“EN 18 MESES, ESTE PAÍS SERÁ LIBRE”

Mas intenta fichar a sindicatos, patronales y universidades para su ‘Lista de la Libertad’

El presidente de la Generalitat, Artur Mas, pedirá a patronales, sindicatos y universidades que estén presentes en su 'Lista para la Libertad'

Foto: El presidente de la Generalitat, Artur Mas (EFE)
El presidente de la Generalitat, Artur Mas (EFE)

El presidente de la Generalitat, Artur Mas, pedirá a patronales, sindicatos y universidades que personas relacionadas con estos agentes sociales estén presentes en la candidatura unitaria que quiere hacer para convocar unas elecciones de carácter plebiscitario tras el 9-N. La candidatura de Mas se llamaría Lista de la Libertad y contaría con representantes de los partidos políticos que la apoyasen, de la Asamblea Nacional Catalana (ANC), de Òmnium Cultural y de los agentes sociales.

Los próximos días serán de impasse: Mas está atento a la acogida de sus propuestas, realizadas este martes. El fin de semana, la ANC presenta su Declaración de Noviembre, en la que hace público su posicionamiento ante el contexto político y la posibilidad de adelanto electoral. Y el martes, el presidente de ERC, Oriol Junqueras, desvela su hoja de ruta. “Estaremos especialmente atentos a lo que diga Junqueras, porque luego veremos nítidamente el escenario que se dibuja para poder llegar a acuerdos que permitan consolidar el proyecto y que el país inicie el camino hacia la libertad”, explican a El Confidencial fuentes de la cúpula de Convergència Democràtica de Catalunya (CDC).

La intención de Artur Mas es llegar a acuerdos con todas las fuerzas sociales para que se incluyan en esa Lista de la Libertad porque “es la única forma de que este país sea independiente algún día”. Sin embargo, no están definidas las fórmulas de negociación con los partidos y entidades que pudieran concurrir en la candidatura, aunque no se descarta llevar también las propuestas al Pacto Nacional por el Derecho a Decidir, que preside el democristiano Joan Rigol, expresidente del Parlamento catalán y de UDC. El president, pues, deberá estar “a la espera de ver qué hacen los otros, cómo se posicionan, para tomar una determinación y comenzar a cerrar la última fase del proceso”.  

Artur Mas saluda al líder de ERC, Oriol Junqueras. (Reuters)
Artur Mas saluda al líder de ERC, Oriol Junqueras. (Reuters)

La intención del president es que esta candidatura cuente con un programa con un solo punto: la promesa de proclamar la independencia de Cataluña. Para lograr sus objetivos y culminar con éxito el proceso catalán, debería obtener una mayoría absoluta y que tome las riendas del Gobierno catalán durante 18 meses, al término de los cuales debería convocar unas elecciones constituyentes en las que ya se presentaría cada partido por separado y con sus respectivos programas. Los integrantes de la lista plebiscitaria, sin embargo, tendrían vetada su presencia en las siguientes elecciones.

La fórmula no agrada a nadie. ERC, que ha intentado esquivar un enfrentamiento directo con Artur Mas, ha dicho ya que habría que mejorar esa propuesta. Y en la propia Convergència Democràtica (CDC) hay opiniones para todos los gustos. En primer lugar, porque una candidatura de este calibre dejaría a muchos militantes y cargos públicos en paro. Además, los partidos no obtendrían las subvenciones públicas por resultados electorales.

Duro, pero necesario

En la cúpula de CDC, no obstante, intentan cerrar filas con Mas. “Puede parecer riguroso para algunos y habrá dificultades personales, incluso se pueden perder esperanzas y sueños particulares, pero es para hacer una cosa muy grande. En estos momentos no hay que pensar tanto en temas personales. La política es un servicio público y no debería ser una profesión. No es lógico que alguien viva de la política desde los 20 a los 65 años. No es lógico ni lo que la gente pide. Por tanto, la propuesta del president puede provocar padecimientos personales, pero es un sacrificio que se pide para el país”, aseguran las fuentes citadas.

Artur Mas, durante su intervención en la Convención Nacional de CDC en marzo. (EFE)
Artur Mas, durante su intervención en la Convención Nacional de CDC en marzo. (EFE)

Lo que reclama Convergència es que los demás partidos soberanistas se impliquen también en ese sacrificio. “Todos juntos debemos entender que son necesarios sacrificios personales, que la gente vea que vamos en serio y que los que intervengan en esta fase del proceso no piensen en las siguientes elecciones”, subrayan.

Para los convergentes, “la candidatura se plantea sobre una cosa: no es un reparto proporcional de escaños, sino que cada organización ponga en ella sus mejores activos, desde los partidos hasta la sociedad civil pasando por los sindicatos, las patronales o las universidades. Y quien salga elegido ha de saber que en 18 meses, este país será libre. Estos activos son los mejores de sus respectivos ámbitos y somos conscientes de que les pedimos un sacrificio, ya que durante 18 meses deben dejar de lado su carrera profesional. En esta fase, los partidos debemos dar un paso al lado, ayudar y sumar, sabedores de que dentro de año y medio, ya con un Parlamento tradicional, serán  los propios partidos los que seguirán construyendo el país”.

Cataluña
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
27 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios