LOS ESCANDALOSOS SALARIOS DE CARGOS PÚBLICOS

Los que chupan del bote: el club de los ‘cienmileuristas’ de la Generalitat

En el seno de la administración catalana, 239 altos cargos están mejor pagados que el propio presidente del Gobierno español, una anomalía que tiene nombres y apellidos

Foto: El presidente de la Generalitat, Artur Mas. (EFE)
El presidente de la Generalitat, Artur Mas. (EFE)

El Gobierno catalán se ha convertido en un verdadero reducto de bon vivants con sueldos astronómicos a cuenta de todos los ciudadanos. En total, esa Corte está compuesta por 378 altos cargos y directivos con salarios, en muchos casos, superiores al del propio presidente del Gobierno español. En realidad, 239 de esos altos cargos están mejor pagados que el propio Mariano Rajoy, según un informe elaborado por Convivencia Cívica Catalana con datos oficiales actualizados al mes de julio de 2015.

Pero esa “anomalía” (porque una situación igual no se produce en ninguno de los países desarrollados de Europa) tiene nombres y apellidos. Para empezar, el presidente catalán, Artur Mas, los 12 consejeros autonómicos, 32 secretarios y 110 directores generales cobran más que el presidente de España. El caso de Mas es paradigmático: percibe anualmente 136.835 euros, un 75,01% más que los 78.185 euros de Rajoy.

El informe de CCC baja al detalle y especifica, con nombres y apellidos, quiénes verdaderamente chupan del bote en Cataluña. “Tenemos argumentos para ser críticos con Mas. ¿Es razonable una situación así? La élite política catalana tiene unos sueldos muy superiores al resto de España. Y mientras se está haciendo un discurso victimista, el propio presidente de la Generalitat se embolsa casi el doble que el presidente de España. Esta situación es absolutamente incoherente con el discurso del Gobierno catalán. El consejero de Presidencia, Francesc Homs, llegó a hablar de asfixia económica y de que no podía hacer frente a pagos ordinarios, de que la tesorería de la Generalitat estaba en una delicadísima situación mientras esto ocurre. Es de un cinismo y un grado de hipocresía brutal”, explica a El Confidencial Jesús Sanz, autor del informe.

“Se ha de racionalizar la situación. No es lógico que Mas tenga un sueldo superior a Rajoy o que los consellers ganen más que los ministros españoles“

Sanz es consciente de que en el tema de los emolumentos puede haber a veces demagogia. “Pero nosotros no entramos en si son muy altos o bajos. Simplemente, constatamos que se ha de racionalizar la situación. No es lógico que Mas tenga un sueldo muy superior a Rajoy. O que los consejeros catalanes ganen mucho más que los ministros españoles. No es razonable que haya cargos locales que tengan más retribución que sus homólogos de la Administración central con mayores responsabilidades”, añade Sanz.

Un paladín investigado

Pero Artur Mas no es el que más gana en Cataluña. De hecho, el cargo público que más dinero percibe es un hombre de confianza de Mas: Joan Lluís Quer, presidente de Infraestructuras de la Generalitat, el ente que controla toda la obra pública. Quer, hombre de toda confianza de Mas, está siendo investigado por la Justicia después de que se hayan descubierto sospechosas adjudicaciones a sus empresas en un organismo que antes había presidido. En la actualidad, gana 150.549,70 euros. Aunque orgánicamente depende de Economía (el consejero del ramo, Andreu Mas-Colell, sólo gana 103.176,38 euros), Quer está controlado políticamente por Presidencia y en su persona fueron unificadas todas las empresas que tenían responsabilidades en obras públicas y que estaban diseminadas por varias consejerías.

Joan Lluís Quer. (Asinca.cat)
Joan Lluís Quer. (Asinca.cat)

En el Departamento de Presidencia, el hombre que más gana es Brauli Duart, presidente de la Corporación Catalana de Medios Audiovisuales (CCMA), con 144.477,36 euros. Le siguen el propio Mas, Margarida Gil (directora del gabinete jurídico de la Generalitat), Jordi Vilajoana (secretario general de la Presidencia), Jordi Baiget (secretario del Gobierno), Albert Lamarca (presidente de la Comisión Jurídica Asesora) y Carles Viver Pi-Sunyer (comisionado para la Transición Nacional), todos ellos con 108.231,70 euros. El siguiente de la lista es Joan Iglesias, fichado por Mas para ser director del Programa de Definición del Modelo de Administración Tributaria Catalana, es decir, el hombre que está diseñando y organizando la Agencia Tributaria Catalana, que cobra 107.488,90 euros anuales.

El club de los 'cienmileuristas'

Todos ellos conforman parte de un selecto club que Sanz denomina los “cienmileuristas” de la Generalitat. En el departamento de Economía también sobrepasan las seis cifras Josep Ramon Sanromà, consejero delegado del Instituto Catalán de Finanzas (119.571,62 euros) y Jordi Boixareu, director del Programa para la Aplicación y Desarrollo de los Tributos en Cataluña (103.999,94 euros). También pertenece al club Joan Fontseré, director de Circuitos de Cataluña, con 100.000 euros anuales.

[Lea aquí '259 altos cargos de la Administración General del Estado cobran más que Rajoy']

Algunos de los salarios que cobran los altos cargos son verdaderamente escandalosos. Olga Pane, gerente del Consorcio Mar Parque Salud percibe 126.170,78 euros, mientras que el gerente del hospital de Sant Pau, Albert Salazar, se embolsa 120.003,10 euros. Los cienmileuristas de la maltrecha sanidad catalana son un buen puñado: Catalina Ana Cabrer, directora de Barnaclinic (122.054,14 euros); José Piqué, director del Hospital Clínico (119.000); Pere Soley, gerente del Instituto Catalán de la Salud, ICS (110.868,24 euros); Joan Xavier Comella, director del Hospital del Vall d’Hebron (110.000 euros); Antoni Anglada, gerente del Consorcio Hospitalario de Vic (109.503,68 euros); Miquel Arrufat, gerente del Consorcio Sanitario Integral (109.451 euros); Ignasi Riera, gerente del Consorcio Sanitario de Terrassa (108.576 euros); Joan Martí, director general de la Corporación Sanitaria Parc Taulí de Sabadell (108.000 euros); Josep Maria Padrosa, director del Servicio Catalán de la Salud (105.913,40 euros), Enric Argelagues, gerente del Banco de Sangre y de Tejidos (103.963,96 euros); y el consejero Boi Ruiz (103.176,38 euros). En situación parecida está Josep Maria Montfort, director general del IRTA (que depende de Agricultura), con 114.535,95 euros de salario.

Artur Mas, acompañado del secretario general de la presidencia, Jordi Vilajoana. (EFE)
Artur Mas, acompañado del secretario general de la presidencia, Jordi Vilajoana. (EFE)

Los jueces premiados

Escandaloso es también el salario del director general del Consorcio de la Autoridad del Transporte Metropolitano, Josep Anton Grau, con un salario anual de 137.637,76 euros, mientras que el gerente del Consorcio Puerto de Mataró, Joan Bellavista, percibe 131.065,69 euros y el presidente de Ferrocarriles de la Generalitat (FGC), Enric Ticó, cobra 127.097,72 euros. El director del Incasol, Damià Calvet, se embolsa 114.053,10 euros mientras que Jordi Agustí, director de la quebrada (técnicamente) Agencia Catalana del Agua se lleva 113.737,12 euros. En esta misma consejería, Josep Maria Tost, director de la Agencia de Residuos de Cataluña, cobra 109.285,39 euros, mientras que el director del Instituto Cartográfico y Geológico de Cataluña, Jaume Miranda, se va a los 108.576,84 euros. El director de Aeropuertos Públicos de Cataluña, Jordi Candela, se queda a las puertas: 99.000 euros anuales.

También llama la atención el salario de Núria Bassols, Comisionada para la Transparencia y el Acceso a la Información Pública, una exjueza fichada por Mas inmediatamente después de que exonerase al diputado convergente Ferran Falcó en el sumario del caso Adigsa (cobro de comisiones en la rehabilitación de las viviendas públicas). Falcó era el principal encausado en lo que también se conocía como el caso del 3%. Y, a pesar de las declaraciones de todos los testigos, que le señalaron indudablemente, la jueza lo absolvió argumentando que no conocía las comisiones que se pagaban. Poco después era fichada como cienmileurista por Artur Mas.

El exjuez Santiago Vidal. (EFE)
El exjuez Santiago Vidal. (EFE)

Para el autor del informe, llama la atención que Francesca Guardiola, hermana del actual entrenador del Bayern de Munich, declarado independentista y que cierra la lista de Mas, fuese fichada hace escasas semanas también a golpe de talonario: como directora general de Relaciones Exteriores, gana 80.589,54 euros, más que el presidente del Gobierno. Otro caso singular es el del exjuez Santiago Vidal, suspendido por el Consejo General del Poder Judicial por haberse extralimitado en sus funciones al coordinar la supuesta futura Constitución Catalana. “Fue suspendido por sus superiores por una falta disciplinaria muy grave, pero Mas le colocó enseguida en un cargo a costa del bolsillo de todos los catalanes, cobrando 84.000 euros anuales en un cargo ad hoc”, subraya Sanz. Este cargo es el de director del Programa para el Estudio de las Instituciones y los Organismos en el ámbito de Administración de Justicia y el Poder Judicial catalán. Casi nada: favor con favor se paga.

Otros casos sangrantes son los de los embajadores catalanes como el de Nueva York, Andrew Scott, y el que habría de representar a la Generalitat ante la Unión Europea, Amadeu Altafaj. Ambos cobran 80.589,54 euros. “No se comprende que este último siga en su puesto cuando la propia UE lo ha desautorizado, ya que respondiendo a una pregunta oficial, dijo que ni lo reconocía ni pintaba nada. ¿A santo de qué Artur Mas lo mantiene en su puesto dilapidando más de 80.000 euros?”, critica Jesús Sanz.

El autor del informe señala también que “lo que proponemos es racionalizar un poco esta situación. Lo razonable sería establecer limitaciones legales como en los países de nuestro entorno. En Francia, los presidentes de los consejos regionales tienen muy limitados sus salarios. Pero en Alemania, un Estado federal, ningún presidente de land gana más que Angela Merkel. La que tiene el sueldo más alto es Hannelore Kraft, presidenta de Renania-Westfalia, que gana un 10% menos que Merkel. En Italia, hubo una situación dramática cuando Mateo Renzi puso un tope a los consejos regionales. Y determinó por ley que los salarios de sus presidentes no podían superar el del alcalde de la capital de la región. O sea, todos los países tienen una barrera clara. ¿Porqué en España no puede suceder lo mismo?”.

Cataluña

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
73 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios