de dar servicios a empresas y los cruceros que atracan en el puerto de la capital catalana, según explican fuentes empresariales conocedoras del proyecto.

Pese a llevar más de un año intentando que su proyecto salga adelante, el grupo Elis no consigue sacar nada en claro. Colau, en este caso utiliza el Área Metropolitana de Barcelona, entidad supramunicipal que reúne a todos los ayuntamientos de la conurbación de la capital catalana, para poner palos en la ruedas. Colau preside el Área Metropolitana y el proyecto no ha recibido su luz verde. Y eso que hay el compromiso de crear más de 40 puestos de trabajo, según lo que ha planteado la empresa a las administraciones.

El grupo Elis había planteado disponer de agua regenerada de manera que iba a disponer aprovechar el acceso a la depuradora de El Prat. Por ello, la ubicación el Zona Franca era tan estratégica para el grupo.

Pero el Área Metropolitana de Barcelona no acaba de dar el placet. Siguiendo el estilo de Colau y “los comunes”, no hay una oposición explícita sino tan sólo dilatoria. Una de las claves de su cultura de gobierno es el aplazamiento sin mayores justificaciones.

Excusa medioambiental

Joan Pinyol, el director de medioambiente del área metropolitana ha comunicado a Elis que tienen que volver a estudiar las características del proyecto, en especial los consumos de agua y la conexiones a la depuradora. De manera que los franceses siguen sin saber a qué atenerse. Pinyol fue fichado por Barcelona en Comú para este cargo pese a su pasado en CDC.

Colau es la presidenta del consorcio, pero es un cargo más bien honorífico ya que quien controla el Consorcio es el delegado especial del Gobierno, Jordi Cornet

Que Pinyol haya sido el instrumento del bloqueo apunta a que las razones son medioambientales, pero las mismas no se han concretado. El ejemplo de Elis es sólo uno más de la falta de interlocución clara entre Colau y su equipo con los entornos empresariales.

El Consorcio, en liza

Elis, además, venía de mano del Consorcio de la Zona Franca (CZFB). Este organismo, controlado por el Gobierno del PP, pensaba ser el casero de Elis y de su proyecto empresarial. Colau es la presidenta del consorcio, pero esa presidencia es más bien honorífica ya que quien controla el Consorcio es el delegado especial del Gobierno, Jordi Cornet, un hombre estrechamente vinculado al PP catalán.

Las relaciones entre Ada Colau y el CZFB han sido tensas desde que la alcaldesa llegó al ayuntamiento. Los presupuestos del organismo se aprobaron sin que Colau los viese. Algunas fuentes dicen que con el conflicto de la lavandería Colau le está devolviendo a Cornet antiguos desaires. Mientras tanto, las coladas de Elis, siguen pendientes.

Ada Colau Consorcio de la Zona Franca Barcelona en Comú Cataluña Barcelona Partido Popular (PP) Noticias de Cataluña
El redactor recomienda