PRIMERA ENTREVISTA TRAS SU DECRETO

Artur Mas propone a España que también ponga una urna en Cataluña el 9N

El presidente catalán esquiva las preguntas más incisivas de la primera entrevista televisiva tras convocar la consulta independentista de noviembre

Foto: (Reuters)
(Reuters)

En los últimos años, el presidente catalán, Artur Mas, había pretendido ser muchos personajes. Se había comparado, explícita o implícitamente, con un faraón, con Ghandi o con Martin Luther King. Ahora, hay que añadir un personaje a esta galería: Harry Houdini, porque bordó anoche el papel de escapista en su primera entrevista televisiva tras firmar el decreto de convocatoria del referéndum independentista para el 9 de noviembre.

Mas copó el prime time de TV3 frente a una Mònica Terribas punzante en ocasiones y débil en otras, sin llegar a poner el dedo en la llaga, sin atreverse con preguntas directas o molestas para el entrevistado. Pero aún en las situaciones más críticas, Artur Mas rehuyó dar respuestas concretas: no lo hizo sobre sus alternativas si el Tribunal Constitucional paraliza la consulta, de qué hará el 10N cuando no haya podido votar, de cómo se tomará la sentencia del TC en su momento y tampoco cuando habló de corrupción.  Eso sí, defendió a capa y espada a su mentor Jordi Pujol, de quien dijo que “no ha cometido delito alguno” y arremetió contra la oposición por hacerle preguntas comprometidas el pasado viernes en la comisión de Asuntos Institucionales del Parlamento.

Mas afrontó la entrevista con fuerzas sobradas. “Mi propósito es que las urnas estén en el sitio en que tienen que estar el 9N. Y si no nos las dejan poner, es que no repetan la legalidad que emana del Parlamento catalán y de este decreto. Porque este decreto, en su artículo 2 dice que es para que la Generalitat pueda ejercer con pleno conocimiento de causa la iniciativa legal, política e institucional que le corresponde. O sea, que eso es una competencia nuestra. Lo dice la Constitución”.

(AP)
(AP)

En otras palabras, le faltó decir que la ley es él y su decreto va a misa. ¿Que la vicepresidenta del Gobierno español, Soraya Sáenz de Santamaría dice que la Ley y el decreto son nulos de pleno derecho? “Eso es lo que dicen la vicepresidenta y algunos ministros. Yo hablé con expertos que me aseguran que tengo derecho a hacer todos los preparativos para el 9N. Pero no nos dejemos secuestrar por este debate”.

Mas criticó al Gobierno central y al Estado español por mantenerse en la estrategia del no a todo. “¿Conoce alguna iniciativa de España para resolver algún conflicto político?”, interrogó Terribas. “Ninguna. A mí no me hicieron ninguna propuesta desde el Estado. Y si tienen algo que ofrecer a los catalanes, que nos lo digan. Y si están convencidos de que su propuesta ha de ser contestada, estamos dispuesta a someterla a la consideración de la gente. Incluso el 9N podemos poner dos urnas, una para nosotros y otra para la propuesta del Estado. Pero no pueden acallar un proceso con el que está de acuerdo más del 80% de la población y en el que el 88% de los ciudadanos dicen que acatarían el resultado de las urnas. Esto es un proceso democrático ¿Y dónde está la propuesta del Estado. La propuesta del Estado es sólo una: es no. No a todo”. Es más, señaló que “si lo hunden todo, no será por falta de pulcritud jurídica”.

Un aviso a navegantes

El president confió en que el Tribunal Constitucional “actuará como árbitro imparcial en este proceso”, aunque aseguró que la reacción a su sentencia “depende de cómo sea ésta”. Es un aviso a navegantes, el mensaje de que no aceptará un no por respuesta: “Cataluña es un gran tema de Estado y ellos lo han de arreglar levantando la suspensión. Que utilicen el sentido común”. Y  advirtió en otro momento:”La resolución del Constitucional puede afectar a millones de personas en sus derechos individuales”. Es decir, que si le tumban el referéndum no habrá perdido la guerra. Es sólo una batalla en este largo conflicto.

(Efe)
(Efe)

Artur Mas eludió responder sobre qué hará si no puede celebrar el referéndum. Está en el aire si dimitirá, si convocará elecciones anticipadas o si abandona la política. Fue su primer gran acto de Houdini. “No le podré responder a todo lo que me pregunte porque tengo un límite”. Y le soltó una parábola: “Nuestro bajel es un velero, no tiene motor. Pero si se queda sin motor, despliega las velas y con un poco de viento, mantiene el rumbo”. Sólo insistió reiteradamente en que “hemos hecho las cosas tan bien que se lo hemos puesto muy difícil para evitar la consulta el 9N”.

¿Y qué sintió al firmar el decreto? “Cuatro cosas: serenidad, la serenidad del deber cumplido. He cumplido un deber con mi país. La emoción del sentido histórico, el hecho de que con el decreto habrá un antes y un después en la historia de Cataluña. El compromiso con tanta gente que cree en esto. Y respeto por la magnitud del reto”. Y subrayó que el acto protocolario y solemne de este sábado “no era una mera foto, era mucho más: era un acto histórico”.

En esta lucha, no obstante, aseguró que está dispuesto a “afrontar en solitario todos los riesgos necesarios. No es que quiera ser un héroe ni un mártir, que no quiero porque no tengo vocación de ello. Pero sí estoy dispuesto a asumir los riesgos en solitario”. Se refería a la posibilidad de que le lleven por la vía judicial debido a los posibles delitos de prevaricación, malversación de fondos públicos o incluso sedición en caso de desobedecer al TC.

(Efe)
(Efe)

Admitió que, tal y como había publicado El Confidencial, llegado el 9N y ante la imposibilidad de tener urnas en la calle, convocará a los partidos favorables a la independencia y juntos tomarán una determinación. Pero se volvió a mostrar esquivo a la hora de detallar si, en caso de que convoque elecciones anticipadas, se incluirá la pregunta del referéndum en los programas electorales del bloque soberanista. “No puedo decírselo”, contestó lacónicamente.

Y dejó la puerta abierta a pactar con los otros partidos el llevar el tema del referéndum a las instancias europeas en el caso de que el Gobierno central impida que se lleve acabo.

Otra cosa fue el tema de la corrupción, sobre el que pasaron de puntillas. Mas admitió que se creía “limpio de corrupción. Vaya… no sé si alguna vez he tenido algún fallo, pero sí me considero limpio. Me preocupa, sin embargo, el estado de sospecha”.

Mi padre y Pujol prácticamente no se conocían. Yo creo que hablaron un par de veces. Si quieren saber, que me pregunten a mí, que ya les responderé yo, que soy el 'president'

La fábrica de informes

El president negó lo que afirman algunos informes policiales sobre sombras de sospecha de cuentas secretas suyas en el exterior y enfatizó que el Gobierno español ha echado mano de la guerra sucia y que los servicios del Estado “han fabricado informes”. ¿Y puede usted decir si saldrán más noticias sobre usted? “Eso yo no lo sé. No sé qué pasará. Yo sé lo que pasó conmigo y las acusaciones que me hicieron. Y nunca demostraron nada”. Claro que nadie le requirió abiertamente si continúa teniendo cuentas en Liechtenstein o es beneficiario de cuentas en otros paraísos fiscales, como Suiza o Luxemburgo.

Sí señaló que su Gobierno es el más transparente de España y prometió que “si me llaman a declarar en una comisión de investigación, acudiré porque es mi obligación. Afirmó que no había seguido la comparecencia de Jordi Pujol en el Parlamento catalán este viernes pero “personas que sí asistieron” le contaron que “diputados de la oposición traspasaron la línea de las formas, ya que eso no es una tertulia de café”.

“Comprenderá el enfado de la oposición cuando realizaron muchas preguntas concretas y el señor Pujol no respondió. Ni siquiera cuando le mencionaron a su padre, Artur Mas Barnet”, le reconvino Terribas. Y es que una de las preguntas que se quedó sin respuesta era la de si era cierto que el padre de Mas había gestionado la fortuna de los Pujol en el exterior. “Mi padre y Pujol prácticamente no se conocían. Yo creo que hablaron un par de veces. Si quieren saber, que me pregunten a mí, que ya les responderé yo, que soy el president”, zanjó visiblemente molesto Mas.

A partir de ahí, se dedicó a defender a Pujol.”En el último debate parlamentario, ya aprobamos una resolución [todos los grupos votaron a favor excepto CiU] en la que se decía que había cometido delitos, cuando no ha sido juzgado todavía. Pero tener dinero fuera no significa que haya cometido delito. Incluso el caso del señor Pujol es diferente: en su caso no pudo haber cometido delito porque no tenía dinero personalmente. Él pidió perdón por hacer una cosa mal hecha. Y tuvo el coraje de realizar una confesión y el coraje de comparecer voluntariamente en el Parlamento. Pero no es verdad que haya cometido delito”.

Cataluña
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
32 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios