NIEGA QUE ÉL SEA ‘LUIS EL CABRÓN’

Luis Delso esconde al Parlamento catalán sus negocios mexicanos con Jordi Pujol Jr.

El empresario Luis Delso compareció en la Comisión del caso Pujol para negar, entre otras cosas, que él fuera 'Luis el Cabrón' de los papeles de Bárcenas, pero se le olvidó algún negocio con Jordi Pujol Jr.

Foto: El presidente de Isolux, Luis Delso (EFE)
El presidente de Isolux, Luis Delso (EFE)

Quiso ser transparente, pero sólo donde le interesaba. Así se presentó ayer Luis Delso, presidente de Isolux, ante la Comisión Pujol del Parlamento catalán. Su comparecencia se justificaba para tratar de arrojar luz sobre sus negocios con Jordi Pujol Ferrusola, el primogénito de la conocida y controvertida familia. Fuese por mimetismo o no, Delso adoptó en ocasiones la postura altiva y chulesca que los miembros del clan familiar han utilizado en sus sucesivas comparecencias. Negó que él fuese el Luis el Cabrón que aparece en los papeles de Francisco Correa. “En el caso Gürtel, no me han llamado, ni me han imputado ni me han investigado. Y no sé por qué sale mi nombre”, subrayó.

Calificó a Jordi Pujol Ferrusola como un buen trabajador, con muchos contactos internacionales y con el que cerró dos contratos de colaboración y un negocio. El negocio fue en 2006, cuando varios empresarios decidieron invertir en unos terrenos para urbanizar en Azul de Cortés. El hijo del expresidente puso 1,4 millones en el 2006 y en el 2008 vendió a Isolux en 14,8 millones, un pelotazo en toda regla. Multiplicó la inversión por diez en sólo dos años, aunque el dinero se ingresó en una cuenta del BBVA de Barcelona. Por tanto, insistió, no hubo comisiones ocultas o cosas raras.

El primer contrato, según Delso, fue firmado en abril de 2001 para entrar en el mercado eléctrico de Gabón. Por el asesoramiento de Jordi Pujol Ferrusola, pagó 602.589,74 euros. En esa operación, según ha podido constatar El Confidencial, el hijo del entonces presidente catalán se valió de un socio andorrano llamado Pierre Duró para llegar a las más altas instancias del país: envió los memorándums de sus proyectos a varios ministros e incluso al presidente gabonés. El segundo contrato de Isolux se firmó en 2006 y fue para asesoramiento en la autopista de Sauquillo a Monterrey. Por ese servicio, abonó 1,1 millones más IVA. Negó, sin embargo, que hubiese realizado negocios en España o que hubiese pagado comisiones por supuestas adjudicaciones públicas.

Jordi Pujol Ferrusola, hijo mayor del expresidente de la Generalitat. (EFE)
Jordi Pujol Ferrusola, hijo mayor del expresidente de la Generalitat. (EFE)

Delso se puso a disposición de los diputados catalanes para aportar todos los documentos relacionados con Jordi Pujol Ferrusola. Y tan transparente quiso ser que no vio que se había olvidado algo por el camino, porque sus negocios mexicanos con el hijo de Pujol datan de mucho antes. Según la documentación en poder de El Confidencial, el 28 de febrero de 2001 la compañía Iniciatives Marketing i Inversions SA, propiedad de Jordi Pujol Ferrusola, facturó a Isolux de México SA un total de 254.144 dólares “correspondiente a los servicios comerciales prestados de acuerdo al contrato firmado en fecha 1 de marzo de 2000”. Isolux de México tenía entonces la sede en la calle Leibnitz número 20, en la Colonia Anzures, en Distrito Federal.

Sede en Luxemburgo

El presidente de Isolux, en cambio, dijo que no había tenido más relación con Jordi Pujol Ferrusola que los dos contratos y la inversión en la urbanización de Azul de Cortés. Es más: dejó entrever que los informes realizados por la UDEF estaban manipulados y los policías que los confeccionaron mintieron. “En esta causa vale todo para ir contra quien se va”, subrayó en un par de ocasiones, aunque no quiso matizar ni aclarar más esta afirmación. Admitió que conoce al primogénito de los Pujol desde 1991 y no dejó de lanzar alabanzas durante toda la comparecencia. “Siempre se ha movido muy bien internacionalmente. Le he visto en miles de negocios internacionales”, subrayó. Sin embargo, contrariamente a lo que había dicho Jordi Pujol, afirmó que jamás habían cerrado contratos verbales. Siempre habían sido por escrito. Incluso aseguró que cuando le llegaba con un proyecto, lo desviaba al equipo o a la división correspondiente dentro de Isolux para cerrar los flecos.

Delso también reconoció que la principal compañía accionista de Isolux, Construction Investment, tiene su sede en Luxemburgo y calificó este hecho como “normal”. “Yo puedo tener mis sociedades donde más me interese por seguridad jurídica, pero pago los impuestos exactamente igual. Anualmente me inspeccionan y estoy en regla. Además, Luxemburgo no está considerado paraíso fiscal”. El  ejecutivo de Isolux se negó a comentar temas que no tuviesen que ver con Pujol o la obra pública de la Generalitat, por lo que no respondió a preguntas sobre la Operación Yogui, que acabó con la detención de varios ejecutivos de empresas, entre ellos dos de Isolux, acusados de hinchar los precios del tendido de la línea del AVE en la estación de La Sagrera, en Barcelona.

Mercè Gironès no quiere hablar

Antes de su comparecencia, se enfrentó a los diputados la exesposa de Jordi Pujol Ferrusola, Mercè Gironès, que se negó a responder a las preguntas de los diputados, a pesar de que varios de ellos le recriminaron que ese silencio sólo alimenta la sospecha de que la fortuna de su exmarido y la suya propia provienen de mordidas por adjudicaciones públicas y comisiones por recalificaciones de terrenos.

Cataluña

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
6 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios