esperan que impere el "sentido Común"

Los magistrados del TC se van de vacaciones con el teléfono operativo por el 'affaire catalán'

El tribunal está preparado para actuar si se incumple algún artículo de la Constitución, aunque todavía confían en que finalmente impere el sentido común

Foto: Fachada del edificio del Tribunal Constitucional. (EFE)
Fachada del edificio del Tribunal Constitucional. (EFE)

El Tribunal Constitucional celebraba este jueves su XXXV aniversario con un fantasma sobrevolando su edificio: el desafío independentista liderado por el presidente de la Generalitat, Artur Mas. Ayer los magistrados que defienden la Carta Magna tenían ideas similares: el tribunal está preparado para actuar si se incumple algún artículo de la Constitución, aunque todavía confían en que finalmente impere el sentido común. Por ahora, no interrumpen sus vacaciones, pero se van con el teléfono operativo, preparados para volver si la situación lo requiere.

El artículo 155 de la Constitución era la idea más repetida durante el encuentro de magistrados y otros miembros de las instituciones del Estado. Nunca se ha tenido que llegar al extremo de emplear el control concedido al Gobierno si una comunidad autónoma incumple las obligaciones impuestas por la Carta Magna o las leyes o actúe atentando gravemente contra el interés general de España. Ahora bien, como el propio presidente del órgano, Francisco Pérez de los Cobos, señaló, se trata de un artículo recogido por la Constitución y, por tanto, no hay que “dramatizar”: si hay que aplicarlo, se hará.

Este artículo, que permite la suspensión de una autonomía, lo aplica el Gobierno con la aprobación por mayoría absoluta del Senado. Fuentes ministeriales señalan que el Ejecutivo quiere evitar llegar a esta opción, nunca antes utilizada en España. Antes de este paso, se aplicaría la Ley de Seguridad Nacional que permite, entre otras cosas, que el presidente del Gobierno se haga con el control de la policía autonómica.

Sello conmemorativo delXXVv aniversario del Tribunal Constitucional. (EFE)
Sello conmemorativo delXXVv aniversario del Tribunal Constitucional. (EFE)

En los 'corrillos' tras el acto de conmemoración del aniversario del TC, se lanzaba una idea común. Hay que intentar que desde Cataluña no se siga con el camino del desafío independentista tal y como lo tiene planteado Mas. Los magistrados quieren evitar una confrontación entre las instituciones españolas y las catalanas, pero si Convergència, liderada por Mas, sigue con las amenazas independentistas no les temblará el pulso.

Por ahora, el TC no puede actuar. Todavía se trata de meras hipótesis ante las declaraciones de ciertos dirigentes catalanes. El primer punto a analizar es si, al convocar las elecciones autonómicas, previstas para el 27 de septiembre, Mas recoge en el decreto de convocatoria un carácter plebiscitario. Un plebiscito es cuando se somete a votación una cuestión política en lugar de un texto legal. No serían unas elecciones normales en las que se presenta un programa con puntos, sino que se llevaría un programa en el que sólo hay un punto o todo lo demás sería completamente accesorio, en este caso la independencia de Cataluña.

Si esto ocurre entonces el Gobierno puede activar su maquinaría a través de una impugnación de la convocatoria por parte de la Abogacía del Estado ante el Tribunal Constitucional. Es ahí cuando los magistrados, si esto ocurre en temporada vacaciones, tendrían que regresar de urgencia para resolverlo y analizar si Mas habría incumplido algún artículo de la Constitución por instigar la independencia de una comunidad autónoma.

“Desafío de envergadura”

En el caso de que se convoquen las elecciones autonómicas sin el carácter plebiscitario, entonces habría que esperar a los actos de preparación o algún otro síntoma que se hiciera sospechar que se está preparando la salida de Cataluña, o si no a después de las elecciones para ver el resultado y la deriva que se toma.

El presidente de la Generalitat, Artur Mas. (EFE)
El presidente de la Generalitat, Artur Mas. (EFE)

Por ahora, las instituciones están vigilantes de los pasos de Mas. Pérez de los Cobos ya explicó este jueves en uno de los 'corrillos' después del acto por el XXXV aniversario que contempla con tranquilidad y normalidad institucional los planes soberanistas avanzados por el presidente de la Generalitat aunque reconoce que constituyen “un desafío de envergadura”.

Poco antes, el presidente del Tribunal Supremo y del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ), Carlos Lesmes, lanzó otro mensaje durante un acto en el Palacio de Congresos catalán. “No hay democracia sin respeto a la ley”, espetaba. “Nuestro Estado de derecho reclama de sus jueces que custodien sin ambigüedades la Constitución y la ley porque es la única manera de proporcionar, con absoluta imparcialidad e independencia, respuestas adecuadas a los problemas de los ciudadanos, ofreciendo un marco de seguridad jurídica y de certeza, siempre cruciales en cualquier sociedad democrática y más aún en épocas de turbulencia económica y social”.

Cataluña

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
5 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios