El PP catalán blinda a Sánchez-Camacho en una operación pactada con Moncloa
  1. España
  2. Cataluña
CAE EL PRESIDENTE PROVINCIAL DE BARCELONA

El PP catalán blinda a Sánchez-Camacho en una operación pactada con Moncloa

El Partido Popular de Cataluña ha comenzado una profunda remodelación que le llevará a reforzar las estructuras pero que han levantado ampollas

placeholder Foto: La presidenta del PPC, Alicia Sánchez-Camacho. (EFE)
La presidenta del PPC, Alicia Sánchez-Camacho. (EFE)

El Partido Popular de Cataluña ha comenzado este juevesuna profunda remodelación que le llevará a reforzar las estructuras, pero que halevantado ampollas internas entre el sector oficialista y un sector crítico que ve cómo la líder de la formación, Alicia Sánchez-Camacho, sale reforzada de estas remodelaciones a pesar de los discretos resultados cosechados en las elecciones europeas. En realidad, se trata de blindar a la máxima dirigente popular de la comunidad ante el alud de críticas tanto internas como externas que ha recibido en los últimos meses. A este blindaje ayuda, y mucho, la excelente relación de Sánchez-Camacho con Mariano Rajoy, con Soraya Sáenz de Santamaría y con María Dolores de Cospedal.

El detonante de los cambios ha sido la dimisión del presidente provincial del PP de Barcelona, Antoni Bosch, hace unas semanas. Para un sector crítico, la dirección oficialista ha hecho saltar a Bosch para sustituirlo por un hombre de confianza de Sánchez-Camacho. Pero, en realidad, ya en Semana Santa este había comunicado al partido su intención de renunciar por problemas personales (ha sufrido un infarto y también tiene que atender su notaría).

De hecho, esta renuncia ha sido utilizada por la presidenta popular catalana para llevar a la junta directiva provincial el nombramiento como presidente de Alberto Villagrasa, una persona más cercana a ella, y al secretario general del PP catalán, Jordi Cornet. Villagrasa fue elegido ayer nuevo líder provincial por unanimidad del órgano de dirección y goza del apoyo incondicional de la dirección de Cataluña y de la dirección nacional del PP. El nuevo secretario general será Manuel Buenaño, además de aprobar el nombre de Diego Sánchez como coordinador provincial.

Mientras, un sector crítico acusa al partido de “falta de democracia interna” y de defenestrar a Bosch para “blindarse ante el fuerte descontento que hay en las bases con la dirección del partido en Cataluña”. Además, subrayan que los miles de militantes populares de Barcelona “ni siquiera se han enterado de que el anterior presidente provincial dimitió” y critican especialmente que la sustitución se hiciese en 24 horas, convocando a la junta de un día para otro.

Desde la dirección oficialista, sin embargo, señalan que “el nombramiento se hace en la junta directiva, que es el máximo órgano de dirección entre congresos y con todas las garantías. Además, se promueve a Villagrasa, que hasta ahora era secretario general provincial. Es una sucesión lógica en la cúpula provincial”.

La desaparición de Bosch, no obstante, deja el camino libre a Alicia Sánchez-Camacho para reforzar su liderazgo, puesto en duda en los últimos meses tanto por el oscuro episodio de su supuesto espionaje por parte de la agencia Método 3 (la dirigente popular pactó en secreto con el director de la agencia retirar la denuncia de espionaje a cambio de 80.000 euros y el compromiso de no hacer pública información confidencial mutua entre ambas partes) como por los malos resultados de las europeas, donde el PP pasó de tercera a quinta fuerza política de Cataluña.

Reprobación en el Parlamento catalán

A esta delicada situación se añade que el Parlamento catalán aprobó este miércoles la reprobación de Sánchez-Camacho por no haber comparecido ante la Cámara para explicar el oscuro episodio del restaurante La Camarga. La dirigente popular, además, es senadora en representación de la Cámara legislativa catalana, lo que, para algunos de los líderes políticos catalanes, es un plus que la obligaría a dar explicaciones ante el Parlament y por ello le pidieron que presente su dimisión como tal. Todos los grupos políticos votaron la reprobación, a excepción del propio PP, que votó en contra, y del PSC, que se abstuvo.

La figura de Sánchez-Camacho también ha comenzado a ser cuestionada dentro del PP tras el episodio de Método 3. En algunos círculos políticos incluso comenzaron a sonar algunos nombres para sustituirla, como el del alcalde de Badalona, Xavier García Albiol, o el líder del PP en Tarragona, Alejandro Fernández.

Pero las citas electorales pendientes y el proceso independentista, paradójicamente, vienen a reforzar su posición, puesto que no aconsejan acometer cambios de liderazgo en estos momentos. “Barcelona es sólo la primera estructura donde se introducirán cambios, porque se avecinan tiempos difíciles y necesitamos estar al 100% de nuestra capacidad de trabajo: no sólo por el refreréndum anunciado para el mes de noviembre, sino por las citas electorales del próximo año, en que tendremos municipales y generales. Y eso si Artur Mas no convoca también autonómicas. Por tanto, comenzamos un proceso de reforzamiento de los órganos dentro del partido que en realidad se iba a poner en marcha hace unos meses pero que decidimos posponer hasta después de las europeas”, explican fuentes del PP a El Confidencial.

Los reforzamientos, que han sido pactados por Alicia Sánchez-Camacho “tanto con Génova como con Moncloa”, son la sustitución de algunos cargos y el nombramiento de adjuntos a secretarios generales y vicesecretarios generales, porque los actuales no dan abasto. De hecho, incluso Jordi Cornet, secretario general del PP catalán, tendrá un adjunto que le ayudará a sobrellevar sus tareas. “Ante el trabajo que se avecina, debemos echar toda la leña al fuego. Necesitamos tener el partido ilusionado y movilizado al 100%”.

Valoración acrítica de las elecciones

En el PP catalán no preocupan demasiado por los resultados de las europeas, ya que son unos comicios en los que vota poca gente. Es más, incluso sacan pecho a pesar de ser, en estos momentos, la quinta fuerza política de la comunidad. La lectura que se hace de sus resultados es que el descenso del PP fue generalizado en toda España, “aunque se hayan ganado las elecciones”. Sin embargo, destacan que el descenso del voto en Cataluña fue inferior al de otras comunidades. “Nuestros votantes se quedaron en casa, no votaron a otros partidos. En consecuencia, no se movilizó a nuestro electorado y esa es la principal tarea que tenemos ahora por delante. Pero nuestra situación es buena, si la comparamos con el batacazo que se llevó CiU. O incluso Ciutadans, que logró dos escaños gracias a los votos fuera de Cataluña porque con los 157.000 de aquí no les llegaba ni para uno. Y ya no hablemos de UPyD o de VOX, que no sacaron absolutamente nada, a pesar de que Alejo Vidal-Quadras tenía su principal granero de votos en Cataluña”, señalan las fuentes consultadas.

Para los populares esta comunidad “representaba el 5,3% del voto nacional, y tras las europeas y la fuerte caída de Madrid y Valencia, representamos el 6%, por lo que hemos ganado peso específico. Esto se valora positivamente, lo mismo que el dato de que somos la cuarta comunidad que menos votos hemos perdido, por detrás de Extremadura, La Rioja y Navarra”.

Pero aun así y a pesar de esta lectura acrítica de los resultados electorales, incluso desde instancias oficiales admiten que el liderazgo de Alicia Sánchez-Camacho ha sufrido un revés, aunque subrayan que en su palmarés tiene el haber conseguido, en las anteriores autonómicas, un hito histórico al quedar como cuarta fuerza política, a sólo un diputado de la tercera (PSC) y a dos de la segunda (ERC). Su actuación en el caso Método 3 y el fuerte bajón de las europeas (el descenso en votos fue de más de 108.000 respecto a las elecciones del 2009, lo que le supuso pasar del 18,02 al 9,8% de los sufragios) hacen necesario ahora un reforzamiento de su liderazgo ante el peligro de que la formación conservadora siga en caída libre en un momento de especial importancia con el anunciado referéndum a la vuelta de la esquina y las municipales del 2015 en el horizonte. “Tras las elecciones europeas, Alicia tenía que mover ficha. Lo ha hecho, y lo ha hecho con decisión. Ahora nos esperan unos años de duro trabajo”, zanjan fuentes cercanas a la presidenta popular de Cataluña.

Señor con maletín

Detrás de toda gran historia hay otra que merece ser contada

Conoce en profundidad las 20 exclusivas que han convertido a El Confidencial en el periódico más influyente.
Saber más
Alicia Sánchez Camacho Moncloa Partido Popular (PP)