la cúpula de erc anuncia el acuerdo a sus mandos

Mas pacta con la CUP su investidura tras el 20-D a cambio de quitarle poder ejecutivo

No habrá elecciones anticipadas en Cataluña, y Mas, con meros poderes representativos y con Junqueras de vicepresidente económico, será investido gracias a la abstención de la CUP tras el 20-D

Foto: El presidente de la Generalitat, Artur Mas (i), saluda a Raül Romeva (2i), en presencia de Oriol Junqueras (d), Jordi Sánchez (3i), y Antonio Baños. (EFE)
El presidente de la Generalitat, Artur Mas (i), saluda a Raül Romeva (2i), en presencia de Oriol Junqueras (d), Jordi Sánchez (3i), y Antonio Baños. (EFE)

La dirección de ERC hizo saber el pasado martes a sus cuadros que Artur Mas será el próximo presidente de la Generalitat. “Ya está todo pactado”, anunciaron en varias reuniones internas del partido. Confirmaban que ya existe un acuerdo con la Candidatura d’Unitat Popular (CUP) para que esta permita que Mas sea investido, aunque no en primera votación. Posiblemente será después de las elecciones del 20 de diciembre.

Fuentes republicanas confirmaron a El Confidencial que la dirección del partido afirma que solo hay un condicionante para permitir esa investidura: “Que el presidente no tenga mando, que sea simplemente un cargo representativo”. La cosa es difícil, porque la ley prevé que el presidente es ejecutivo. “Todo depende de lo que se negocie. Y lo que se ha negociado es que Artur Mas tendrá casi un cargo honorífico”, insisten las fuentes conocedoras del acuerdo.

El acuerdo permitirá evitar "otras elecciones en el primer trimestre de 2016, que no las quiere nadie, y salvar la oposición de la CUP y al propio Artur Mas" aunque su cargo sea sólo para figurar y "salvar los muebles”. Antonio Baños, líder de la CUP, reiteró ayer que no van a apoyar la investidura de Mas "ni en primera ni en segunda votación". Sin embargo, eludió contestar si pensaban abstenerse. Entonces, Mas solo necesitaría la 'ausencia' de dos diputados de Catalunya Sí que es Pot en la votación definitiva (ya hubo cinco que votaron a favor de la elección de Carme Forcadell como presidenta del Parlament) o que dos diputados de la CUP le voten "a título individual". 

Junqueras, vicepresidente y purga de consejeros 

En la negociación pactada para investir a Mas con la abstención de la CUP se englobaría también una división del Gobierno en dos grandes bloques: uno, del área económica, que quedaría bajo la supervisión de Oriol Junqueras, líder de Esquerra, para quien se ha reservado el cargo de vicepresidente. El otro, del área social, quedaría bajo el control de la actual consejera de Bienestar Social y portavoz del Govern, Neus Munté, que aunque es de Convergència proviene de la UGT y nunca ha tenido cargo de relevancia en el partido, por lo que los radicales de la CUP aceptan que continúe en el Gobierno.

Antonio Baños reitera que no votará a Mas y apuesta por una figura de consenso

De escena desaparecerían algunos de los consejeros ‘marcados’, como Felip Puig (Empresa), Andreu Mas-Colell (Economía), Francesc Homs (Presidencia), Germà Gordó (Justicia), Jordi Jané (Interior) o Boi Ruiz (Sanidad). El de Territorio, Santi Vila, pasaría a Cultura, mientras que el exsocialista Ferran Mascarell, que ahora ocupa esta cartera, quedaría también fuera del Ejecutivo.

Los dos últimos días, los rumores sobre este pacto han ido en aumento, hasta el punto de que el presidente del grupo parlamentario de Junts Pel Sí, Jordi Turull, no tuvo más remedio que comentar alguna cosa en los pasillos del Parlamento. “La figura del ‘president’ es muy relevante y nadie pretende disminuir su papel”, dijo, para subrayar que “en Cataluña hemos tenido presidentes fusilados y presidentes querellados por consultar al pueblo, nunca presidentes floreros”.

Ilustración: Raúl Arias.
Ilustración: Raúl Arias.

Presidente mártir, no "presidente chorizo"

a alusión a los "presidentes querellados por consultar al pueblo" va dirigida, como no podía ser de otra forma, a Artur Mas, que no las tiene todas consigo. De hecho, el ‘president’ ha comentado en más de una ocasión a sus íntimos que no descarta acabar en la cárcel. “Es que está convencido”, enfatiza uno de estos amigos a El Confidencial.

Es más: la lectura que hacen de la galopada hacia el independentismo los últimos meses ahonda en esta tesis. “Sabe que está marcado y que no falta mucho para que pueda ir a la cárcel. Pero quiere ir como 'presidente mártir’, no como ‘presidente chorizo’ (por el 3%). Su objetivo es justificar el encarcelamiento con un motivo político, con lo que su hoja de servicios quedará impoluta”, explica otra persona cercana al dirigente catalán.

Cataluña

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
103 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios