APENAS PARTICIPARÁ EN LA CAMPAÑA DE LAS MUNICIPALES

Lleida prepara la ruptura de CiU para junio ante el independentismo de Convergència

El líder de Unió delega en Ramon Espadaler todo el peso político y la representación en la próxima campaña. Es una finta para no aparecer en actos que tendrán tintes independentistas

Foto: Duran Lleida, en una imagen de archivo. (Efe)
Duran Lleida, en una imagen de archivo. (Efe)

Malos tiempos para Convergència i Unió (CiU). Especialmente porque uno de los socios, Unió Democràtica (UDC) no comulga con la galopante hoja de ruta hacia la independencia que pretenden acometer los de Convergència Democràtica (CDC). Tanto es así que suenan ya clarines de ruptura y, como muestra, sólo hay que observar la discreta retirada del líder democristiano, Josep Antoni Duran Lleida, que quiere mantener en los próximos meses un perfil político bajo. Más bien, bajo mínimos.

En su carta semanal a los militantes enviada ayer viernes, Duran Lleida advertía de tensiones para confeccionar las listas municipales con sus socios convergentes. “Sólo diré que no me sorprenden”, aventuraba enigmáticamente. Y a continuación aseguraba que “hablando de las municipales y de acuerdo con las facultades que (establecen) los estatutos del partido y el reglamento del comité de gobierno, he delegado en Ramon Espadaler, secretario general de este organismo, todo el peso político y la representación en la próxima campaña electoral. Mañana mismo [hoy para el lector] no podré estar en la reunión del consejo nacional conjunto [de CiU]”.

Ello tiene que ver, oficialmente, “con la voluntad de proyectar a otros dirigentes -y una campaña electoral siempre es una buena oportunidad- y con el hecho de que Ramon Espadaler ya es secretario general de la federación y, por tanto, ya le corresponde un protagonismo especial en función de este cargo”.

'Habrá declaraciones a favor de la independencia, y él no quiere entrar al trapo', dice un dirigente de Unió

Fuentes de Unió señalan a El Confidencial que “Duran está al servicio del partido y participará en la campaña, aunque no con la intensidad de otras campañas. Además, ésta es una campaña de municipales, donde el peso lo llevan más los líderes locales”.

En cambio, otras fuentes democristianas consultadas por este diario apuntan a que esa explicación no es más que un eufemismo. Lo que hace Duran, en realidad, es un mutis por el foro, una finta para no tener que aparecer en una campaña que a veces alcanzará tintes independentistas. Un dirigente de Unió sostiene que “en las municipales, habrá declaraciones a favor de la independencia y él no quiere entrar al trapo. Si participa en la campaña, tendría la obligación de ir contestando a algunos desvaríos. Además, Ramon Espadaler ya juega últimamente a portavoz de Unió y a ser el 'bombero' de las salidas de tono de Convergència. Con su estrategia, Duran no se quemará y reserva las fuerzas para tener una posición más sólida en junio”.

La personalidad de UDC

Además, UDC ha convocado para el 14 de ese mes un referéndum interno con el objetivo de conocer si su militancia acepta la hoja de ruta independentista que CDC ha firmado con ERC. Previsiblemente, en esa consulta la opinión mayoritaria será en contra de la independencia, por lo que el líder de UDC se encontraría en la tesitura de forzar una ruptura histórica con CDC. CiU podría pasar a mejor vida como federación nacionalista ese mismo mes de junio, configurando a continuación unas listas en solitario por primera vez desde el restablecimiento de la democracia.

Artur Mas. (Efe)
Artur Mas. (Efe)

Desde las instancias oficialistas, no se quieren aventurar hipótesis. “Dejemos primero que hablen las urnas y ya veremos qué decide la dirección”, señalan. Un apunte en su carta de este viernes consolida la firmeza de la posición de Duran. Dice el presidente de UDC que su decisión de rebajar su perfil en las municipales “no implica de ninguna manera que haya decidido dejar el partido, como dicen algunos ‘bienintencionados’. Este verano hará 41 años que milito en Unió y no militaré en ningún otro partido que no sea Unió ni dejaré de tener el honor de formar parte de él mientas mi partido continúe defendiendo su personalidad y su especificidad. Esta especificidad, tanto en el terreno nacional como en el de sus postulados democristianos, permite a Unió presentar credenciales propias con reconocimiento internacional”.

Para algunos de sus correligionarios, la pérdida de protagonismo en la campaña de las municipales es el preludio de un distanciamiento aún mayor respecto a Convergència. “Si CDC sigue con su hoja de ruta, que se presente en coalición con ERC a las elecciones de septiembre”, sostienen desde las filas democristianas. Además, con la decisión de abrazar el independentismo, Convergència “habrá perdido la centralidad que le había permitido gobernar Cataluña durante décadas y es Unió la que deberá recoger el testigo de seguir defendiendo esa centralidad”, explican a El Confidencial fuentes de UDC. Y otro dirigente afirma que el mutis por el foro de Duran “es una de sus típicas jugadas, porque en estos momentos no le interesa enfrentarse a Convergència. Pero ya verán lo que vendrá en un futuro próximo”. El aviso no es baladí: en dos meses, el equilibrio perfecto del nacionalismo catalán puede pasar a ser historia.

Cataluña

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
6 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios