el clan de los pujol en entredicho

Pujol ya sabe lo que es la UDEF

"¿Qué coño es esto de la UDEF?", preguntó el antaño 'molt honorable' en una suerte de retórica despectiva que parecía tener el objetivo de echar un pulso a la unidad anticorrupción de la Policía

Foto: El expresidente de la Generalitat Jordi Pujol. (EFE)
El expresidente de la Generalitat Jordi Pujol. (EFE)

En enero de 2013, el expresidente de la Generalitat, Jordi Pujol i Soley, escupió en directo durante una entrevista concedida a Susanna Griso uno de los exabruptos más repetidos desde el "por qué no te callas" que le soltó el rey Juan Carlos al desaparecido Hugo Chávez. "¿Qué coño es esto de la UDEF?", preguntó el antaño 'molt honorable' líder catalán en una suerte de retórica despectiva que parecía tener el objetivo de echar un pulso de popularidad a la unidad anticorrupción de la Policía Nacional.

Pujol i Soley soltó la incorrección ante la opinión pública a cuenta de las informaciones que por aquel entonces empezaban a salpicar en los medios y que señalaban que había una investigación policial abierta en torno a los turbios negocios de la familia. La salida de tono en antena, sin embargo, no fue contestada por nadie en ese momento, porque para empezar la UDEF no tiene portavoz, pero sobre todo porque este departamento policial no juega en la liga de los políticos. La UDEF, al más puro estilo Cristiano Ronaldo, habla en el campo.

Jordi Pujol: "¿Qué coño es esto de la UDEF?"

Tras meses de trabajo, comisiones rogatorias, informes de inteligencia, investigaciones complejas, comprobaciones y labores de campo, los funcionarios de la Unidad de Delitos Económicos y Fiscales (UDEF), apoyados por la Fiscalía Anticorrupción, persuadieron al juez de la Audiencia Nacional José de la Mata, que no es hueso fácil de roer, de que era necesario registrar varios domicilios y sedes empresariales vinculadas al círculo de amistades del clan de los Pujol. Entre ellas, la del 'expresident', que durante estos días acogía a su hijo Jordi Pujol Jr., quien se recupera de una lesión y sobre quien se centran las pesquisas dirigidas por el magistrado. Agentes de la UDEF llamaron, por lo tanto, a la casa del hombre que no les conocía. Y no para presentarse, porque ellos juegan en otra liga, sino para seguir el rastro de los billetes que el vástago mayor llevaba a Andorra en metálico.

Como dijo el político de moda, Albert Rivera, con sospechosa sonrisa, "ahora la UDEF está sentada en el portal de su casa, señor Pujol". "Esa es la UDEF, la que está detrás de la pista del dinero que usted y sus hijos parece ser que tienen en paraísos fiscales", incidió el líder de Ciudadanos durante una rueda de prensa que tuvo lugar mientras la policía aún registraba viviendas y sociedades mercantiles. 

Pujol, por fin, ha puesto cara a la UDEF, una unidad que durante los últimos años ha mantenido en jaque no solo a los políticos catalanes, sino a todos los que en algún momento de su carrera se atrevieron a jugar con la línea de la legalidad. Los funcionarios anticorrupción de la Policía Nacional han osado investigar al Partido Popular mientras esta formación sostenía el Gobierno de España (Gürtel), han hecho temblar a los socialistas que han gobernado Andalucía durante más de 30 años (operación Edu) y han emprendido más de 80 operaciones contra el blanqueo de capitales, el tráfico de influencias o el cohecho practicado por políticos, empresarios y mafiosos de todo tipo.

En esta ardua tarea, la UDEF ha sufrido presiones -evidentemente, estamos hablando de política- que provenían de todos los frentes. Pero han ido haciendo costra y aprendiendo a torear los envites. Los policías y sus jefes se han mantenido firmes, sujetando con fuerza con una mano el mango de la sartén que la ley les conmina a agarrar y, con la otra, asiéndose a los principios profesionales como única brújula y clavo ardiente.

Cataluña

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios