TRIDENTE CONTRA EL LÍDER DE LA FORMACIÓN MORADA

'Operación Reina Maga': cómo Ada Colau quiere hacerle la cama a Pablo Iglesias

Una comunicación interna elaborada por militantes de Podemos de Cataluña es muy explícita: "Ada Colau se ha propuesto llegar a la Presidencia del Gobierno desde el municipalismo"

Foto: El líder de Podemos, Pablo Iglesias, y la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau. (Reuters)
El líder de Podemos, Pablo Iglesias, y la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau. (Reuters)

A Pablo Iglesias comienzan a crecerle los enanos. Y no son solo sus rivales políticos los que le ningunean: dentro de Podemos comienza a sufrir en propia carne los embates de ciertos sectores que quieren cortarle las alas. Una de sus principales ‘enemigas’ es la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, que esta semana presentó los ejes principales de lo que sería una fuerza suprapartidista de izquierdas para Cataluña, con el objetivo de iniciar el asalto a la Generalitat.

En palabras de miembros de Podemos, lo que pretende la alcaldesa de Barcelona es una operación que va más allá del posicionamiento puntual de Barcelona en Comú, la plataforma que ganó las elecciones municipales englobando a Podemos, ICV, Equo y Congrés Constituent. Una comunicación interna elaborada por militantes de Podemos de Cataluña es muy explícita: “Ada Colau se ha propuesto llegar a la Presidencia del Gobierno desde el municipalismo”. Sería lo que algunos irónicamente califican como ‘operación Reina Maga’ y otros llaman ‘operación Reina Ada’.

'Operación Reina Maga': cómo Ada Colau quiere hacerle la cama a Pablo Iglesias

¿Cómo hará Colau para lanzar ese órdago? Muy sencillo: buscarse aliados en otras partes de España. “Su estrategia, bien pensada, ha pasado por aliarse con Beiras para condicionar el acuerdo de Cataluña al de Galicia”. Beiras no es otro que Xosé Manuel Beiras, factótum de Anova, el partido coaligado con Podemos y Esquerda Unida en las Mareas gallegas, considerado el otro barón territorial de peso con el que topan los podemitas. Pero algunas fuentes también engloban en esta operación a otra gran aliada de Colau que acabaría de hacer presión sobre Iglesias: Compromís, otra formación ajena con la que Iglesias se alió en Valencia en una candidatura de ‘confluencia’. Un tridente que busca arrinconar a Pablo Iglesias y que le coarta a la hora de decidir temas que afecten a determinados territorios. La intención es condicionar sus movimientos también en temas programáticos y no solo territoriales.

Los militantes de la formación morada destacan que la continuada presencia de Beiras en actos de Cataluña durante el otoño fue “un órdago” al líder de Podemos. Se trataba de lanzar un mensaje a Iglesias y a los suyos de unidad de los barones, de visualizar su fuerza y el frente territorial.

El portavoz de Anova, Xosé Manuel Beiras. (EFE)
El portavoz de Anova, Xosé Manuel Beiras. (EFE)

Pero, aseguran los críticos podemitas sobre su socia, “paralelamente, [Colau] está destruyendo a Podemos en Cataluña, con la absorción del partido en Barcelona, su feudo más fuerte, y alineándose con ICV en las pasadas elecciones municipales para que solo hubiese dos concejales morados en el ayuntamiento”. De esos dos concejales, Raimundo Viejo pasó a engrosar la candidatura del 20-D, por lo que ahora “solo queda Laura Pérez”.

En otras palabras: aunque se achaca a Podemos el Ayuntamiento de Barcelona (lo mismo que el de Madrid), en realidad, Iglesias solo tiene un concejal.

Pero eso no es todo. Colau supo mantenerse en un discreto segundo plano durante la campaña de las elecciones autonómicas del 27 de septiembre, sabiendo que los resultados podrían no acompañarla debido a la marea independentista que amenazaba con ganar de calle y barrer a todos sus rivales. Al final, no fue tan fiero el león y Catalunya Sí que es Pot (CSQEP) acabó en un meritorio tercer lugar, tras Junts Pel Sí y Ciutadans.

Vetos a concejales

Lo grave, acusan los podemitas, es que Colau ha utilizado su influencia y su posición en el consistorio para incidir en las autonómicas, llegando a vetar la presencia de concejales en actos de la candidatura de CSQEP. En otras palabras, si la jefa no se mojaba, sus soldados tampoco. De ahí que denuncien ante la cúpula de Podemos que “entre sus comportamientos están los vetos a personas en las listas, como al propio coordinador general de ICV, Joan Herrera, o la amenaza a concejales de Podemos e ICV por participar en actos de campaña de Catalunya Sí que es Pot”.

La alcaldesa, en cambio, reservó sus fuerzas para las generales, con la intención de blindarse un espacio específico en el panorama político nacional a través de Podemos. Colau venció a Iglesias ya en su primer combate: hizo que el nombre fuese En Comú Podem. Para los militantes podemitas de Cataluña, eso fue la “primera afrenta”, además de una “traición” de Iglesias a sus bases, porque “en verano, celebró unas votaciones en las que preguntaba a sus inscritos si aceptarían confluencias con otros partidos a las elecciones generales “ y el resultado fue que se daba luz verde a las confluencias siempre y cuando el nombre de la candidatura comenzase por la palabra Podemos.

El portavoz del grupo parlamentario de Catalunya Sí que es Pot, Joan Coscubiela. (EFE)
El portavoz del grupo parlamentario de Catalunya Sí que es Pot, Joan Coscubiela. (EFE)

En el escrito anteriormente citado (que fue elaborado a punto de comenzar la campaña electoral de las generales), los miembros de Podemos Cataluña se quejan de que “en las listas del 20-D, y a pesar de que Podemos había celebrado sus propias primarias, la primera persona del partido morado que aparece va de número cinco y será Raimundo Viejo, un profesor de Ciencias Políticas que hasta ahora era concejal en el Ayuntamiento de Barcelona”, del que se subraya su descontento “ante los desmanes y el ninguneo continuo al que le han sometido la alcaldesa y su corte. Y es que las maneras de actuar de Ada Colau, su compañero, Adrià Alemany, y sus seguidores, entre los que destacan Gerardo Pisarello, Eloi Badia, Jaume Asens y Manuel Simarro, no son precisamente nueva política”.

“En las generales, le ha tocado pagar el pato a ICV. Ya vulnerables por los resultados de las catalanas, [Colau] se ha propuesto acabar con los ecosocialistas para ser el único referente potente en Cataluña y seguir su ascenso en el asalto a los cielos. Y esta vez lo hace acompañada de Procés Constituent, un actor prácticamente extinto pero con buenos cuadros, a los que Colau quiere captar. Así, ellos han puesto el número uno y el número dos de la lista, Xavier Domènech y la enfermera Marta Sibina, compañera del diputado de Catalunya Sí que es Pot Albano Dante. Además, están vetando a personas que podrían ir en la lista por no considerarlas suficientemente soberanistas”. Procés Constituent es el partido liderado por la monja Teresa Forcades, a la que se le acaba de negar la entrada en Israel y que, tras colgar los hábitos temporalmente para optar por la política, no pudo formar parte de ninguna candidatura porque las bases de su formación decidieron no acudir ni a las autonómicas ni a las generales.

Cataluña

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
19 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios