USANDO EL ESCÁNDALO DE LOS SOBRESUELDOS

ERC dinamita la organización municipal catalana que no apoya el independentismo

La dirección de ERC decidió ayer que sus alcaldes abandonen la ejecutiva de la FMC, la organización municipalista progresista donde se encuadraban

Foto: La portavoz de ERC, Anna Simó (EFE)
La portavoz de ERC, Anna Simó (EFE)

La dirección de Esquerra Republicana de Catalunya (ERC) decidió ayer que sus alcaldes abandonen la ejecutiva de la Federación de Municipios de Cataluña (FMC), la organización municipalista progresista donde estaban encuadrados hasta ahora. Anna Simó, portavoz del partido, reclamó también una asamblea extraordinaria de la entidad para darle todo el poder dentro de la misma a una gestora y que se encargue una auditoría externa sobre cómo se ha gestionado la FMC en los últimos años.

Esta organización está bajo sospecha por los sobresueldos que se habían repartido entre 44 cargos de la misma y que llegaron a unos 300.000 euros durante los últimos años. La FMC fue la entidad que creó la mayoría de alcaldes catalanes en los años 80. Entonces, los socialistas arrasaban en las municipales (los ecosocialistas también tenían su parcela de poder en el cinturón rojo de Barcelona) y para hacer frente a ese lobby, el entonces presidente de la Generalitat, Jordi Pujol, impulsó la creación de la Asociación Catalana de Municipios (ACM), a la que se adhirieron los ediles de CiU. En la FMC, no obstante, hay un puñado de alcaldes convergentes que ganaron las elecciones municipales posteriormente y su ayuntamiento ya estaba afiliado a la misma.

El escándalo se descubrió en el marco de la Operación Mercurio, en la que se investigaba al alcalde de Sabadell, Manuel Bustos, presidente también de la FMC. El juzgado abrió pieza separada de este caso y la Fiscalía Anticorrupción considera que existen indicios de delito en la asignación de cantidades mensuales a cargos de la entidad.

El ex alcalde de Sabadell (Barcelona), Manuel Bustos. (EFE)
El ex alcalde de Sabadell (Barcelona), Manuel Bustos. (EFE)

Bustos había instaurado un régimen de sobresueldos camuflados como dietas. Él mismo había llegado a cobrar prácticamente 2.000 euros al mes, aunque posteriormente rebajó esta cifra hasta los 1.456. Entre 2011 y 2012, llegó a cobrar un total de 23.964 euros. Los vicepresidentes cobraban unos 1.000 euros y los vocales, entre 255 y 500. Ese baremo fue el que alertó de que no se trataba de dietas por comparecencias a reuniones, sino que eran sobresueldos mensuales. La entidad Plataforma Sabadell Lliure de Corrupció se presentó como acusación popular en el sumario e hizo pública la lista de 44 alcaldes implicados.

Destituido el secretario general

El nuevo presidente de la FMC, el socialista Xavier Amor (que accedió a su cargo el año pasado), destituyó la pasada semana al secretario general, Adolfo Moreno, anunció una investigación interna y comenzó gestiones para encargar una auditoría externa con el objetivo de conocer las decisiones que había tomado su antecesor. Moreno había ocultado que existía un debate jurídico por esos sobresueldos.

Nada más conocerse esa lista, los miembros de CiU abandonaron la ejecutiva de la FMC y consignaron el dinero cobrado de más. Esa consignación la hicieron también los ediles de PSC, ERC, PP e ICV.

El presidente de ERC, Oriol Junqueras. (EFE)
El presidente de ERC, Oriol Junqueras. (EFE)

Ayer, sin embargo, los republicanos decidieron dinamitar la ejecutiva y pedir una gestora. Sería el primer paso para la creación de una nueva y única entidad municipalista, donde se podría integrar también la ACM. En estos momentos, convergentes y republicanos, controlarían totalmente la nueva entidad. Y, según las encuestas (que prevén una victoria de Esquerra en las locales del 2015), ese control se reforzaría el año que viene.

De esta manera, los soberanistas tendrían otra carta a su favor para influir en el proceso independentista, puesto que la FMC, en manos de la izquierda, no se posicionó oficialmente. La ACM, por su parte, no tiene suficiente peso como para aglutinar un frente municipal a favor del referéndum. Su presidente, Miquel Buch, se posicionó públicamente a favor de la consulta y de la abolición de la figura del delegado del Gobierno en Cataluña porque crea “duplicidades”. El exsecretario general de la ACM, Josep Maria Matas, y el exjefe de  sus servicios jurídicos, Xavier Solà, están imputados por malversación de fondos públicos, ya que habían tejido una intrincada red de intereses empresariales para facturar a la ACM supuestos servicios que ellos mismos se adjudicaban. En total, distrajeron para sus bolsillos un millón de euros. La Fiscalía les pide cinco años y medio de cárcel.

Ante este panorama, ERC propone que sea una nueva organización la que tome el testigo de la ACM y la FMC. Y esa organización “debería estar constituida antes de las elecciones municipales del 2015, sometida al control público y con total transparencia en su gestión”. Si, como se prevé, ERC gana las municipales del año próximo, el nuevo presidente de ese ente sería de Esquerra. Y nadie le haría sombra.

Cataluña
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
10 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios