RELEVANTES AUSENCIAS DEL MUNDO DEL DINERO

Perfil bajo del mundo empresarial en la toma de posesión del presidente de la Generalitat

La agenda claramente independentista del nuevo máximo dirigente catalán ha coincidido con una ausencia más que notable de empresarios en la concurrida toma de posesión ayer en el Palau

Foto: El nuevo presidente catalán recibe los aplausos de los invitados durante el acto de toma de posesión. (EFE)
El nuevo presidente catalán recibe los aplausos de los invitados durante el acto de toma de posesión. (EFE)

El mundo empresarial ha preferido pasar de puntillas por la toma de posesión de Carles Puigdemont como nuevo presidente de la Generalitat. La agenda claramente independentista del nuevo presidente catalán ha coincidido con una ausencia más que notable de empresarios, además de altos directivos y representantes de multinacionales. Entre los más de 400 asistentes al Palau de la Generalitat había muy poco poder económico y menos Ibex-35.

Las patronales fueron lo más presente del mundo empresarial encabezados por el presidente de Fomento del Trabajo, Joaquim Gay de Montellà; el de Pimec, Josep González; y el de la patronal de Terrassa, Cecot, Antoni Abad. También  el director general de La Caixa Jaume Giró, y el presidente de Abertis, Salvador Alemany, si bien este último acudió como representantes del consejo asesor económico de la Generalitat, Carec. Ambos destacaron el carácter institucional

Ausencia de los presidentes de CaixaBank y del Banco Sabadell. Tampoco, el banco español con mayor presencia en Cataluña, el BBVA –que compró Catalunya Caixa y ha absorbido la mayor parte de las antiguas cajas catalanas–. Ni el presidente de Seat ni de otras multinacionales extranjeras hicieron acto de presencia. Por su parte, Gas Natural estuvo representado por uno de sus directores generales.

Y perfil muy bajo de otras grandes empresas, algunas de las cuales optaron por enviar a sus jefes de prensa. Algunos de estos, consultados por la ausencia de sus superiores, la han justificado por la precipitación con la que se había convocado el acto. Las invitaciones se enviaron hace unas 48 horas. Y las agendas de este tipo de empresarios siempre es complicada.

La mayor presencia de poder económico en el acto estuvo representada por la Cámara de Comercio de Barcelona y por la mayor parte de las patronales

Sí que estuvieron los representantes diversas instituciones económicas entres las que destacó el presidente del Cámara de Comercio de Barcelona, Miquel Valls.

Otros empresarios presentes en el acto han sido del vicepresidente de Applus, David Madí –amigo personal de Artur Mas–; el presidente de Husa, Joan Gaspart, cuya empresa salió recientemente del concurso de acreedores; el presidente de la promotora Vertix, Felip Massot; y el socio de consultoría del bufete de Miquel Roca, Francesc Homs –ex conseller de Economía de la última época Pujol–; y el cazatalentos, Luis Conde. También fue  al acto el consejero del Banco de España y economista Guillem López Casasnovas.

Los republicanos, a parte

La ausencia de poder empresarial no fue la única anomalía económica de la toma de posesión. Al finalizar el acto se ofreció un refrigerio en el Pati del Tarongers, una galería gótica a pocos metros del Saló de Sant Jordi, donde Puigdemont había tomado posesión. Mientras se bebía cava y los entusiastas asistentes felicitaban a Puigdemont, y mostraban su apoyo a Artur Mas; y se fotografiaban con ambos y se hacían ‘selfies’, los miembros de ERC brillaban por su ausencia.

Perfil bajo del mundo empresarial en la toma de posesión del presidente de la Generalitat

Al mismo tiempo, ajenos a ese regocijo, sin dejar salón de Sant Jordi, el líder de ERC, Oriol Junqueras, había organizado su propio corrillo, mucho más reducido y donde no llegaban ni el cava ni los aperitivos. Allí se encontraban entre otras la diputada y número dos de ERC, Marta Rovira; el diputado especializado en temas económicos, Pere Aragonés; y el futuro conseller de exteriores, Raül Romeva. El único convergente despistado que seguía en el Salón de Sant Jordi, sin importarle el partidismo escénico, era el secretario general de Presidencia y hombre de Artur Mas, Jordi Vilajoana.

La ironía es que Junqueras acumulará el mayor poder que ha tenido nunca ERC en la Generalitat desde la época de Lluís Companys. Además de la vicepresidencia económica, los republicanos dirigirán las áreas de Sanidad –la más importante en nivel de gasto–; Justicia, Agricultura, Trabajo y Exteriores. Tal vez, conscientes de las dificultades que les esperan, se mantuvieron al margen de la fiesta general.

Cataluña

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
4 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios