ACUSA A DOS ALTOS DIRECTIVOS DE ADMINISTRACIÓN DESLEAL Y ESTAFA

El juez asegura que el Barça encargó espionajes políticos en la época de Laporta

Se realizaron seguimientos a socios, directivos del Barça y “en general, a cualquier otra persona que se tuviera por oportuno”

Foto: El expresidente del FC Barcelona Joan Laporta. (EFE)
El expresidente del FC Barcelona Joan Laporta. (EFE)

El Barça pagó informes políticos durante la época de Joan Laporta. Así lo afirma la magistrada María Antonia Coscollola, titular del juzgado de instrucción número 24 de Barcelona, en un auto dictado este jueves. “Durante los años 2008 a 2011, se satisfizo el pago de facturas por importe total de 408.661,34 euros (emitidas entre el 3 de abril de 2008 y el 25 de octubre de 2010) a la empresa de seguridad e investigación Método 3 Consultoría de Seguridad por determinados trabajos que excedían con claridad del objeto propio de la misma, llegando incluso, en determinadas ocasiones, a abonar trabajos cuyo interés correspondía a terceros ajenos a la entidad que los abonaba, y todo ello con la aquiescencia de las personas autorizadas para su contratación, en concreto los señores Oliver Fontanet y Martorell Villalobos”, dice el auto. El contundente auto ratifica así las informaciones publicadas por El Confidencial.

Los dos referenciados eran el director general, Joan Oliver, y el director de Seguridad, Xavier Martorell, actualmente residente en México. Y ambos incurrieron en presunto ilícito penal al destinar “recursos financieros de la entidad a satisfacer el pago de determinados informes de una agencia de detectives cuyo concreto contenido e interés se aleja mucho de las finalidades propias de la entidad que los abona y se contrae al de determinadas personas que la están instrumentalizando en propio beneficio para obtener determinada información que, en cualquier caso, debiera haber sido satisfecha con cargo a su patrimonio personal”. De ahí que los acuse de “administración desleal”.

Según la magistrada, Oliver encargaba los trabajos a través de Martorell, sin que la junta directiva del Barça tuviera conocimiento, ya que tenía el poder delegado por Laporta y la Junta de tomar las decisiones pertinentes. De esa manera, se realizaron seguimientos a socios, directivos del Barça y “en general, a cualquier otra persona que se tuviera por oportuno”. De ahí que concluya que Oliver abusó “de las facultades asociadas a su cargo, abuso que no se contrajo simplemente a un directo apoderamiento de fondos de la entidad, ni a la obtención de un beneficio económico inmediato, sino a algo más sutil, cual es que dicho pago de facturas estaba asociado a ‘finalidades totalmente desvinculadas del objeto e intereses de la entidad querellante’, entre ellas ‘el seguimiento de personas o la realización de informes con el propósito de favorecer una determinada candidatura a la presidencia’”. De ahí que acuse a los dos directivos de administración desleal.

La “relación especial” con Método 3

El director de Seguriddad Xavier Martorell. (EFE)
El director de Seguriddad Xavier Martorell. (EFE)

El auto detalla también cómo se realizaron muchos de los informes tras la declaración del detective Julián Peribáñez, que había trabajado para Método 3. Y por ello acusa a Martorell también de “delito continuado de estafa”. Señala, por ejemplo, que “el señor Martorell presentó al cobro al FC Barcelona –para la que prestaba sus servicios- trabajos verificados por la entidad Método 3 que venían referidos a concretos seguimientos e informes relativos a concejales y funcionarios del Ayuntamiento de Sant Cugat, y en los que únicamente podía tener interés el propio señor Martorell. Y ello lo hizo abusando de su especial relación profesional con la entidad perjudicada, pues Xavier Martorell era jefe de seguridad de la misma y tenía funciones ejecutivas, con dominio de dicha área”.

También destaca la “singular” relación del directivo culé con la agencia de detectives, “pues en el mes de febrero de 2011, mientras el citado ostentaba un cargo público en la Generalitat de Cataluña, Método 3 habría alquilado en modalidad de renting un vehículo de alta gama, abonando las cantidades mensuales de dicho alquiler y reseñándose como conductor habitual del mismo al señor Martorell, y a mayor abundamiento de la relación entre el FC Barcelona y Método 3, empezó con el señor Martorell y cesó precisamente cuando éste dejó de ser jefe de seguridad”.

La jueza señala que las investigaciones encargadas a la agencia “no lo fueron a título gratuito, a pesar de lo defendido por el señor Marco [se refiere a Francisco Horacio Marco, propietario de Método 3], sino que fueron expresamente encargados por el señor Martorell y pagados” por el Barça.

El auto indica que “en conclusión, la fase de instrucción y las diligencias practicadas durante la misma permiten afirmar la existencia de indicios de que ambos imputados, entre los años 2008 a 2011 utilizaron los recursos económicos de la entidad en beneficio propio y exclusivo, y además en el caso de Xavier Martorell de que con ánimo de lucro e interviniendo engaño, indujo a la entidad [el Barça] a realizar actos de desplazamiento patrimonial en perjuicio del FC Barcelona y en beneficio exclusivo de aquél”.

El texto destaca que hay 28 investigaciones “que se ajustan a los intereses de la entidad”, mientras que hay otras 30 facturas “que amparan trabajos cuyo contenido concreto se sigue desconociendo” y otras 29 que “no se ajustan a los intereses generales” del Barça. Cinco de estas facturas corresponden a investigaciones “relacionadas con los señores Francisco Javier Amador Pitarch, Marc Giró Mut y Juan Bautista Recasens Guinot”. Estos tres eran concejales de Unió Democràtica (UDC) en el Ayuntamiento de Sant Cugat.

Además, hay facturas que se sustituyen por otras con supuesto diferente objeto para camuflar los espionajes, tal y como se desprende de un detallado informe policial de la UDEF y de las declaraciones de Peribáñez. Entre otras investigaciones, los directivos del Barça pagaron informes sobre el entonces dirigente de Convergència Felip Puig y sus hermanos, sobre el partido Reagrupament, en el que quería ‘aterrizar’ Joan Laporta, sobre periodistas, sobre el promotor de la moción de censura en el Barça, sobre Sandro Rosell, (que entonces ni siquiera había anunciado su candidatura a la presidencia), sobre el exvicepresidente culé Ferran Soriano o sobre jueces. El auto termina acordando la continuación del procedimiento judicial y dando traslado al fiscal y a las acusaciones personadas (el Barça está personado en esta causa, ya que la asamblea de compromisarios así lo acordó) para que formulen escritos de acusación y soliciten la apertura de juicio oral.

Cataluña

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
4 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios