cinco temas sobre la mesa en la reunión

Puigdemont exige a Rajoy el referéndum, los intereses del FLA y retirar los recursos

El referéndum ha cobrado nuevamente importancia como una de las herramientas necesarias para legitimar el proceso, porque sin referéndum no hay legitimación

Foto: Fotografía de archivo del jefe del Ejecutivo, Mariano Rajoy, y el presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont. (EFE)
Fotografía de archivo del jefe del Ejecutivo, Mariano Rajoy, y el presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont. (EFE)

El presidente catalán, Carles Puigdemont, llega hoy a Madrid para entrevistarse en La Moncloa con Mariano Rajoy con un cartapacio poco voluminoso pero cargado de temas importantes. En realidad, son cinco temas, pero con calado: que deje a Cataluña hacer su referéndum, que renegocie los intereses del Fondo de Liquidez Autonómica (FLA), que cumpla con las inversiones previstas, que relaje la presión del déficit y que levante algunos de los recursos a normas catalanas que el Gobierno español ha interpuesto ante el Tribunal Constitucional (TC).

El del referéndum es el principal tema que Puigdemont lleva a Moncloa. “Es evidente que Cataluña es un problema político de primera magnitud para España y la solución, en línea con lo que propugnan algunos partidos estatales, es que nos dejen votar. Por eso este será el tema estrella de la reunión, faltaría más”, aseguran a El Confidencial fuentes cercanas a la Generalitat de Cataluña. El referéndum ha cobrado nuevamente importancia (después de haber sido casi descartado del vocabulario de los independentistas) como una de las herramientas necesarias para legitimar el proceso, porque sin referéndum no hay legitimación, y esa idea ha ido calando poco a poco en el ideario soberanista. De ahí que hoy vuelva a estar en el punto de mira de los independentistas como tema prioritario.

La “asfixia financiera” del Gobierno autonómico será el segundo gran tema. Y, especialmente, los intereses del FLA. “Que no engañen al personal. Lo del FLA no tiene nombre. En España todos piensan que nos regalan el dinero, pero lo devolvemos y con intereses abusivos. Y devolver ese dinero de esa forma, planteado en una situación de financiación bajo mínimos, con el ‘Govern’ asfixiado y maniatado, es una ecuación diabólica”, añaden las fuentes.

Puigdemont exige a Rajoy el referéndum, los intereses del FLA y retirar los recursos

Para los nacionalistas catalanes, “no se trata ya del expolio fiscal de 16.000 millones de euros anuales que se lleva el Gobierno central y que no devuelve. Es que tenemos un maltrato fiscal por partida doble: en primer lugar, porque se llevan esos 16.000 millones y no nos dan nada. Y después, porque lo que nos dejan lo hemos de devolver con intereses de mercado”.

El maldito dinero

En este apartado, el presidente catalán pedirá también a su homólogo español dos cuestiones que son importantes: en primer lugar, la reclamación de los incumplimientos del Estado en materia de inversiones, tanto en infraestructuras como en servicios. El maldito dinero vuelve a tener la culpa. Las infradotaciones relacionadas cono la Ley de la Dependencia u otros servicios están lastrando la acción de gobierno de la Generalitat y afectan directamente al Estado del bienestar. “Hoy mismo [ayer para el lector], el presidente de Renfe admitía que el peor servicio de Cercanías de Renfe se da en Cataluña. Y ello es porque no se dota con el suficiente dinero por parte del Estado ese servicio. Ahí es uno de los puntos donde se evidencia el maltrato a que somos sometidos los catalanes”.

Relacionada con esta cuestión, Puigdemont pedirá la revisión del modelo de financiación (por ley, se tendría que haber negociado la financiación hace ya tres años, pero no se han cumplido los plazos), solicitará (como hizo el vicepresidente, Oriol Junqueras, hace poco al ministro Luis de Guindos) un adelanto de lo que le corresponde del Fondo de Competitividad y el cumplimiento de la disposición adicional tercera del Estatuto de Autonomía relativo al porcentaje de inversión en infraestructuras. También le expondrá renegociar todas las financiaciones estructurales para rebajar el gasto público. El aumento del techo de déficit autonómico, que casi todas las comunidades consideran muy bajo, discriminatorio y tremendamente insolidario, será otra de las reivindicaciones que oirá Rajoy de boca del catalán.

"Que no engañen al personal. Lo del FLA no tiene nombre. En España todos piensan que nos regalan el dinero, pero lo devolvemos y con intereses abusivos"

La última gran carpeta de quejas es la “judicialización de la política”. Puigdemont pedirá al presidente español que levante los recursos de algunas de las leyes o decretos que han sido recurridos ante el TC y, por ende, paralizados por el alto tribunal, como es preceptivo si el Gobierno central presenta recurso y lo solicita.

La gota que ha colmado el vaso fue la paralización del llamado “decreto de pobreza energética”, una bolsa de ayuda a familias sin recursos que el Gobierno catalán destinaría a evitar que les puedan cortar la luz, el agua o el gas por falta de pago. “El ‘president’ reivindicará en Madrid que no se limite la acción social por parte del Gobierno central. Con su recurso al decreto de pobreza energética, hay familias pobres que corren el riesgo de quedarse sin los servicios mínimos. Eso, en cualquier lugar normal, sería un escándalo. Y que no digan que es que no se tienen competencias para evitar que la gente pase frío o hambre. Ya no es una cuestión política, sino de simple humanidad”.

Junto a ese recurso, se alinean varias decenas más, por lo que el líder catalán llevará su queja a Rajoy sobre esa judicialización, “que lleva la polémica política al ámbito judicial. Ya no es uno o dos recursos. Es todo el estado de cosas que se llevan adelante y que no dejan funcionar a la Administración catalana”.

Por último, habrá un recuerdo “especial” al último encuentro entre Mariano Rajoy y Artur Mas, que le dejó en su despacho un listado de 21 puntos que deberían abordar Cataluña y España. “A día de hoy, solo se abordó uno de esos puntos y no porque hubiese voluntad, sino como una cuestión colateral. Pero, por lo demás, no ha habido ninguna reacción del Gobierno central ni por activa ni por pasiva”. Otra fuente de la Generalitat añade que “eso ha de cambiar. Nosotros estamos dispuestos al diálogo. Incluso si nuestros interlocutores son sordos, utilizaremos el lenguaje de signos. Pero ha de haber diálogo. Madrid debe escucharnos y normalizar las relaciones”.

Cataluña

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
20 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios