Es noticia
Menú
Núria de Gispert abandona UDC y abre el melón para la sucesión de Duran Lleida
  1. España
  2. Cataluña
un sector del partido piensa en joana ortega

Núria de Gispert abandona UDC y abre el melón para la sucesión de Duran Lleida

La presidenta del Parlament se da de baja en la militancia y asegura que destinará el dinero de su cuota a la plataforma Hereus UDC 1931, que integra al sector crítico

Foto: Núria de Gispert (i) conversa con Joana Ortega. (EFE)
Núria de Gispert (i) conversa con Joana Ortega. (EFE)

Unió Democràtica de Catalunya (UDC) comienza su particular viacrucis después de que la formación que lidera Josep Antoni Duran Lleida rompiese la coalición con la Convergència Democràtica (CDC) de Artur Mas. El sector crítico, articulado en torno a la plataforma Hereus UDC 1931 (Herederos UDC 1931) no le da tregua a Duran, a pesar de que el secretario general de Unió, Ramon Espadaler, advirtió de que si desobedecían las consignas de los órganos de dirección, serían sancionados.

De momento, no se ha abierto ningún expediente por desobedecer las consignas, pero desde la dirección de Unió se asegura a El Confidencial que no le temblará el pulso a la hora de aplicar correctivos. “En la dirección del partido hubo una votación y ganó por mayoría una posición. Fue una votación democrática. Por tanto, si ha sido una votación democrática, lo menos que pueden hacer es aceptarla. Eso es la democracia: someterse a las decisiones de la mayoría”.

Pero lejos de amedrentarse, los críticos afirman en su manifiesto fundacional que están al lado del proyecto político parta el 27-S de Artur Mas. Es decir, de la hoja de ruta que quiere convertir las elecciones autonómicas del 27 de septiembre en plebiscitarias y acto seguido proclamar la independencia. Y ya han anunciado que trabajarán para la lista de Artur Mas.

En la vanguardia de esta corriente se han situado el expresidente de UDC y del Parlamento Joan Rigol, la actual presidenta del Parlamento, Núria de Gispert, y el secretario de Universidades, Antoni Castellà. A ella se incorporó ayer el exalcalde de Vic y de la Asociación de Municipios por la Independencia (AMI), Josep Maria Vila d’Abadal. En sus primeros días de vida, la plataforma aglutinó a unos 400 militantes de UDC.

Lo que más extrañeza ha causado fue el posicionamiento de Núria de Gispert con las posturas secesionistas. “Era del ala más conservadora y menos independentista del partido hace unos años –explica a El Confidencial una fuente interna de Unió-. Además, en el año 2010, cuando Artur Mas ganó las elecciones y fue elegido presidente, Núria fue una candidata a la que apoyaron no sólo CiU, sino también el PP y Ciutadans, lo que da una idea de su perfil de entonces. ¿Qué ha pasado para que haya pasado de un extremo al otro? Lo desconocemos”.

Lo cierto es que las cosas se han precipitado.UDC ha tramitado este domingo la baja como militante de Núria de Gispert, según un comunicado de la formación democristiana. En una escueta nota, UDC señala que el pasado día 24 de junio la gerencia del partido recibió un correo electrónico de la políticaen el que comunicaba que ella y su familia habían tomado la decisión irrevocable de dejar de hacer frente a partir del día 1 de julio de sus obligaciones económicas respecto al partido, "no sólo como militantes sino, en su caso, también como cargo público". Las palabras exactas de Gispert fueron: "Ya no hay marcha atrás".

La intención de De Gispert sería destinar el dinero de su afiliación a UDC a la plataforma Hereus UDC 1931. Su abandono de militancia la excluye de cualquier quiniela de futuro en la formación catalana.

Castellà, eclipsado

Hasta hace poco, era Antoni Castellà el candidato in péctore de los críticos, el elegido para encabezar una revolución que destronase a Josep Antoni Duran Lleida. La 'aparición' de De Gispert le había eclipsado, pero ahora, trasla decisión de la presidenta del Parlament el escenario queda abierto. Si hubiese seguido las directrices del partido habría tenido que dejar su cargo oficial. Ahora, sus compañeros de plataforma están en la misma tesitura: si continúan en la Administración corren el riesgo de que se les abra expediente y sean expulsados. Porque en estos momentos ser de Unió y ser del Gobierno catalán es incompatible.

En el otro bando del partido, sin embargo, se da por sentado que será el secretario general, Ramon Espadaler, el cabeza de lista en las próximas elecciones autonómicas. Ésta es una decisión lógica, ya que de ese modo Duran tendría las manos libres para encabezar la candidatura en las elecciones generales.

Pero algunos militantes han comenzado a hacer circular la propuesta de que sería conveniente recuperar a la exvicepresidenta de la Generalitat, Joana Ortega, como la nueva presidenciable. Ortega dimitió la semana pasada como vicepresidenta y anunció que se retiraba de la política. “Pero no se puede perder un activo como el suyo. Ha estado décadas en primera línea y tiene mucho bagaje. En los últimos años, ha hecho una gran labor. Ha sabido ser fiel a la independencia, fiel a Cataluña, fiel a Artur Mas y, por último, fiel a Unió Democràtica, que era su partido. De hecho, aunque dijo públicamente que ella era partidaria del sí-sí y que había votado por un Estado independiente en la consulta del 9N, dimitió para no ser desleal con UDC. Y, acto seguido, abandonó la política”, explica a este diario una fuente democristiana.

Esta fuente añade que “Joana Ortega tiene todos los ingredientes para ser candidata: es mujer, es leal y tiene una gran experiencia en la política y en cargos de Gobierno. Por si fuera poco, nadie puede discutirle que no ha defendido a Cataluña o que lo haya hecho mal como vicepresidenta. Además, ¿no están de moda las mujeres en puestos relevantes? Ahí tenemos a Manuela Carmena y a Ada Colau como alcaldesas de Madrid y Barcelona. Por tanto, representaría la mejor baza que podría tener Unió”.

Unió Democràtica de Catalunya (UDC) comienza su particular viacrucis después de que la formación que lidera Josep Antoni Duran Lleida rompiese la coalición con la Convergència Democràtica (CDC) de Artur Mas. El sector crítico, articulado en torno a la plataforma Hereus UDC 1931 (Herederos UDC 1931) no le da tregua a Duran, a pesar de que el secretario general de Unió, Ramon Espadaler, advirtió de que si desobedecían las consignas de los órganos de dirección, serían sancionados.

Unió Democràtica de Catalunya (UDC) CiU Josep Antoni Duran Lleida
El redactor recomienda