Mas acelera, se echa ahora en brazos de la CUP y promete no dar marcha atrás el 9-N
  1. España
  2. Cataluña
HABLA DE UN PACTO DE ‘UNIDAD TÉCNICA’

Mas acelera, se echa ahora en brazos de la CUP y promete no dar marcha atrás el 9-N

Otro conejo de la chistera. El presidente de la Generalitat, Artur Mas, se echó hoy en brazos de la CUP, con la que cierra un acuerdo esta misma tarde

Foto: El portavoz de la CUP, David Fernández, habla con Mas (EFE)
El portavoz de la CUP, David Fernández, habla con Mas (EFE)

Otro conejo de la chistera. El presidente de la Generalitat, Artur Mas, se echó este lunes en brazos de la Coordinadora d’Unitat Popular (CUP), organización con la que podría cerrar un acuerdo para diseñar una hoja de ruta rupturista que contempla la convocatoria de elecciones anticipadas, así como el compromiso de no desconvocar cualquier tipo de consulta que se haya convocado pase lo que pase. El portavoz del Gobierno catalán y consejero de Presidencia, Francesc Homs, no quiso detallar este lunes si los otros dos partidos que apoyan el referéndum, ERC e ICV, apoyan esa estrategia. “Sólo diré que ha habido conversaciones previas en sentido amplio”, subrayó.

Minutos antes, el portavoz de la CUP, David Fernández, había desvelado que el Gobierno catalán aceptó un decálogo que los independentistas le presentaron. A cambio, la CUP arropará al Ejecutivo de Artur Mas y pondrá su maquinaria a tope para que el 9 de noviembre sea un éxito.

Homs detalló que, tras poner encima de la mesa sus reivindicaciones la pasada semana, el Gobierno catalán ha estado negociando hasta este lunes y acabó con un preacuerdo sorprendente. Precisamente con la fuerza más pequeña pero también la que, en opinión de CiU, ha sido la más leal a Artur Mas durante las últimas semanas.

En una sorprendente rueda de prensa, Homs subrayó que lo que hay hasta ahora es una “unidad técnica”. “Después de varios contactos en las últimas horas, creemos que estamos en condiciones de recomponer una unidad técnica en torno al 9N. Lo que llamamos ‘unidad técnica’ es situar con precisión el mínimo común denominador que estaríamos dispuestos a asumir entre todos”.

Vídeo: La "unidad técnica" de Homs

¿Significa eso que el bloque soberanista no tiene unidad política y que continúa fracturado después de la crisis de la semana pasada? “Es la forma que hemos encontrado para empezar a recomponer la unidad política que se había puesto en cuestión. Casi se rompió esa unidad. Si hay voluntad para recomponer aquello que había quedado en entredicho, es saludable empezar por las cosas que son más pequeñas, más técnicas, y a partir de ahí recuperar la confianza que requiere la unidad”, se excusó el consejero.

Los diez puntos de los independentistas asumidos por Artur Mas, pues, son los siguientes: “Uno, crear un órgano técnico compuesto por miembros de distintos partidos políticos para que puedan comprobar a diario toda la operativa; dos, activar una comisión que controle desarrollo de la consulta y las comisiones territoriales; tres, asegurar la pluralidad y la representatividad; cuatro, compartir todas las campañas institucionales; cinco, explicar con detalle todo el dispositivo de cara a la consulta; seis, diseñar y ejecutar un cronograma con las fases de la consulta; siete, organizar y vehicular a observadores internacionales, así como garantizar un programa de acogida antes, durante y después de la consulta; ocho, garantizar y promover una campaña de fomento del debate en todo el territorio con la colaboración de los ayuntamientos; nueve, el Govern asume por escrito el compromiso de hacer posible el 9N; y diez, el Govern se hace responsable de cualquier incidencia. Además, ante cualquier alteración sustancial, el Gobierno catalán asumirá no sólo la responsabilidad única, sino que se compromete a debatir todas las opciones y alternativas si se produce esa alteración sustancial”, narró Francesc Homs.

Ello quiere decir que, ante cualquier imprevisto o “placaje del Estado español”, como una nueva prohibición de la consulta, Artur Mas tocará a rebato, discutirá con sus socios la situación y actuará conforme a lo que decidan entre todos. “Artur Mas hablará con absolutamente todos los partidarios del derecho a decidir. Los demás que no se hagan ilusiones”, ironizó el portavoz gubernamental.

Lo que se trata con este punto es de “debatir una posible salida” ante el veto a la consulta. Y ello porque “el dilema es que hay unos señores en Madrid que no querían que votáramos y se pondrán urnas el 9 de noviembre. Que cada cual saque conclusiones. Los de Madrid no quieren que votemos, que nos expresemos el 9N. Pero hay otros que queremos hacerlo posible”. Y se mostró esperanzado con que la jornada “saldrá bien. Hemos de hacer un gran 9N para demostrar cómo somos como pueblo ante Madrid”.

Homs defendió también que “nosotros no obligamos a nada ni a nadie el 9N. Lo único que hace la Generalitat es facilitar que el que quiera votar, que lo haga”. En este sentido, rechazó apoyarse en locales de entidades privadas para poner las urnas. “Ésta es una consulta o proceso participativo que ha de descansar sobre la Administración pública y que se vea que podemos ofrecer las máximas garantías posibles. La Administración se hace responsable de que haya urnas y ha de ser la Generalitat o los Ayuntamientos quienes la impulsen, no entidades privadas”.

El portavoz del Gobierno señaló, por otra parte, que el censo que la Generalitat prevé aplicar “es un archivo debidamente regularizado”, puesto que se abrió un periodo de inscripción voluntaria de los ciudadanos en el mismo y para esta cuestión. Asimismo, detalló que a las 10.50 de este lunes ya se habían inscrito 23.870 voluntarios para trabajar durante la jornada electoral. El objetivo del Gobierno era conseguir 25.000 voluntarios, cifra que previsiblemente se conseguirá en un breve plazo de tiempo.

Homs, sin embargo, no quiso pronunciarse sobre la exigencia de la ANC y Òmnium Cultural, que este fin de semana exigieron a Artur Mas que convoque elecciones plebiscitarias en un plazo de tres meses. “Las elecciones plebiscitarias fueron situadas en el horizonte por el presidente Mas hace jamás de un año. Incluso habló de ellas con Mariano Rajoy. Pero la convocatoria de elecciones es una responsabilidad indelegable del president. De nadie más”, zanjó.

Artur Mas Independencia de Cataluña Francesc Homs Consulta catalana 1-O
El redactor recomienda