TRATO CORDIAL, AUNQUE EL ‘PRESIDENT’ RECHAZA LA CENA CONJUNTA

Artur Mas defiende la vía escocesa para Cataluña ante De Guindos

Pese a la amabilidad, “Bienvenido, ministro”, le dijo el president; Mas, en tono cordial, siguió defendiendo que Cataluña necesita “una solución a la escocesa”

Foto:  El presidente de la Generalitat, Artur Mas (2-i), saluda al ministro de Economía, Luis de Guindos. (EFE)
El presidente de la Generalitat, Artur Mas (2-i), saluda al ministro de Economía, Luis de Guindos. (EFE)

Estaba precisamente Artur Mas en el XIX Encuentro Económico de S’Agaró lamentando la imposibilidad de la tercera vía por cuestiones como la denuncias en la fiscalía contra él “por lo que definieron como una butifarrada”, cuando entró en la sala el Ministro de Economía, Luis de Guindos, que le estrechó la mano de manera afable y se sentó a escucharle en primera fila. Pese a la amabilidad, “Bienvenido, ministro”, le dijo el president; Mas, también en tono cordial, siguió defendiendo que Cataluña necesita “una solución a la escocesa”.

En todo momento el trato entre De Guindos y Mas fue tan afectuoso como superficial. El ministro se sentó en primera fila, al lado del presidente de la Bolsa de Barcelona, Joan Hortalà, mientras Mas defendía su proyecto independentista. Y cuando acabó, De Guindos y él cruzaron comentarios amables. Pero demasiado triviales como para romper la cantidad de hielo que hay en este momento entre Cataluña y el resto de España.

Escocia se ha ganado el derecho de decidir su futuro. Una solución escocesa sería la manera en que las corrientes fuesen más equilibradas”, defendió Artur Mas, que fue invitado a quedarse a cenar con el ministro, pero declinó la invitación por tener un acto en Ribes de Freser.

Mas descartó la tercera vía ya que “una cosa que se definió como una charanga ha acabado en la Fiscalía, y aquí estamos. Esto lo digo para los que se ilusionan con otros escenarios”.

De Guindos sí que ha replicado a Mas en su terreno, la economía, en declaraciones a los periodistas cuando el presidente catalán ya se había ido de S’Agaró: “Es verdad, como explica Artur Mas, que la economía catalana se recupera mejor que el resto. Pero esto es en buena parte por la asistencia financiera que le da el Estado mediante instrumentos como el FLA o el pago a proveedores, que está manteniendo todos los servicios de Cataluña”.

Oposición internacional a la independencia

Mas reconoció la oposición internacional con la que topa su proyecto secesionista, aceptando que “el proyecto político de Cataluña no se recibe con los brazos abiertos. Y los estados, los poderes constituidos, intentan sacarse los problemas de encima. Si queremos avanzar en esto nos lo hemos de ganar. Hay que ganárselo”.

Artur Mas mantuvo la importancia de que se llegue a un acuerdo negociado: “Que nos gobernemos nosotros mismos en la escala europea entra dentro de la lógica imperante. Y eso no es una ruptura”.

“Nosotros nunca le hemos fallado al Estado”

En su conferencia, Mas construyó un relato de la distanciamiento con España, esta vez basado en agravios políticos. “Nadie nos puede enseñar lo que es ayudar a la estabilidad. Pero si se hace este trabajo unilateralmente no tiene sentido. Si la corriente sólo va a favor de uno esto explota. ¿Cuántas veces el catalanismo en sus diversas expresiones le ha fallado al Estado español en un gran tema de interés nacional? Nunca hemos fallado. Ni en la lucha contra el terrorismo, ni en la integración de Europa, apoyando el euro, ayudando a los Gobiernos en minoría, defendiendo la economía productiva. Y cuando a Zapatero se enfrentaba al rescate de España, fue CiU la que apoyó. No fue el PP, que estaba en la oposición. Fuimos nosotros. Y un mes después, el Estado en agradecimiento de esta colaboración, dictó la sentencia del Tribunal Constitucional contra el Estatut”, recordó un Mas esforzándose en mostrarse dolido.

Artur Mas advirtió a los directivos y empresarios presentes que “si seguimos haciendo lo mismo de siempre pasará lo de siempre. Por tanto, hemos de cambiar. Ahora hay mucha gente que se ha puesto las pilas en un sentido diferente. El Estado ha de abordar este tema porque es directamente responsable. Y esta respuesta ha de permitir que todo el mundo salga ganando. No hemos de pretender que España pierda en esta dialéctica. Y Cataluña debe salir beneficiada”.

Artur Mas y el presidente de la Cámara de Comercio de Barcelona, Miquel Valls. (EFE)
Artur Mas y el presidente de la Cámara de Comercio de Barcelona, Miquel Valls. (EFE)

El president ha continuado insistiendo en la vía escocesa: “El hecho de decidir el futuro del país une a Cataluña, otra cosa es la independencia. Lo podría hacer a la británica. Y si no lo hace, debe jugar y arriesgar. Nosotros estamos arriesgando mucho y el Estado, en cambio, no arriesga nada”, lamentó en un último intento de defender la viabilidad de un referéndum.

En el acto, Mas ha tenido que aguantar el primer varapalo público por parte de Miquel Valls, presidente de la Cámara de Comercio de Barcelona. “Hay que huir de temores irracionales, pero también del riesgo de una complacencia excesiva. No hay atajos mágicos que nos permitan llegar más rápido y con menos esfuerzo”, una frase que puede entenderse como una alusión al proyecto independentista que impulsa Mas. No en vano, este mes Valls aceptó el cargo de vicepresidente de la nueva Cámara de Comercio de España, un organismo que preside también un firme defensor empresarial de la unidad de España, Josep Lluis Bonet, presidente de Freixenet.

Cataluña
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
20 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios