TODA LA OPOSICIÓN CRITICA LA RESOLUCIÓN DE JxS Y LA CUP

Los independentistas, firmes: “Esto va en serio y ellos lo saben. No hay marcha atrás”

Hay algunos puntos que evidencian la posibilidad de que haya ‘choque de trenes’ entre el Gobierno catalán y el español. Por ejemplo, prevé comenzar la tramitación de las leyes de Hacienda Pública

Foto: Manifestación independentista en Barcelona. (AP)
Manifestación independentista en Barcelona. (AP)

La desafección de una parte de Cataluña hacia España vivió ayer otro episodio con la presentación en el Parlamento autonómico de la polémica declaración de “inicio del proceso constituyente” de Cataluña como Estado independiente, firmada por los grupos parlamentarios de Junts pel Sí y la Candidatura d’Unitat Popular (CUP). La resolución se quiere llevar al primer pleno del nuevo Parlamento, previsto para la próxima semana o, en último término, votarla el lunes día 9 de noviembre, justamente antes de la sesión de investidura del que ha de ser nuevo presidente de la Generalitat.

“Lo que se inicia ahora es una nueva etapa política. La resolución que hemos presentado no tiene consecuencias jurídicas, pero sí políticas. Tiene el mismo alcance que la resolución soberanista que aprobamos para reclamar un referéndum y que culminó con la consulta del 9N. O sea, esto va en serio y ellos lo saben. No hay marcha atrás. Y si quieren echar gasolina al fuego, allá ellos”, dice a El Confidencial una fuente cercana a Junts pel Sí, refiriéndose al Gobierno español.

El presidente del Gobierno durante su intervención de ayer. (Efe)
El presidente del Gobierno durante su intervención de ayer. (Efe)

Estas fuentes son particularmente críticas con Mariano Rajoy. “La salida hoy [ayer para el lector] en una rueda de prensa improvisada no es más que un acto de campaña de Rajoy. ¿La novedad que tiene es que impugnará la resolución? ¡Pues qué novedad!. Pensábamos que iba a decir que impediría que se aprobase”.

Fuentes de la CUP consultadas por este diario coinciden con Junts pel Sí en su análisis. “Queríamos que hubiese un establecimiento del terreno de juego del nuevo Gobierno –señalan las fuentes-. Y suponemos que alguna reacción habrá en el Gobierno español, que hasta ahora no ha reconocido el conflicto democrático de Cataluña ni nos ha dejado realizar el referéndum”.

Desde Junts pel Sí aseguran también que “en nuestro programa electoral ya decíamos claramente que esta resolución sería el primer acto del nuevo Parlamento, por lo que no sabemos de qué se sorprenden. Lo único que hemos hecho es empezar a cumplir con nuestro programa electoral. Ése era nuestro compromiso y lo hemos llevado a la práctica”.

Hay, sin embargo, algunos puntos que evidencian la posibilidad de que haya ‘choque de trenes’ entre el Gobierno catalán y el español. Por ejemplo, prevé comenzar la tramitación de las leyes de Hacienda Pública Catalana, de la Seguridad Social Catalana y la Ley del Proceso Constituyente, piedra angular de la hoja de ruta secesionista. Otro de los puntos aboga por que “el proceso de desconexión democrática no se supeditará a las decisiones de las instituciones del Estado español, en particular del Tribunal Constitucional”. Y, por último, insta al Gobierno catalán a “cumplir exclusivamente aquellas normas emanadas de esta Cámara, legítima y democrática, con el fin de blindar los derechos fundamentales que puedan estar afectados por las decisiones del Estado español”.

La candidatura de Junts pel Sí. (Efe)
La candidatura de Junts pel Sí. (Efe)

“O la unilateralidad o la parálisis”

¿Qué quiere decir eso? En la CUP lo tienen claro: “Tenemos leyes fundamentales para gobernar que están recurridas y suspendidas por el Tribunal Constitucional. Es una vergüenza, por ejemplo, que se haya suspendido el decreto de pobreza energética que sólo quiere ayudar a personas en dificultades económicas a pagar sus facturas. Desde el Estado español se ha alimentado siempre la conflictividad institucional recurriendo la mayoría de leyes y decretos de Cataluña. Ante eso, sólo podemos optar entre la unilateralidad o la parálisis. Y, evidentemente, optamos por la unilateralidad. La resolución está pensada para dejar clara nuestra voluntad política de que no habrá un cese del proceso, de que el Gobierno español no hará un bloqueo jurídico-político al proceso”.

Desde Junts pel Sí también se hace hincapié en que “lo hemos planteado en positivo. Cuando ves un Gobierno que te paraliza todo, por ejemplo, el decreto de pobreza energética, que permitía a la Administración catalana ayudar a las familias sin recursos, o te pisotea los horarios comerciales, te das cuenta de que tienes las manos atadas. Ese Gobierno no te deja actuar sobre los problemas de la gente y eso es lo que queremos evitar. Con la resolución, lo que tratamos de decir es que no esperaremos a las sentencias del Tribunal Constitucional. Echaremos mano de la legislación catalana para ayudar a los ciudadanos, ya que el Gobierno español no nos deja hacerlo con sus normas”.

Críticas de la oposición

La oposición, en cambio, reniega de la resolución de estas dos fuerzas políticas. Ciutadans hizo público un comunicado en el que tacha la iniciativa de “intento de golpe contra el ordenamiento democrático y un grave desafío a la convivencia en Cataluña”. Este partido ha solicitado un dictamen a los servicios jurídicos de la Cámara “ya que dicho texto supone una clara vulneración orden democrático establecido por la Constitución, el Estatuto de Autonomía y el Reglamento del Parlament”.

Minifestación de apoyo a Artur Mas. (Reuters)
Minifestación de apoyo a Artur Mas. (Reuters)

La candidata del PSC a las elecciones generales, Carme Chacón, calificó la resolución de “el error más grave que ha tenido lugar en la política catalana dese que recuperamos nuestras instituciones de autogobierno”. Chacón aseguró que el 27 de septiembre “no hubo una mayoría de catalanes por la independencia y, por tanto, no hay legitimidad para llevar esta iniciativa al Parlamento”. Y subrayó: “Están poniendo en peligro la unidad civil de Cataluña por la que tanto hemos trabajado”. De ahí que los socialistas votarán en contra de esta propuesta.

La portavoz parlamentaria socialista, Eva Granados, desgranó también las tres debilidades de la iniciativa, que su partido presentará a la cámara: todavía no se han constituido todos los grupos parlamentarios, no se ha formado aún la Junta de Portavoces y la resolución quiere aplicar ya las medidas que propone, lo que obligaría a asumirlas a un Gobierno en funciones, cuando éste se ha de limitar a tramitar cosas menores a la espera de que el nuevo Gabinete tome posesión. El portavoz de Catalunya Sí Que Es Pot, Joan Coscubiela, calificó dicha resolución de “retórica y de autoconsumo” que además “hace una lectura tramposa de los resultados del 27S”. Por si fuera poco, el ecosocialista subrayó que ”parece preparada para tapar las vergüenzas de Mas y ofrecer una coartada a la CUP para poderlo investir”. Para Coscubiela, “nos encontramos ante una obra de filibusterismo parlamentario” al pedir que se tramite la resolución de manera urgente. Y, por si fuera poco, criticó que “la legislatura no ha podido comenzar peor, puesto que el texto pactado ignora la situación de emergencia social en que vive una parte de la ciudadanía”.

El líder del PP en el Parlament, Xavier García Albiol, por su parte, calificó la resolución de “amenaza a la democracia y a las reglas del juego de la convivencia”. Albiol auguró que el Gobierno de España “será contundente en defensa de los derechos y libertades en Cataluña” y que “esta amenaza no quedará impune, ni judicial ni políticamente, porque es evidente que vulnera todo el marco legal catalán, español y europeo”.

Cataluña

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
74 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios