DOS DIPUTADAS SOCIALISTAS ABANDONAN EL PSC

Maragall ‘roba’ varios exconsellers del PSC para su proyecto de “gran izquierda”

La ruptura del PSC, que ya existía de facto, se ha consumado tras darse a conocer que el partido de Ernest Maragall se alía con Moviment Catalunya

Foto: Ernest Maragall, en el cierre de campaña de ERC para las europeas. (Efe)
Ernest Maragall, en el cierre de campaña de ERC para las europeas. (Efe)

La ruptura del Partit dels Socialistes de Catalunya (PSC), que ya existía de facto, se consumó ayer tras un acto en el que se dio a conocer que Nova Esquerra Catalana (NeCAT), el partido fundado por Ernest Maragall, se alía con Moviment Catalunya, liderado por el exlíder del PSC en el Ayuntamiento de Barcelona, Jordi Martí. A este proyecto se suman ahora caras conocidas como los exconsejeros Marina Geli, Antoni Castells o Montserrat Tura y exdirigentes socialistas como Pia Bosch. Incluso la diputada Núria Ventura abandona las filas del PSC para formar parte de la nueva formación. Se trata del ala catalanista del PSC, con poco peso político dentro de la formación pero con una importante proyección mediática.

En realidad, Geli y Ventura, que ocupan escaño en el Parlamento autonómico, abandonan las filas del PSC, pero mantendrán el escaño en su poder, al menos hasta saber si hay o no elecciones anticipadas. Ambas han participado en el proceso de creación de Moviment Catalunya y en las negociaciones para fusionarse con NeCAT. De esta manera, el PSC pasa de tercera a cuarta fuerza política, puesto que se quedará con un diputado menos que el PP.

"Éste es un movimiento que hemos puesto al día y comprometido con el proceso de emancipación de Cataluña. El mapa de la izquierda catalanista tiene tres ejes: hay un socialismo español, a mi entender minoritario hoy por hoy; luego hay una nueva izquierda alternativa; y, por último, una izquierda central, transformadora, reformista, en la que cabría incluir a fuerzas como ERC, NeCAT o el socialismo catalanista y con una mayor capacidad de mensaje", explica Ernest Maragall a El Confidencial.

A Maragall no le preocupa la irrupción de Podemos en el panorama político catalán, a quien las encuestas sitúan como la tercera fuerza política, tras CiU y ERCLa travesía del que había sido consejero de Educación durante el Tripartito es lenta pero segura. "Tenemos que ver aún si somos capaces de construir esa nueva gran fuerza catalanista y de izquierdas", advierte. No le preocupa la irrupción de Podemos en el panorama político catalán, a quien las encuestas sitúan como la tercera fuerza política, tras CiU y ERC. "Podemos, o fuerzas de izquierda como Guanyem, atraen a mucha gente que las vota por su distancia con las fuerzas políticas tradicionales. Si no hay alternativa, esas formaciones capitalizan el impulso ciudadano. Pero está por ver si la opción socialista tiene ahora sentido y si consigue agregar a ese segmento de votantes".

El pacto de la gran izquierda

El hecho de que haya caras conocidas del socialismo que públicamente se hayan posicionado a favor de la nueva formación de izquierdas no variará, de momento, el mapa político sustancialmente. "Marina Geli ya ha dicho que se integra plenamente en este proyecto. Y me consta que Antoni Catsells ha participado activamente en los debates previos. Pero estos nombres tienen más un valor simbólico y emblemático que peso político. Este peso vendrá de que, una vez despejadas las incógnitas, se genere una amplia cadena de adhesiones de ciudadanos que están inciertos, distantes o pasivos frente a las propuestas de sus partidos tradicionales".

NeCAT tiene, en estos momentos, una coalición electoral con ERC (concurrieron juntas alas europeas y las ganaron en Cataluña, obteniendo 2 eurodiputados) y eso, asegura Maragall, es una ventaja. “En realidad, esa coalición hay que entenderla como el pacto de la gran izquierda catalana. Hay una situación de coalición y colaboración activa con ERC que es el reflejo de la realidad que se vive en las ciudades catalanas”. El camino a seguir ahora es que confluyan los intereses y las propuestas de partidos como ERC, NeCAT, Moviment Catalunya o incluso ICV. “Se acabarán desbordando las suspicacias”, vaticina el exdirigente socialista.

Antoni Castells (i), Marina Geli (2i) y Jordi Martí (2d), durante un acto público.
Antoni Castells (i), Marina Geli (2i) y Jordi Martí (2d), durante un acto público.

Porque, Maragall es tajante al afirmar que espera que "éste sea el inicio de un camino irreversible, que no tenga marcha atrás. Sólo hará falta ir sumando fuerzas en ese camino".

Una de esas fuerzas es Avancem, la corriente ya desgajada del PSC que lidera Joan Ignasi Elena, pero que de momento no ha conseguido sumarse al proyecto más que nada debido a suspicacias con Moviment Catalunya. "Yo creo que si se dan las circunstancias, no es difícil que podamos participar de ese proyecto. Es más: puedo asegurar que tenemos la voluntad de formar parte de él", señaló a El Confidencial Joan Ignasi Elena.

Avancem, la corriente ya desgajada del PSC que lidera Joan Ignasi Elena, no ha conseguido sumarse al proyecto más que nada debido a suspicacias con Moviment Catalunya. De momento: 'Puedo asegurar que tenemos la voluntad de formar parte del proyecto', señala Elena.El exdirigente socialista (y exdiputado, que dejó el escaño cuando abandonó el partido) cree que primero se deben plantear unos objetivos, lanzar unas propuestas y más tarde ya vendrán los nombres de las personas que han deliberar el proceso.

Los ejes de la nueva formación

En una carta dirigida a sus militantes, la dirección de Avancem señala que su intención es "ayudar a reconstruir este fundamental espacio político. Son muchos los esfuerzos y muchas las reuniones de trabajo dedicadas a este objetivo que tiene como finalidad última la de intentar ser actores importantes en la construcción de una nueva hegemonía política progresista para la Cataluña de los próximos años".

Su primera conclusión es que debe huir de la precipitación y las indefiniciones y recuerda que desde Avancem no se ponen "líneas rojas" al proceso de confluencia de los partidos socialistas catalanistas. "Siempre hemos hablado de ejes estratégicos previos a cualquier creación de una marca. No hacerlo, no delimitar el terreno de juego, podría proyectar una imagen, seguramente no querida, de comenzar a construir la casa por el tejado".

Así pues, sus condiciones son muy claras y plenamente coincidentes con los planteamientos de NeCAT: un "eje nítidamente de izquierdas, reformista y con vocación de gobierno" sobre el que habría de pivotar la nueva organización; y unos liderazgos "intergeneracionales", "sin mochilas ni hipotecas".

Reunión entre los líderes de ERC, Avancem y NeCAT, en septiembre.
Reunión entre los líderes de ERC, Avancem y NeCAT, en septiembre.

Durante las próximas semanas, habrá conversaciones entre NeCAT y Avancem para poder llegar a acuerdos y formar el núcleo de lo que quieren que sea la gran fuerza de izquierdas socialista catalanista. El día 30 de noviembre, en un acto público y abierto a la ciudadanía, NeCAT planteará su proyecto, la "definición de los conceptos políticos básicos" del ideario. "Espero que sea el inicio de un gran proceso de unificación formal de la izquierda", resume Ernest Maragall.

Mientras tanto, el exlíder socialista de Barcelona, Jordi Martí, asegura que están "preparados" para hacer frente a unas elecciones autonómicas anticipadas. Otra cosa serán las municipales. Maragall admite que no se ha hablado todavía de alianzas, pero la militancia de las fuerzas de izquierdas es muy activa y lleva a confluencias que posibilitarán pactos locales con otras fuerzas de izquierdas, como ERC o ICV, por ejemplo... e incluso con el PSC, por increíble que pueda parecer.

Cataluña
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
24 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios