rajoy en cataluña

Rajoy advierte al 'astuto' Mas: “No permitiré poner en tela de juicio la unidad de España

Arropado por ministros, líderes populares y ediles y representantes autonómicos. Éste ha sido el comité de bienvenida que Rajoy ha tenido al llegar a Barcelona

Foto: Mariano Rajoy en Barcelona. (Efe)
Mariano Rajoy en Barcelona. (Efe)

Irónico y contundente, el presidente del Gobierno español, Mariano Rajoy, advirtió hoy por enésima vez a su homólogo catalán, Artur Mas, de que pueden hablar, aunque hay una línea roja: “Escucharé a todos los que quieran hablar conmigo, pero no voy a permitir que se ponga en tela de juicio la unidad de España. Y no voy a permitir que se vulnere el derecho de todos los españoles a decidir lo que quieren que sea su país, porque ellos tiene la soberanía nacional. Y no voy a permitir que se pongan en tela de juicio sus derechos fundamentales”.

Se lo fue a decir en terreno hostil, o sea, en plena capital catalana, rodeado de la cúpula del PP en la clausura de las jornadas de Estabilidad y Buen Gobierno en Corporaciones Locales que el PP organizó este fin de semana. Tuvo varios objetivos en su punto de mira, pero fueron especialmente los socialistas y los nacionalistas los que se llevaron la mayoría de los varapalos de Rajoy. Y especialmente Artur Mas, porque por algo ésta es su plaza. “Cataluña no es un país de lista única, de partido único. ¡Un poco de respeto!”, exclamó refiriéndose a la propuesta de Artur Mas de poner como condición una candidatura independentista única para convocar elecciones anticipadas y que éstas adquieran carácter plebiscitario porque el programa de los separatistas llevaría como único punto la proclamación de la independencia.

Rajoy echó mano de la ironía para decir que quizá él no sea tan astuto como otros (en referencia a Mas, que ha presumido reiteradamente de que ha de ser más astuto que el Gobierno de España) ni tenga su inteligencia y sofisticación, pero lanzó un dardo envenenado: “Le digo, porque lo sé y porque es mi trabajo saberlo, que la campaña que tenía preparada internacionalmente con motivo del 9 de noviembre se le ha venido abajo, sin ruido y sin estrépito. Ésa era su gran baza y le salió mal. Pero los delirios se calman con tranquilidad y no con alborotos”, exclamó dándole a entender que el Gobierno español había seguido detalladamente los operativos para realizar una gran campaña internacional con motivo de la consulta y que fue precisamente la labor de zapa del Ejecutivo central el que desbarató los planes de Mas.

Rajoy: 'Los catalanes son muchos y los independentistas muchos menos'

Rajoy acusó al presidente catalán de iniciar una loca carrera hacia el independentismo para tapar su ineficacia. “En 2012, mientras algunos estábamos intentando evitar el rescate, otros escurrían el bulto, miraban hacia otra parte y decían que en ese berenjenal no se metían. Y así, aquí el señor Mas convocó elecciones anticipadas, pero los ciudadanos le retiraron 12 escaños. Desde entonces, sólo ha hecho huir hacia adelante en busca de su supervivencia política hasta llegar al 9 de noviembre en una consulta sin censo y sin garantías democráticas, bajo la presión vergonzosa del Gobierno catalán. Mas quiso hacer creer que había hecho una consulta en la que invirtió muchísimo dinero y que era una gran farsa. El resultado fue que dos de cada tres catalanes lo rechazaron”.

Para el presidente español, “si lo que quiso Mas fue saltarse la legalidad, lo hizo. Si lo que quiso hacer fue arañar algunos votos a ERC, también es posible que lo pudiera hacer. Pero si lo que quiso era presentar una Cataluña independentista, fracasó estrepitosamente, y eso ateniéndonos a sus propias cifras. Los catalanes son muchos… ¡y los independentistas son muchos… menos!”.

Alicia Sánchez-Camacho durante su discurso. (Efe)
Alicia Sánchez-Camacho durante su discurso. (Efe)

Un Artur Mas incapaz

Para Rajoy, Artur Mas ha estado “entregado obsesivamente en propagar la división, engañando sobre la realidad económica de Cataluña y vendiendo la Arcadia feliz. Y mientras, la casa sin barrer. Así, Cataluña lleva cuatro años de déficit de Gobierno y necesita a alguien que se ocupe de gobernar”. Echó en cara al Gobierno catalán su victimismo, porque con él, Mas “esconde su incapacidad para resolverlos problemas. Cuando la Generalitat no puede financiarse en los mercados, ¿cómo lo resuelvenbsp;¿Son los plebiscitos de Mas los que la salvannbsp;No. Echan mano del Fondo de Liquidez Autonómica (FLA) que creó el Gobierno que presido. Y cuando los bonos patrióticos llegaban a su vencimiento y no podía devolverlos, se solucionó con el Tesoro de España. Y cuando los farmacéuticos no cobraban, tuvimos que echar mano del Fondo de Pago a Proveedores. Y cuando hubo que mantener los servicios públicos y pagar nóminas mes a mes y sanear las cajas de ahorro, fue el Gobierno de España el que lo solventó”.

Rajoy hizo caso omiso de la nueva hoja de ruta de Artur Mas pretendiendo convocar en breve plazo unas elecciones plebiscitarias para organizar una Constitución Catalana en 18 meses, aprobarla, proclamar la independencia y convocar nuevamente unas elecciones constituyentes en 2016. “Nos anuncian 18 meses de viaje a ninguna parte. Nunca, en toda la historia, un gobernante había perdido tanto el tiempo y había hecho perder tanto el tiempo, ni generado tanta confrontación y tanta inestabilidad. Por eso es necesario mantener la estabilidad política y continuar con las reformas, ocuparnos de los problemas reales de la gente. Cataluña necesita reformas, estabilidad y gobierno. En 2015 podemos tener un crecimiento económico inimaginable… si lo permiten algunos. Pero no dejaremos que ese proceso de desgobierno afecte a los ciudadanos. Por eso, ahí seguiré apoyando a todas las instituciones, sean cuales sean, con el FLA y los instrumentos necesarios”. Porque lo que le importa son los 7 millones y medio de españoles que hay en Cataluña y ninguno de ellos puede ser desatendido por el Gobierno.

Rajoy también recordó que “España no se entiende sin Cataluña ni Cataluña se entiende sin España” y subrayó que “no queremos que ningún ciudadano tenga que elegir entre ser catalán o ser español. Eso no se va a producir”.

El presidente del Gobierno junto a la líder del PP catalán. (Efe)
El presidente del Gobierno junto a la líder del PP catalán. (Efe)

No al diálogo

Minutos antes, la presidenta del PP catalán, Alicia Sánchez-Camacho, había pedido al presidente español que “debe fortalecerse el Estado en Cataluña, porque ha sido traicionado por los rupturistas y los independentistas. El Estado español ha de tener más presencia y ha de explicar nuestra historia mejor y venderla mejor, porque es la historia compartida. Debemos acabar con la manipulación y la falsificación de la historia y con el agravio económico que se ha trasladado a otras comunidades. Ahora hablan de blindar sus embajadas y crear nuevas estructuras de Estado. Pues hemos de activar la Ley Presupuestaria para que eso no ocurra, para que no gasten el dinero en esas estructuras”.

Sánchez-Camacho también le había dicho a Rajoy que, a partir de ahora, “se acabó la conllevancia, se acabó el diálogoLa unidad de España es innegociable. Hoy más que nunca debes ser el presidente de los 7,5 millones de catalanes y que suplas la incapacidad, la incompetencia y la parálisis del señor Mas”.

En su turno, Rajoy terminó con unas palabras de agradecimiento a la líder popular de Cataluña porque “habéis sabido soportar la soledad en medio del griterío y no habéis permitido que os arruguen”.

Cataluña
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
97 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios