La Generalitat vetará con una ley presidencias prolongadas en la Cámara de Comercio
  1. España
  2. Cataluña
El proyecto espera a que se abra de un horizonte despejado en el Parlament

La Generalitat vetará con una ley presidencias prolongadas en la Cámara de Comercio

La nueva normativa limitará a dos mandatos la presidencia para evitar casos como los de Miquel Valls, que lleva 14 años en la de Barcelona

placeholder Foto: El presidente de la Cámara de Comercio de Barcelona, Miquel Valls. (EFE)
El presidente de la Cámara de Comercio de Barcelona, Miquel Valls. (EFE)

La Generalitat vetará con la nueva ley presidencias prolongadas tanto en la Cámara de Comercio de Barcelona y en el resto de entidades camerales. No podrán, por tanto repetirse casos como el del actual presidente de la Cámara de Comercio de Barcelona, Miquel Valls, quien lleva en el cargo desde 2002, la friolera de catorce años, después de haberse presentado tres veces. La nueva ley de Cámaras de Comercio que prepara la Generalitat limitará a dos mandatos la presidencia, según han explicado fuentes empresariales conocedoras del texto.

Por su parte, ni la conselleria de Empresa y Conocimiento ni la Cámara de Comercio de Barcelona, la más importante de las cámaras catalanas y la segunda mayor de España han querido hacer comentarios sobre el nuevo texto legal. En Cataluña el cargo de presidente de la Cámara de Comercio de Barcelona es clave por la participación de la entidad cameral como socio minoritario de Fira de Barcelona, una auténtica máquina de hacer dinero y de mover actividad económica de la ciudad.

El peso de la Cámara de Comercio de Barcelona en el seno Fira de Barcelona ronda el 33%. Por poner un ejemplo, el año pasado la Cámara de Comercio de Barcelona vendió por 39 millones de euros al vender el 11% de acciones que tenía en Fira 2000, la sociedad que había llevado a cabo la ampliación de la Fira en L’Hospitalet de Llobregat, en Zona Franca, si bien por ahora sólo ha cobrado 8,5 millones y el resto se lo embolsará en 2017.

Fuentes empresariales descartan que Miquel Valls quiera volver a presentarse a unas elecciones a la Cámara de Comercio de Barcelona a causa de su avanzada edad, 73 años. Ya lo hizo en tres ocasiones: en 2002, 2006 y 2010; algo que no podría repetir otro candidato si entra en vigor la nueva legislación. Pero existe en este momento un vacío de ambición de poder y falta de aspirantes a un cargo que se ha hecho menos atractivo, a medida que las cámaras de comercio iban entrando en crisis por la desaparición de las cuotas obligatorias. Por ello en la Generalitat no se descarta que durante la tramitación parlamentaria se introduzca la posibilidad de que pueda haber una fase transitoria en la que los presidentes actuales puedan seguir ejerciendo el cargo por un tiempo limitado.

La Generalitat imitará el modelo de la Cámara de España en su nueva ley para la cámaras de comercio catalanas, según han explicado fuentes jurídicas conocedoras del proyecto de ley que prepara la conselleria de Empresa y Conocimiento. Por tanto, habrá una entidad cameral superior que representará a estas instituciones y que, en esencia servirá para hacer viables las entidades más pequeñas y que sufren en este momento graves problemas económicos.

La Generalitat contempla una modificación durante la tramitación parlamentaria de la ley para que algunos presidentes puedan seguir de forma transitoria

Éste sólo es uno de los cambios que introduce la nueva ley que se está preparando y que de manera parcial ha sido consultada con el sector. Fuentes de la Cámara de Comercio de Barcelona, la mayor, más relevante y más rentables de las 13 entidades camerales. En esencia se convertiría el actual Consell de Cambres de Catalunya en una Cámara de Comercio de Cataluña.

La ley no marcará que sea incompatible presidir esta nueva entidad con la presidencia de la Cámara de Comercio de España, pero lo hará muy difícil. No será como ahora, en que el presidente de la Cámara de Comercio de Barcelona, Miquel Valls, ocupa también la vicepresidencia de la Cámara de Comercio de España –el presidente es otro catalán, el presidente de Freixenet José Luis Bonet– y la presidencia del propio Consell de Cambres de Catalunya.

Sin buscar conflictos

La nueva ley también clarificará el actual sistema electoral de las cámaras que es denso, farragoso e indirecto, de manera que una serie de agrupaciones gremiales votan a sus representantes en el Pleno y a su vez estos escogen al presidente, complementados con otros miembros que acceden de manera directa en representaciones de las patronales, en este caso Fomento del Trabajo.

La ley no marcará que sea incompatible presidir esta nueva entidad con la presidencia de la Cámara de Comercio de España, pero lo hará muy difícil

En todo caso se trata de un texto legal que busca los mínimos conflictos posibles con la normativa española ya existente. Por ejemplo, en el sistema de financiación copia de manera casi literal lo que marca la ley española de manera que “la afiliación es obligatoria pero la cuota es voluntaria” y facilita que las cámara ofrezcan prestaciones de servicios a sus asociados que les permita disfrutar de otros mecanismos de financiación.

A la espera de la legislación

Las cámaras catalanas están esperando esta legislación pendiente para, entre otras cosas, poder celebrar las nuevas elecciones para estas entidades, que llevan dos años de retraso. Pero no está claro en que fecha la Generalitat podrá llevar el texto al Parlament.

Fuentes parlamentarias de Junts pel Sí, la formación que integran CDC y ERC, descartan que esto vaya a pasar antes de 27 de septiembre, cuando el presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont se presentará ante la cámara catalana para someterse a una moción de confianza. La inestabilidad política que vive Cataluña también afecta a cuestiones tan mundanas como ésta.

El propio Puigdemont incluyó la nueva Ley de Cámaras de Comercio entre las 45 leyes que pensaba aprobar en un plazo de sólo 18 meses. Pero los meses pasan y la incertidumbre sobre este plan legislativo es grande, dado el bajo ritmo de cumplimiento que por ahora arrastra la Generalitat.

Cámara de Comercio Miquel Valls José Luis Bonet Fira de Barcelona Cataluña Empresas
El redactor recomienda