independencia de cataluña

Ni lista única ni Presupuestos ni adelanto electoral: el 'soufflé' soberanista se desinfla

Junqueras prefiere evitar la lista única de Mas. Y sin lista única no hay elecciones anticipadas que es lo que quiere Junqueras, el cual vetará por ello los Presupuestos

Foto: Artur Mas y Oriol Junqueras. (Reuters)
Artur Mas y Oriol Junqueras. (Reuters)

La legislatura de Artur Mas camina hacia la parálisis. Pese a la grandilocuencia de las declaraciones “una plan de 18 meses para conseguir la independencia”, la realidad política se impone. El presidente de ERC, Oriol Junqueras, prefiere evitar el abrazo del oso de Artur Mas, en forma de lista única. Y sin lista única no hay elecciones anticipadas que es lo que quiere Junqueras, el cual vetará por ello los Presupuestos del 2015, por lo que la alternativa será prorrogarlos y alargar al máximo el mandato.

Fuentes políticas cercanas a CiU, descartan que Mas vaya a dinamitar su partido, CDC, por una lista ciudadana de resultado incierto y en competencia con otras listas similares de ERC y de las CUP.

Por tanto, ni Presupuestos ni lista única ni plebiscitarias, después de tres semanas de debate político estéril. La incógnita es cómo venderá Artur Mas esta situación de impass a sus aliados: la Assemblea Nacional de Catalunya (ANC) y Omnium Cultural, los dos entes que han mantenido el pulso de movilización en la calle a favor de la independencia.

La cuestión económica es políticamente menos importante. Los Presupuestos que se están sometiendo a negociación en el Parlament son tan irrelevantes como los que están en vigor. Ni el plan de privatizaciones de 2014 por valor de 2.300 millones se ha cumplido ni es realista esperar que el Ministerio de Hacienda le aporte 2.500 millones en 2015, cuando el titular de la cartera económica de la Generalitat, Andreu Mas-Colell, lleva un año sin hablar con Cristóbal Montoro.

Es verdad que el presupuesto de la Generalitat 2014 ya no sirve para llegar a fin de año, mucho menos para ser prorrogado durante la totalidad de 2015. Pero tal como se han planteado las nuevas cuentas, en el fondo nada cambia.

Artur Mas (i), en el Parlament. A la derecha, Oriol Junqueras. (Efe)
Artur Mas (i), en el Parlament. A la derecha, Oriol Junqueras. (Efe)

Debilidad de Mas

Junqueras ha visto a Mas débil. No acepta la lista única. Y está utilizando su negativa a negociar los presupuestos para intentar que Mas avance las elecciones, cosa que conviene a ERC, pero no a Artur Mas, para quien o sólo o en compañía de otros todas la encuestas apuntan a la pérdida de unos diez diputados.

Por tanto, Mas jugará su última carta: prorrogar los presupuestos y esperar a que las municipales, primero, y las generales, después, debiliten al PP y cambien un panorama político que ahora mismo le es adverso.

Funcionarios como arma política

En este entorno los funcionarios de la Generalitat se convertirán en un arma política. CiU culpará a ERC de que los funcionarios catalanes se queden un año más sin paga extra, algo que preveía recuperar los Presupuestos de 2015. Pero en ERC ya se ha descartado esta alternativa.

Una fórmula que propone ERC es una ampliación crediticia que permita que los funcionarios tengan paga de Navidad el año que viene. Pero nunca se ha aplicado este mecanismo. Y está por ver si las entidades financieras apoyarían a la Generalitat en su delicada situación económica.

Cataluña
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
30 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios