sólo EL ALQUILER DE BRUSELAS son 936.179 EUROS

Cataluña se gasta otros 4 millones este año en mantener y ampliar sus ‘embajadas’

La Generalitat destina 3 millones de euros a las delegaciones en el exterior según los Presupuestos de 2015. A eso hay que sumarle los 936.179 euros que cuesta el alquiler de la 'embajada' belga

Algo más de 3,9 millones de euros de las arcas públicas de Cataluña se destinarán este año al mantenimiento de sus delegaciones en el exterior. Aunque de momento son cinco, la Generalitat tiene previstas para 2015 dos nuevas aperturas: Roma y Viena. Artur Mas está empecinado en internacionalizar su plan secesionista, por eso en los últimos años el presupuesto dedicado a la acción exterior se ha visto incrementado y el Govern ya adelanta una nueva ofensiva que pretende inaugurar un total de 50 nuevas ‘embajadas’ en los próximos años. Aunque desde la Generalitat igualan "la importancia" de la acción exterior con la interior, la realidad es que hasta ahora el éxito internacional cosechado por el president ha sido escaso.

Para este año, la acción exterior total está presupuestada en 19,7 millones de euros, una subida considerable con respecto a la cantidad destinada en 2014, que alcanzó los 16,5 millones. El presupuesto de esta partida se divide en dos partes: cooperación internacional y relaciones exteriores. En este último concepto, al que se destinarán 11,1 millones en 2015, se encuentran las “delegaciones, misiones y oficinas en el exterior”, que comprenden precisamente las ‘embajadas’. La Generalitat empleará 3 millones de euros para estas delegaciones, un 36% más de lo que destinó en 2014, cuando se presupuestaron 2,2 millones. Y, el año pasado, la asignación ya duplicó la de los anteriores presupuestos, los relativos a 2012 prorrogados a 2013, cuando las delegaciones contaron ‘sólo’ con 1,1 millones para su desarrollo.

Los 3 millones presupuestados este año se destinarán a su mantenimiento, excepto la de la histórica delegación en Bruselas, que está incluida en otra partida. Situada en pleno corazón de la capital belga, la Rue de La Loi acoge una sede que ahora dirige Amadeu Altafaj, hombre fuerte de Olli Rehn, de quien fue portavoz y jefe adjunto de gabinete cuando todavía era vicepresidente económico de la Comisión Europea. La delegación de Bruselas, que además ejerce de secretaría para la UE, tiene 2.391 metros cuadrados y costará a los contribuyentes catalanes 936.179,74 euros este año. En total, por tanto, son algo más de 3,9 millones los destinados a costear las representaciones en el exterior.

Protestas por la independencia catalana en París (Reuters)
Protestas por la independencia catalana en París (Reuters)

De las otras cuatro ‘embajadas’, la Generalitat no aporta datos sobre el coste de los alquileres, aunque estas sí están incluidas en los 3 millones destinados para este año. En el 17 de Fleet Street, a las puertas de la City, está la delegación de Londres a cargo de Josep Suàrez Iborra, quien cuenta con una dilatada trayectoria en el Banco Sabadell en Reino Unido.

La de París es la más cara de estas cuatro delegaciones, a pesar de no disponer de cifras concretas. Cerca de los Campos Elíseos, en el número 3 de la Rue de Boétie, el periodista y corresponsal de TV3 Martí Anglada lidera la representación catalana al otro lado de los Pirineos. Se trata de un apartamento de unos 578 metros cuadrados en el que trabajan varios empleados desarrollando actividades institucionales y culturales al servicio de Cataluña. El nombramiento de Anglada fue bastante criticado al no contar con ninguna experiencia diplomática. Y no fue el único. En Berlín se encuentra la delegación de la Generalitat en Alemania y Austria, capitaneada por Mar Ortega. Su designación el pasado enero de 2012 fue muy polémica porque, además de carecer de un currículum adecuado para desarrollar este tipo de labor, no hablaba ni una palabra de alemán. La oficina se encuentra en el 18 de Charlottenstr.

La delegación de Nueva York se encuentra desde hace un año en el 360 de la Lexington Avenue. Hasta ese momento habitaba un despacho en el mismísimo Rockefeller Center. El estadounidense Andrew S. Davis, quien realizó estudios catalanes en la London School of Economics con una beca del Instituto Ramon Llull y tiene estrechas amistades en el seno de ERC, está al frente de la representación de Cataluña en EEUU y Canadá.

En cuanto a las nuevas delegaciones de Roma y Viena, la Generalitat aún no ha anunciado una fecha concreta para su apertura oficial, aunque, eso sí, ya se sabe quiénes estarán al frente de las mismas. Serán Luca Bellizzi y Adam Casals respectivamente. El primero milita en CDC desde 2006 y el segundo es un experto en relaciones internacionales.

Desde el Gobierno central, según manifestó el ministro Manuel García-Margallo, lo tienen claro: recurrirán estas nuevas delegaciones y, de paso, analizarán la constitucionalidad de la Ley Catalana de Acción Exterior, que según el Ejecutivo de Rajoy “podría ir en contra de la propia Ley de Acción Exterior española”. Sin embargo, si el Ejecutivo de Rajoy recurre la creación de las embajadas en Italia y Austria, lo hará por lo contencioso-administrativo, y el juzgado responsable podría tardar años en dictar sentencia.

Cataluña

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
49 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios