Palau: el sexto cambio de juez instructor retrasa el gran caso de corrupción catalana
  1. España
  2. Cataluña
se busca al sexto juez instructor

Palau: el sexto cambio de juez instructor retrasa el gran caso de corrupción catalana

El caso Palau, el mayor caso de corrupción política en Cataluña y que afecta a la financiación irregular de CDC, es una manzana envenenada… que nadie quiere

placeholder Foto: El exdirectivo del Palau de la Música Fèlix Millet (EFE)
El exdirectivo del Palau de la Música Fèlix Millet (EFE)

El caso Palau, el mayor caso de corrupción política en Cataluña y que afecta a la financiación irregular de CDC, corre el riesgo de convertirse en una manzana envenenada… que nadie quiere. El juez instructor que lleva el caso, José Julián García de Eulate, cumplió 65 años el pasado mes de octubre y se jubilará este 2015, según han confirmado fuentes judiciales. Con su marcha, la Justicia buscará el sexto juez instructor que se encargue del escándalo del caso Palau, desde que este se hizo público en julio de 2009, lo que demuestra que la titularidad del juzgado número de 30 de instrucción penal de Barcelona se ha convertido en una auténtica patata caliente.

El caso Millet estalló en 2009 cuando se supo que el presidente del Palau de la Música Fèlix Millet y su más estrecho colaborador, Jordi Montull, se dedicaban a cobrar comisiones provenientes de la obra pública que presuntamente desviaban para CDC y que también empleaban para múltiples gastos personales. Millet y Montull se vieron obligados a dejar sus cargos y actualmente ya han sido condenados por otra pieza paralela, la denominada Hotel del Palau. Como consecuencia de todo este proceso, la sede CDC en la calle Còrsega fue embargada por los tribunales, un caso único en la política española.

Sin embargo, han pasado seis años y el caso no avanza. La instrucción ha conocido cinco jueces, casi uno al año, y ninguno de ellos ha conseguido abrir juicio oral contra los diversos acusados, entre los que se encuentra el extesorero de CDC Daniel Osàcar.

La instrucción de la tortuga

La instrucción del caso Palau ha sido excepcionalmente lenta. Primero cayó en manos del juez Juli Solaz, que fue ferozmente criticado por su procelosa minuciosidad y que acabó dejando el cargo y se fue, harto de las críticas, a la Audiencia de Barcelona.

Tras esta primera fase, que provocó alarma social porque Millet no pisó la cárcel pese a haber confesado su culpabilidad, asumió la instrucción durante unos meses Miguel Ángel Tabares, en calidad de sustituto.

Después llegó Josep Maria Pijoan, que llevó a cabo el grueso de la instrucción, lo que sin embargo no sirvió para acelerar el proceso. El juez tuvo tiempo, eso sí, de denunciar la falta de medios de los juzgados en programas tan sonados como Salvados de laSexta, tal y como se ve en el siguiente vídeo.

Vídeo: Salvados aborda el caso Palau

Se criticó mucho a Pijoan por colaborar con determinadas asociaciones que recibían fondos de la Generalitat. Pero eso era mucho más relevante que Pijoan hubiera escogido el juzgado de instrucción 22 para jubilarse, teniendo en cuenta que se llevaba un caso tan delicado.

A finales del 2013, se jubiló. Eso implicó un nuevo juez sustituto que tuvo que ponerse al día, en este caso Jaime Cornejo, hasta que en marzo del 2014 García de Eulate asumió el delicadísimo caso de corrupción. Pero era el segundo juez que escogía el 30 de instrucción para jubilarse. ¿Casualidad o una elaborada estrategia jurídica para que la apertura del juicio oral del caso Palau no interfiera con el incierto escenario electoral de Cataluña?

Cada cambio de juez supone un nuevo esfuerzo para ponerse al día. Y nuevos retrasos. Fèlix Millet tiene 79 años. El tiempo juega a favor del principal imputado, que además guarda un severo silencio sobre sus actividades y sus vinculaciones con los convergentes.

Señor con maletín

Detrás de toda gran historia hay otra que merece ser contada

Conoce en profundidad las 20 exclusivas que han convertido a El Confidencial en el periódico más influyente.
Saber más
Caso Palau Convergència Democràtica de Catalunya (CDC) Fèlix Millet
El redactor recomienda