SE FILTRARON DOCUMENTOS DE UN ERE SECRETO

Arde TV3: piden 7 años por filtrar datos y la plantilla amenaza con huelga

Una espectacular operación policial detuvo al acusado y le mantuvo tres días incomunicado. Sus compañeros piden que se retire la acusación porque las pruebas no son concluyentes

Foto: Protestas de trabajadores de la televisión pública TV3 en una foto de archivo. (EFE)
Protestas de trabajadores de la televisión pública TV3 en una foto de archivo. (EFE)

Siete años de cárcel por una filtración de datos. Ésa es la pena que le puede caer a un trabajador de la Corporación Catalana de Medios Audiovisuales (CCMA), el ente que regula los medios públicos de Cataluña (o sea, TV3 y Catalunya Ràdio). Lo pide el fiscal y la propia dirección de la CCMA, lo que ha soliviantado a la plantilla entera. Y todo porque se filtró en el año 2012 la noticia de que la CCMA pensaba hacer un expediente de regulación de empleo (ERE), cosa que, por otro lado, era verdad: el Gobierno de Artur Mas lo negaba y llevaba ese ERE en el más estricto secreto. Con la maniobra, quedaron sus inconfesables intenciones expuestas a la luz pública. Pero quien rompe los secretos oficiales pasa a ser ‘enemigo’ y reo de cárcel y se inició una implacable caza al filtrador.

Los hechos sucedieron de la manera siguiente: el 1 de agosto del año 2012, varios correos electrónicos de trabajadores de TV3 y de Catalunya Ràdio reciben un listado de documentos en los que se plantea el ERE y se asignan a los trabajadores del ente unas supuestas indemnizaciones. Los documentos eran los que manejaba en secreto el presidente de la institución, Brauli Duart. Eso sentó a cuerno quemado en la cúpula de la CCMA y del Gobierno catalán.

En octubre del 2013, tras meses de investigaciones, los Mossos de Esquadra detuvieron a G.C., trabajador del ente, como supuesto filtrador de las informaciones. ¿Las pruebas? Se había accedido a varios correos electrónicos (entre ellos, el del acusado), desde unas plataformas que anonimizan la IP de los ordenadores, pero aún así pudieron determinar que algunas de las intrusiones habían ocurrido desde ordenadores de la propia CCMA y, concretamente, del departamento donde trabajaba G.C. Para las intrusiones que se habían realizado desde fuera, también con plataformas que disimulan la IP, se dio por sentado que también había sido ese trabajador porque cuando se realizaron no se encontraba en su horario laboral. Él siempre negó que fuese el autor de las intrusiones y de las filtraciones.

Los trabajadores retienen a los directivos de TV3 en 2014.
Los trabajadores retienen a los directivos de TV3 en 2014.

Así pues, ni cortos ni perezosos, una espectacular operación policial le detuvo, le revisó su casa y su puesto de trabajo y le mantuvo tres días incomunicado en los calabozos. “Aquello le dejó mal. Desde entonces, ha sufrido un infierno, con bajas permanentes por depresión. Llevamos tres años de calvario y ahora la fiscalía pide siete años de cárcel por descubrimiento y revelación de secretos. Lo que le pedimos a la dirección es que desista. Es una pena desproporcionada lo que se le pide. Aun en el caso de que remotamente hubiese sido culpable, ya ha pagado con creces con lo que ha pasado los dos últimos años”, explica a El Confidencial un compañero de trabajo.

Las posiciones de las partes

Carlos Sánchez Almeida, abogado defensor, señala a El Confidencial que “no existe ninguna prueba que establezca un nexo entre la presunta apropiación de información y mi representado”. El letrado va más allá y subraya que “de hecho, lo que habría que cuestionar es que una información tan trascendente para la plantilla del ente público se estuviese cocinando en el mayor de los secretos. Es muy discutible que tal secreto sea legítimo”. También enfatiza que es muy discutible jurídicamente que un ERE que afecta a toda la plantilla de TV3 pueda considerarse intimidad personal o familiar, que es lo que protege el Código Penal. Y zanja: “El Tribunal Supremo establece en varias sentencias que en el sistema informático de una Administración pública no existe intimidad personal”.

El fiscal Roberto Valverde afirma, en su acusación del 22 de diciembre de 2015, que entre el 26 de mayo y el 1 de agosto de 2012, G.C. utilizó los servicios web Proxy Zendproxy, Hytdemyass y Anonymouse y entre el 4 de junio y el 1 de agosto se sirvió de la red TOR para poder acceder anónimamente a correos de la cúpula de la CCMA. Para ello, se basó en los informes que hicieron los Mossos d’Esquadra. Y especifica que el 1 de agosto, a primera hora de la tarde, el acusado, “además de acceder al buzón de correo electrónico de Brauli Duart, reenvió uno de los correos electrónicos que constaban en el mismo a 80 cuentas de correo electrónico de servicios y trabajadores de la CCMA, de TV3 y de Catalunya Ràdio. El correo electrónico reenviado contenía tres documentos anexos que recogían datos laborales y salariales de trabajadores de las tres entidades indicadas”. La acusación particular de la CCMA, que lleva fecha de 10 de febrero de 2016, copia literalmente el escrito del fiscal.

El presidente de la Corporació catalana de Mitjans Audiovisuals (CCMA), Brauli Duart (i). (EFE)
El presidente de la Corporació catalana de Mitjans Audiovisuals (CCMA), Brauli Duart (i). (EFE)

Pero un informe del experto José Luis Ferrer Gomila, ingeniero superior de Telecomunicaciones y doctor en Informática, además de profesor de Ingeniería Telemática en la Universitat de les Illes Balears, desmonta las tesis policiales. Entre otras lindezas, la policía destacaba que se encontró en los ordenadores de G.C. un programa denominado rcracki_mt para realizar el tipo de ataques a los correos. “Si se observan las capturas de pantalla, se podrá ver que la fecha más antigua de creación de los ficheros de ese programa es de octubre de 2012 (y muchas ya de 2013), es decir, posterior a las fechas de los ataques realizados. Por tanto, no parece que pueda tener ninguna relación con los ataques realizados hasta agosto de 2012”, dice el informe de José Luis Ferrer.

Además, para los ataques descritos se requiere “disponer del fichero que contiene el resumen de las contraseñas. No consta que en el material incautado al señor C. ni en los ordenadores del Departamento del señor C. se hubiera encontrado ninguna información relativa a estos ficheros”.

Campaña y paros previstos

La hermana de G.C. participó en una asamblea de trabajadores de la CCMA de este jueves. La plantilla está dispuesta a todo para frenar el despropósito de una sentencia abusiva. “G. tenía fama de que era un manitas con los ordenadores y con los móviles y por eso fueron a por él. A alguien tenían que cargarle el muerto y por eso tardaron más de un año en realizar la operación policial”, explica una fuente de los trabajadores, que advierte que como algunos compañeros le apodaban ‘El Pirata’ , eso pudo haber influido en la operación.

G. tenía fama de que era un manitas con los ordenadores y por eso fueron a por él. A alguien tenían que cargarle el muerto

Este viernes, comenzó una recogida de firmas a su favor. Estas firmas serán presentadas en la Comisión de Control de la CCMA del Parlamento autonómico el próximo 15 de abril. Una semana más tarde, está convocada huelga para pedir que la CCMA se retire como acusación.

“Lo único que pedimos es que la Corporación desista. Sería suficiente para que la fiscalía también lo haga. Lo hemos pedido los sindicatos, los consejos profesionales y los comités de empresa. Le hemos dicho a Brauli Duart que el procedimiento no aporta nada y no soluciona nada. Su respuesta es que la fiscalía está personada y la CCMA ha de estar ahí. Pero si no es así, este asunto no tendrá una resolución rápida ni beneficiará a nadie”, señala a El Confidencial una fuente del comité de empresa. De momento, lo único que ha provocado es malestar, aunque desde la cúpula de la CCMA se pueda entender como un escarmiento en toda regla.

Cataluña

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
8 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios