LA CUP CREE QUE JUNQUERAS UTILIZA aL 'PRESIDENT'

La diabólica estrategia de ERC: dejar caer a Mas… pero que parezca un accidente

Desde la formación anticapitalista se acusa directamente al líder republicano de utilizar a la CUP como pantalla para segar directamente la hierba bajo los pies del 'president' Artur Mas

Foto: El presidente de Esquerra Republicana de Catalunya (ERC), Oriol Junqueras. (EFE)
El presidente de Esquerra Republicana de Catalunya (ERC), Oriol Junqueras. (EFE)

La política catalana se asemeja cada día más a una novela de intriga. A la sorprendente situación creada por el 'empate técnico' en la asamblea de la Coordinadora d’Unitat Popular (CUP) el pasado domingo día 27, se suma la expectativa generada para el 3 de enero, cuando la formación radical reúna a su dirección y decida finalmente si da luz verde a la investidura de Artur Mas o la rechaza. En este último supuesto, se tendrían que convocar nuevas elecciones para principios del mes de marzo. Serían los cuartos comicios autonómicos en solo cinco años.

La cuestión está en a quién le interesan elecciones ahora. Una fuente cercana a la dirección de la CUP explica a El Confidencial que “contrariamente a lo que pueda parecer, nosotros no seremos los más beneficiados con la convocatoria de elecciones adelantadas”. Y esa fuente apunta directamente a Esquerra Republicana de Catalunya (ERC).

“¿Por qué te crees que ERC y Oriol Junqueras han blindado a Artur Mas como el candidato, sabiendo que la CUP lo rechaza? Porque con ello, Junqueras espera estirar tanto la cuerda que nosotros tengamos que decir que no y provoquemos nuevas elecciones. Así, quedaríamos como los malos de la película y ERC como el aliado fiel a sus pactos. Pero quien más ganaría sería Junqueras, que va directo a ganar las elecciones de marzo”. En otras palabras: desde el partido radical se acusa directamente al líder republicano de utilizar a la CUP como pantalla para segar la hierba bajo los pies del ‘president’.

Asamblea de la CUP. (EFE)
Asamblea de la CUP. (EFE)

No hay que olvidar que el principal escollo de las negociaciones es el nombre del candidato a ‘president’. La CUP se ha mantenido reacia a apoyar la investidura de Mas debido a su vinculación con Convergència Democràtica de Catalunya (CDC), partido que mantiene abiertos seis procedimientos judiciales por corrupción. El núcleo duro de los cuperos insiste todavía en no investir a ningún dirigente de Convergència, aunque otros sectores de la formación radical son partidarios de permitir la investidura para no hacer descarrilar el proceso de independencia. De ahí que en los círculos internos de la CUP se critique el hecho de que Artur Mas haya vinculado el proceso a su persona y se presente como un mártir y víctima de la situación.

Junqueras, preparado

Para los radicales, “la estrategia de Esquerra es diabólica: es provocar elecciones adelantadas pero que parezca que el culpable es la CUP”. En otras palabras: consumar la acción, provocar repetición de elecciones pero que parezca un accidente. O, lo que es lo mismo, plantear la candidatura de Artur Mas exclusivamente, sin alternativa posible, sabiendo que existe un alto porcentaje de posibilidades de que la CUP no lo acepte y niegue la investidura, por lo que habría que ir a comicios adelantados. “Esa estrategia parte de la base de que tienen un pacto de legislatura, de que Mas es su candidato y de que la alternativa son unas nuevas elecciones”, añaden las fuentes.

El 'president' en funciones, Artur Mas. (EFE)
El 'president' en funciones, Artur Mas. (EFE)

Desde las filas de ERC, se niega la mayor. “Hay unos pactos que hemos firmado y los hemos mantenido”, afirman. Sin embargo, en el acuerdo oficial no consta en ningún lado que se tuviese que blindar a Artur Mas como candidato. “No se plasmó en el papel, pero se oficializó incluso en rueda de prensa”, dicen las fuentes.

Otras fuentes republicanas consultadas señalan que Oriol Junqueras ha dejado la alcaldía de Sant Vicenç dels Horts para dedicarse con mayor ahínco a la labor política “nacional”. Su intención es dedicarse de lleno a controlar el área económica del nuevo Gobierno catalán que encabece Artur Mas, “porque está convencido de que la CUP dará luz verde a la investidura este domingo”.

En caso de que no sea así, el plan B es prepararse para las elecciones del mes de marzo. Y ahí sale ganando: Esquerra espera vencer de calle en los comicios, incluso a una distancia importante de Convergència, rozando los 40 escaños (los convergentes, muy probablemente bajen de los 30). Sería un hito histórico que, por primera vez desde el inicio de la Transición, una fuerza independentista ganase las elecciones autonómicas. Y en ese caso, Junqueras sería el probable nuevo ‘president’. Su cese como alcalde, pues, no habría sido en vano.

Cataluña

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
27 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios