NO SE RESISTE A SER SÓLO UN CARGO DE REPRESENTACIÓN

Artur Mas da el primer aviso: no será un ‘presidente florero’ del PDC y quiere mandar

"Este partido nace con muy buen pie", ha dicho el expresidente de la Generalitat de Catalunya sobre el proyecto que resulta de la refundación de CDC

Foto: Artur Mas y Neus Munté votan en la jornada electoral del PDC. (EFE)
Artur Mas y Neus Munté votan en la jornada electoral del PDC. (EFE)

El Partit Demòcrata Català (PDC), que sustituye a Convergència Democràtica de Catalunya (CDC), ya tiene nueva dirección: la candidatura oficialista ganó las primarias con el 87,76% de los votos. Más de 8.000 militantes estaban llamados a las urnas entre este viernes y el sábado y acudieron más de 5.400. Ellos escogieron por amplia mayoría a Marta Pascal (que estará apoyada por el diputado David Bonvehí) como su nueva coordinadora general, que estará al frente de una ejecutiva de 12 personas. Y escogieron también a Artur Mas y a Neus Munté (actual portavoz del Gobierno de la Generalitat) como presidente y vicepresidenta no ejecutivos, que obtuvieron más del 95% de los votos. Claro que los últimos se presentaban como tándem en una candidatura única, sin rival posible, mientras que Pascal y Bonvehí sólo tenían enfrente a un candidato, Ignasi Planas, que, para más INRI, pertenece al partido Reagrupament, actualmente englobado dentro del PDC, y que sólo obtuvo el 12,27% de los sufragios.

Ya veremos, ahora, cómo hacer encajar todo el engranaje del PDC en el futuro, porque eso de ser presidente no ejecutivo no agrada a Artur Mas. Lo dejó claro esta tarde, en una comparecencia para valorar la jornada. “Es cierto que tanto presidencia como vicepresidencia no tienen funciones ejecutivas, sino de representatividad. Pero espero que no sea una presidencia decorativa ni ejecutiva, sino que se ha de buscar un punto de equilibrio”. Es un aviso a navegantes: Artur Mas no se conformará con ser ‘florero’ y, aunque los cargos ejecutivos estén en el sanedrín de los 12 dirigentes que encabeza Marta Pascal, él no se quedará al margen, aunque reconozca que una “parte importante del peso político ha de recaer en el comité ejecutivo”.

“Esto va en serio. No es un maquillaje. No es un postureo. Hemos hecho apuestas muy profundas para que esto saliese así. Yo estoy aquí para ayudar. Y lo haré”. A su manera, claro. Puso como ejemplo la primera reunión de la nueva dirección: “Como saben, la presidencia tiene derecho a asistir a las reuniones de la ejecutiva. Pues bien, en la primera reunión, que se celebrará la próxima semana, no estaré yo, sino Neus Munté. Es un mensaje claro de que los jóvenes también lo pueden llevar”. Pero el patriarca está vigilante detrás, moviendo los hilos, le faltó decir.

Marta Pascal explica a los medios los puntos fuertes de su candidatura a la dirección de PDC. (EFE)
Marta Pascal explica a los medios los puntos fuertes de su candidatura a la dirección de PDC. (EFE)

Mas se mostró eufórico tras su elección como presidente. “Este partido nace con muy buen pie”, enfatizó. Habrá que verlo, porque peligra incluso el nombre de PDC y su inscripción por el Ministerio del Interior, que hace seis meses rechazó un nombre similar porque podía inducir a confusión con otros ya existentes. El pie, de momento, tiene un esguince.

En realidad, extraña que Artur Mas insista en esa tesis, máxime cuando en la primera jornada del congreso fundacional le tumbaron los dos nombres que había preparado para el invento. Luego, le obligaron a realizar primarias para ocupar puestos de responsabilidad y le impusieron un régimen de incompatibilidades. Pero hay memorias y memorias, y la de Artur Mas es selectiva. De ahí que esta tarde, tras ser elegido presidente (con una vicepresidenta no ejecutiva que será Neus Munté), se mostrase eufórico con su nuevo proyecto, que también tiene nueva dirección, encabezada por Marta Pascal y David Bonvehí.

“¿Por qué un partido nuevo?”

“Este partido es muy necesario para el conjunto de los catalanes. ¿Por qué un partido nuevo? Porque queremos un país nuevo”, clamó Mas. “Queremos un Estado libre e independiente en el marco de la UE, plenamente integrado. Sé que es un objetivo muy ambicioso, pero es para vivir en un país mejor, porque éste es un proyecto al servicio de la gente”.

Marta Pascal, la ya coordinadora general, afirmó que lo que pretende es “dejar de lado la vieja táctica política y ponernos al servicio de la gente. Tenemos apoyo mayoritario. Lo hacemos con ilusión, fuerza y sin rencor”. Pascal subrayó que el PDC nace con el objetivo de “ganar la libertad y la independencia de este país. Queremos explicar que el Estado no es un objetivo en sí mismo, sino un instrumento para mejorar la vida de los ciudadanos. Por eso, nos ponemos al servicio del president Puigdemont para lograr una mayoría social”.

Artur Mas da el primer aviso: no será un ‘presidente florero’ del PDC y quiere mandar

Pascal afirmó también que “queremos ser referentes políticos del nuevo Estado. No seremos un partido de ideologías, sino de ideas, de gente que aporte mucho. Queremos transcurrir por el carril central del país y haciendo guiños a la derecha y a la izquierda”. Y dejó sentado un curioso precedente, refiriéndose a la polémica de la constitución de la Mesa del Congreso: “No pactaremos de ninguna de las maneras con el PP. No existe ni ha existido ningún pacto con el PP”.

Para el consejo nacional del nuevo partido, ninguno de los candidatos obtuvo más del 50%, por lo que habría que ir a una segunda vuelta. Pero Mercè Conesa, alcaldesa de Sant Cugat y de la Diputación de Barcelona y exportavoz del partido logró el 49,44% de los votos frente al 42,02% del actual consejero de Cultura, Santi Vila. Este último aceptó, sin embargo, retirarse de la carrera y dejar que Conesa presida el máximo órgano de dirección entre congresos.

Cataluña

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
4 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios