EL TSJC LE INVESTIGA; EL ‘PARLAMENT’, NO

ERC sale en auxilio político de un Mas acosado por la justicia tras el 9-N

Una de cal y otra de arena. Los caminos de la judicatura y de la política discurren por cauces muy distintos y distantes, y Cataluña no es, ni mucho menos, excepción

Foto: El presidente de ERC, Oriol Junqueras (i), escucha al presidente de la Generalitat, Artur Mas. (EFE)
El presidente de ERC, Oriol Junqueras (i), escucha al presidente de la Generalitat, Artur Mas. (EFE)

Una de cal y otra de arena. Los caminos de la judicatura y de la política discurren por cauces muy distintos y distantes. Así, el presidente de la Generalitat de Cataluña, Artur Mas, tiene las espaldas bien cubiertas en el Parlamento autonómico, pero en las instancias judiciales no lo tiene tan fácil. Y ello porque sus colegas de Esquerra Republicana de Catalunya (ERC) le han vuelto a sacar las castañas del fuego al evitar que tenga que comparecer ante la comisión de investigación del fraude fiscal (comisión Pujol) y que ahora comienza a caminar.

Pero, paralelamente, el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC) acordó hoy admitir a trámite y unificar en una sola causa las querellas y denuncias contra Mas, la vicepresidenta de la Generalitat, Joana Ortega, y la consejera de Educación, Irene Rigau, con motivo de sus actuaciones respecto a la jornada del 9-N y los preparativos de la pseudoconsulta impulsada por Mas. Hasta finales del mes pasado, en los tribunales catalanes se recibieron un total de 22 denuncias contra los responsables del Gobierno por haber permitido y alentado la pseudoconsulta del 9N desobedeciendo al TC. Hoy, esa cifra ya sobrepasa las 30.

En la reunión de ayer estuvieron presentes el presidente del Tribunal, Miguel Ángel Gimeno, así como los magistrados titulares de la Sala Civil y Penal: Maria Eugènia AlegretCarlos RamosEnric AngladaJoan Manel Abril yFrancisco Valls. La admisión a trámite, de todos modos, no significa la imputación automática de los acusados, sino el inicio de un procedimiento que luego podrá ser ratificado o archivado

La vicepresidenta de La Generalitat, Joana Ortega. (EFE)
La vicepresidenta de La Generalitat, Joana Ortega. (EFE)

Mas, que participó ayer en un acto público en la localidad de Sitges, afirmó que no comparte la querella, pero que se someterá a la decisión de los tribunales. Aun así, aprovechó para lanzar un contundente alegato político: "Que alguien te lleve a los tribunales por poner las urnas y que la gente pueda votar es algo que no se entiende”.

En un comunicado oficial, el TSJC anunció que admite todas las querellas presentadas unificadas en el primera causa abierta sobre los hechos, que es el procedimiento 16/2014, iniciado por el sindicato Manos Limpias. En cambio, no admitió las denuncias contra los miembros de la Mesa del Parlamento autonómico Anna SimóJosep RullLluís Corominas y David Companyon, ni contra el consejero de Interior, Ramon Espadaler, el portavoz del Gobierno, Francesc Homs, o el líder de ERC, Oriol Junqueras.

La querella que forzó Torres Dulce

La principal querella, sin embargo, es la que presentó la Fiscalía Superior de Justicia de Cataluña el pasado 21 de noviembre a instancias del entonces fiscal general del Estado, Torres- Dulce. En su escrito, la Fiscalía acusa a los tres mandatarios citados de “prevaricación administrativa continuada, desobediencia grave, usurpación de funciones y malversación de caudales públicos”.

En su escrito, el Ministerio Público señalaba que la consulta del 9N fue “planificada, auspiciada y financiada por el Gobierno de la Generalitat de Cataluña” a pesar de que “había sido suspendida por el Tribunal Constitucional reunido en pleno el 4 de noviembre”. La querella afirma que el Gobierno catalán “personado como parte en dicho proceso y conocedor de sus obligaciones, desplegó sin embargo una conducta incompatible con el contenido de dicha resolución, pues el proceso prosiguió hasta su consumación del día 9 de noviembre de 2014.

El exfiscal general del Estado Eduardo Torres-Ducel. (EFE)
El exfiscal general del Estado Eduardo Torres-Ducel. (EFE)

Esta decisión se produce el mismo día en que CiU y ERC salvan de nuevo el cuello del presidente catalán tras pedir la oposición que comparezca ante la comisión de investigación sobre el fraude fiscal, más conocida como Comisión Pujol, ya que fue la confesión de éste la que motivo su creación. CiU pone como excusa que Mas ya ha comparecido varias veces para dar cuenta de las actuaciones de su partido mientras que los republicanos se agarran a que el president debería comparecer, pero no en esta comisión, sino ante la Comisión de Asuntos Institucionales. De hecho, CiU y ERC han pactado que el propio Mas pida la comparecencia voluntaria en la Comision de Asuntos Institucionales para, de ese modo, justificar su negativa a que tenga que rendir cuentas en la comisión extraordinaria de investigación, lo que podría suponer un menoscabo no sólo de su imagen, sino de la imagen del soberanismo en general.

La oposición, en cambio, reclama su presencia en la comisión de investigación no como presidente de la Generalitat, sino en calidad de hombre de confianza de Jordi Pujol en los últimos gobiernos de éste. En ese periodo, Mas ocupó sucesivamente los cargos de consejero de Política Territorial y Obras Públicas, de Economía y, finalmente, de conseller en cap (consejero jefe), el segundo del Gobierno. ERC, en cambio, sí ha apoyado ahora la comparecencia de Mireia Pujol Ferrusola, la hija menor del expresidente Pujol, ya que ha sido citada a declarar como imputada por la juez el próximo mes. Hasta ahora, CiU y ERC se habían negado a que compareciera precisamente por esa falta de imputación.

Blindado por ERC

Durante las últimas semanas, los partidos de la oposición han pedido reiteradamente e infructuosamente la comparecencia de Mas ante la comisión. “¿Cómo no vamos a pedir que dé explicaciones quien fue el principal colaborador de Jordi Pujol? Sería totalmente ilógico que no lo hiciésemos”, coincidieron en señalar diferentes representantes de PSC, PP y Ciutadans a este diario. El propio presidente de C’s, Albert Rivera, lamentó la defensa a ultranza que hace ERC de Artur Mas, acusó al Gobierno catalán de escudarse “tras su socio”, denunció que “no hay ningún interés en que se investigue y se conozca la verdad”  y vaticinó que, ante ello, la comisión de investigación no deja de ser “un montaje que no vale para nada”. Porque el dirigente de Ciutadans quiere saber “si el delfín de Jordi Pujol tiene las manos limpias de corrupción o no y si participaba de las comisiones ilegales de la familia Pujol”. A estas alturas, no obstante, la comparecencia de Mas es una posibilidad del todo remota, ya que cuenta con el blindaje que le ofrece ERC.

Cataluña
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
13 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios