el partido no la iba a confirmar como candidata

Cómo el ‘miedo escénico’ de Chacón la llevó a decidir retirarse en unas pocas horas

Tomó la decisión en pocas horas, cuando constató que el partido no la iba a confirmar como candidata y que posiblemente tuviese que ir a unas primarias para encabezar la candidatura de Barcelona

Foto: La diputada socialista Carme Chacón. (EFE)
La diputada socialista Carme Chacón. (EFE)

Carme Chacón se ha ido por la puerta trasera, pero dando un sonoro portazo que ha sentado muy mal en las filas socialistas. Su estrategia y su divismo le jugaron una mala pasada en las últimas horas. El miércoles por la noche, desde el hospital donde se hacía unas pruebas, quemó sus últimos cartuchos y decidió tirar la toalla. Filtró calculadamente la noticia y apagó el teléfono. Sobre las once de la noche, cuando media prensa estaba detrás de la noticia persiguiendo la confirmación, llamaba a Pedro Sánchez y a Miquel Iceta, el líder del PSC, y se iba a su casa.

La decisión había sido tomada en pocas horas, cuando constató que el partido no la iba a confirmar como candidata y que posiblemente tuviese que ir a unas primarias para encabezar la candidatura de Barcelona. Lo que se dirimía ahí era su autoridad, porque por el interior del partido comenzaban a arreciar críticas contra su gestión y nadie había salido a defenderla: se la acusaba de ser un estorbo para el partido, de mirar solo sus propios intereses, de aplastar a sus rivales políticos, de sacar los peores resultados de la historia del PSC... Ante ello, todos callaron. Lo que ella comentó a los informadores en Madrid es que había ido madurando la decisión hacía tiempo, por motivos "políticos" no relevantes que se guardaba, y que la sabía hace un mes el expresidente José Luis Rodríguez Zapatero y su entorno personal. Y que si trascendió la noticia, según decían en su entorno más directo, fue porque un periodista "apreciado" le preguntó y "no le pudo engañar", y antes de que lo adelantara 'El Periódico de Catalunya' pudo hablar con Iceta (más tiempo) y con Sánchez (menos), "y con ambos muy bien". 

“Sin un cierre de filas del partido, no es posible hacer una campaña decente”. Así explicaron los suyos por qué abandonaba. Era el principal motivo, el oficial. “En los últimos días, se han postulado candidatos y en el partido incluso se ha visto esto con simpatía. Por tanto, se siente abandonada. Además, como está demostrado, Pedro Sánchez no cuenta con ella”, explica a El Confidencial un íntimo colaborador de la exministra de Defensa.

Cómo el ‘miedo escénico’ de Chacón la llevó a decidir retirarse en unas pocas horas

Detrás de la decisión, hay una figura de peso: el exsenador Carles Martí, exlíder del PSC en Barcelona, que había pedido primarias para escoger al candidato del 26-J. De hecho, el PSC ha adelantado a este viernes la ejecutiva del lunes con el objeto de decidir si se convocan primarias o, dada la premura de tiempo, que sea el consejo nacional del partido el que elija directamente al candidato de entre los aspirantes.

Esa circunstancia supo a cuerno quemado a Chacón. La presencia de Martí ponía en duda su liderazgo. “Aunque gane las primarias, sospechamos que será por un estrecho margen”, vaticinaba hace pocos días a El Confidencial una persona cercana a Martí. Fuentes muy próximas a Chacón señalan que no tenía "ningún miedo a Martí", que "no representa nada en el PSC" y que fue quien hundió al alcalde socialista Jordi Hereu con su referéndum fallido sobre la reforma de la Diagonal de Barcelona. "Ella es valiente. Se enfrentó en 2012 contra Alfredo Pérez Rubalcaba, contra el aparato del PSOE, contra Prisa, contra la vieja guardia, y perdió por sólo 22 votos, así que las primarias no le asustaban", esgrimen en su defensa.  

“Muy quemada”

Otra de las fuentes consultadas asegura que “está muy quemada por las críticas contra ella. Y ahora se ha visto arrinconada por el partido. Se temía que no se la iba a apoyar convenientemente en la campaña y, ante estas circunstancias, lo mejor es plegar velas”. De ahí que se pueda permitir el lujo de prescindir de un escaño “porque no le hace ni puñetera falta. Puede vivir muy bien sin cargo oficial”.

Cómo el ‘miedo escénico’ de Chacón la llevó a decidir retirarse en unas pocas horas

Todo eso es verdad. En su abandono hay un componente personal, por una dolencia física -una cardiopatía congénita-, pero que le puede permitir mantenerse en el candelero por mucho tiempo. Y, sobre todo, hay un componente político, materializado por el rechazo que ha ido generando en el seno del PSC, donde los últimos años ha remado a contracorriente. En las últimas elecciones, las del 20-D, jugó sus cartas e impuso a sus amigos, relegando para puestos bajos a los candidatos del ‘aparato’ o a sus rivales políticos. Tuvo sus más y sus menos con Pedro Sánchez porque se negaba a incorporar al exportavoz del PSC en el Parlamento catalán Maurici Lucena. Y no le temblaron las piernas para mantener el pulso a Sánchez y a Iceta.

Pero ahora es diferente. La verdadera razón de su abandono es algo más tangible que su despecho con el partido: es el miedo escénico a obtener un mal resultado en los comicios del 26-J. Desde el círculo de la exministra de Defensa lo niegan: "Cuando al PSOE le va mal, nos va mal a todos. Además, consideraba que había una persona que lo podía hacer mejor, Meritxell Batet", secretaria de Estudios y Programas de la ejecutiva federal y casi seguro relevo. "Ella es la persona más indicada en este momento, y Carme va a estar con ella a tope2. La lectura que hacen sus críticos es cruel, pero congruente: si en esas elecciones Chacón repite resultados (el 20-D obtuvo los peores resultados del PSC en unas elecciones generales), su carrera política estaría tocada de muerte: por un lado, las críticas arreciarían; por otro, se truncaría su carrera hacia el liderazgo del PSOE. “¿Puede una candidata que ha fracasado optar a la secretaría general del PSOE? No. Rotundamente, no. Por eso le ha entrado miedo escénico. Le ha entrado vértigo”, subrayan sus detractores. 

En su entorno, en cambio, se asegura que “no estaba entre sus metas liderar el PSOE”. No hay que olvidar, sin embargo, que el puesto de Pedro Sánchez no lo ocupa ella por una veintena de votos, los que le sacó Rubalcaba cuando ambos se enfrentaron en las primarias de febrero de 2012. Ser secretaria general del PSOE es, pues, su asignatura pendiente. Sí reconocen, sin embargo, que “piensa que no aporta nada al partido y que el 26-J se reproducirá el mismo escenario, por lo que deja paso a otro”. Implícitamente, pues, reconocen que algo de miedo escénico hay. Otra cosa es por qué se ha materializado precisamente en estos momentos. Y es que una retirada a tiempo es una victoria.

Cataluña

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
26 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios