ECHA LA CULPA DEL YIHADISMO A “LAS POTENCIAS OCCIDENTALES”

La CUP impide que el Parlament condene por unanimidad los atentados

La formación presentó por sorpresa un texto alternativo que nadie esperaba y que variaba sustancialmente el ya consensuado. No se llegó a un acuerdo y no se votó

Foto: La diputada de la CUP, Anna Gabriel (c). (EFE)
La diputada de la CUP, Anna Gabriel (c). (EFE)

¿Terrorismo? Nada de nada. La Candidatura d’Unitat Popular (CUP) frustró esta semana una declaración institucional del Parlamento catalán contra el terrorismo. Cuando los diferentes grupos políticos se habían puesto de acuerdo en la junta de portavoces y habían pactado el texto de la declaración, la CUP se salió por la tangente y propuso un texto alternativo que dinamitó la iniciativa. En él niega que la solución a los atentados terroristas sea policial o el aumento de la seguridad y da a entender que las potencias occidentales son las culpables de los atentados.

El texto propuesto por la presidenta del Parlamento catalán señalaba que “ante la sucesión de acciones violentas vinculadas al terrorismo que asolan la comunidad internacional”, la cámara catalana “quiere reiterar su rechazo y su enérgica condena, al mismo tiempo que expresa su solidaridad con las poblaciones que han sido víctimas”. Este texto mostraba el compromiso del Parlament “con la lucha contra el estado de inseguridad colectiva que comportan este tipo de acciones. Una lucha que, para ser efectiva, consideramos que ha de ir más allá de la persecución policial y la adopción de medidas de seguridad”. También abogaba por garantizar el respeto a los derechos humanos y, entre otras cosas, “reforzar los valores del republicanismo cívico”.

Este texto no agradó a la oposición. Tanto PP como Ciutadans presentaron mociones que fueron aplicadas sin problema. El partido de Albert Rivera, por ejemplo, abogó por eliminar lo de “republicanismo cívico” y poner en su lugar “valores cívicos”. Y la propuesta del PP incluía la especificación de “terrorismo yihadista” en lugar de “terrorismo” a secas, así como eliminar también el “republicanismo cívico” y cambiarlo por “valores cívicos”.

“Una lucha que, para ser efectiva, no se combate con la persecución policial ni con la adopción de medidas de seguridad”, decía el texto de la CUP

Así pues, los grupos políticos llegaron al final a una propuesta de consenso en la que incorporaban la eliminación del “republicanismo” y aunque en el primer párrafo se referían al terrorismo en general, en el segundo se hacía la mención específica al “terrorismo yihadista”. A la hora de votar, sin embargo, y por sorpresa, la CUP presentó un texto alternativo que nadie esperaba y que variaba sustancialmente el texto ya consensuado. A la CUP le salió la vena anticapitalista e internacionalista e incluso vertió en su declaración algunos de los puntos que figuraban en su programa electoral. Incluso aludía a la erradicación “del imperialismo de las potencias internacionales”.

El papel de la Policía

Los anticapitalistas hablaban en el primer párrafo de acciones violentas “especialmente vinculadas a guerras y terrorismo” y detallaban en el segundo párrafo el compromiso del Parlament “con la lucha contra el estado de inseguridad colectiva que comportan este tipo de acciones y muchos regímenes políticos e intereses económicos internacionales”. Y añadía: “Una lucha que, para ser efectiva, no se combate con la persecución policial ni con la adopción de medidas de seguridad”.

Donde más duros se mostraron fue en el tema de alusiones al terrorismo yihadista y señalaron que esa especificación no podía salir de ninguna manera en el texto. Así, su declaración señalaba que el Parlament considera necesario “conocer la complejidad del contexto en que se producen estas acciones de violencia [aquí eliminaron la alusión a terrorismo yihadista], impedir el tráfico de armas, garantizar el respeto a los derechos humanos; potenciar las actuaciones comunitarias; reforzar los valores del republicanismo cívico y la convivencia de nuestra sociedad; trabajar por el bienestar común y la justicia social; la erradicación de la pobreza, el racismo y el imperialismo de las potencias internacionales y responder a los ataques contra la cohesión social, las libertades y la democracia con más democracia, más libertad y más cohesión social”.

"No contemplaban que las fuerzas y cuerpos de seguridad tienen que actuar. ¿Y cómo se pueden neutralizar los atentados? Esta gente está loca"

Fuentes de la CUP reconocieron a El Confidencial que, efectivamente, habían presentado un texto alternativo que fue rechazado, por lo que se volvió a poner sobre la mesa el texto consensuado con anterioridad y que la CUP rechazó. Y como las declaraciones institucionales han de ser aprobadas por unanimidad, el tema se murió ahí. “Además, nosotros no somos partidarios de declaraciones institucionales, que tienen mucha grandilocuencia pero que, en realidad, no sirven para nada”, subrayaron las fuentes consultadas. 

Fuentes de PP y Ciutadans coincidieron en señalar a El Confidencial que el principal escollo “fue que la CUP se negó en redondo a admitir la alusión al “terrorismo yihadista”. Pero también que “en su texto no contemplaban la posibilidad de que las fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado tienen que actuar. ¿Y cómo se pueden neutralizar, entonces, los atentados? Esta gente está loca”. Fuentes del PSC, por su parte, señalan que el tema fue usado por la CUP para dinamitar el texto. “El texto inicial de la Mesa era bastante neutro. Las aportaciones de PP y Ciutadans no eran muy determinantes y finalmente quedó una declaración asumible por todos. Pero la CUP presentó una declaración que sabía que no podía ser asumida por los demás grupos”. Fue, en términos bélicos, la explosión controlada de una declaración institucional que no agrada a algunos. Una verdadera labor de zapa.

Cataluña

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
13 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios