Es noticia
Menú
Intrigas palaciegas en el seno de los partidos nacionalistas de cara a las municipales
  1. España
  2. Cataluña
CiU Y ERC PUEDEN hacer CAMBIOS EN SUS LISTAS

Intrigas palaciegas en el seno de los partidos nacionalistas de cara a las municipales

El Ayuntamiento de Barcelona es una perita en dulce para los partido. Según se acercan las municipales, las formaciones estudian cómo recuperar posiciones

Foto: Xavier Trias, alcalde de Barcelona. (Efe)
Xavier Trias, alcalde de Barcelona. (Efe)

El Ayuntamiento de Barcelona es una perita en dulce para cualquier partido político. La segunda ciudad de España y capital de Cataluña es uno de los consistorios más saneados de toda la geografía española y un bastión que otorga un peso político considerable a la formación que lo dirija. En las últimas municipales, el convergente Xavier Trias logró desalojar de la alcaldía a los socialistas, que habían mantenido ininterrumpidamente el Consistorio bajo su influencia desde 1979. Trias, no obstante, se quedó muy lejos de una mayoría absoluta o, al menos, de una mayoría plácida que le permitiese gobernar sin sobresaltos y con apoyos más o menos estables.

Por eso, el reto que tiene ahora ante sí es el de aumentar los concejales, que en la actualidad son 14 (el Ayuntamiento barcelonés tiene 41 ediles). Pero sus aliados naturales, los independentistas de Esquerra Republicana de Catalunya (ERC), sólo cuentan con dos ediles: su tradicional cabeza de lista, Jordi Portabella, y el socio municipal de los republicanos, Joan Laporta. Los socialistas, por su parte, sufrieron el mayor descalabro de la historia y se quedaron con sólo 11 representantes, frente a los 9 del PP y los 5 de ICV.

Pero conforme se acercan las municipales del año que viene, los partidos estudian cómo recuperar posiciones. Aunque la posición del alcalde Xavier Trias es sólida, desde las propias filas de Convergència i Unió (CiU) comienzan a barajar otros nombres de posibles sustitutos. No porque no goce de confianza o porque su imagen esté dañada, sino por adelantarse a posibles avatares. El primer teniente de alcalde, Joaquim Forn, es uno de los hombres con más peso dentro del partido nacionalista y uno de los más respetados por la oposición. Pero en los últimos meses ha comenzado a sonar un nuevo nombre: el de la concejala Mercè Homs, que no tiene asignada ningún área en concreto.

placeholder Pleno del Ayuntamiento de Barcelona en una foto de archivo. (Efe)

La edil es, precisamente, hermana del portavoz del Gobierno y consejero de Presidencia, Francesc Homs, lo que añade un plus de expectación al tema. Desde Convergència señalan que todavía es muy pronto para hablar de las municipales y, además, “Trias lo está haciendo muy bien y está calando entre los ciudadanos”. Pero a nadie se le escapa que las intrigas palaciegas dentro de CiU han estado siempre a la orden del día. Además, una cosa es dar un golpe de timón –algo que de momento descarta la cúpula convergente- y otra tener preparado un plan B para casos de emergencia, como por ejemplo para el hecho de que Trias tenga que asumir otras responsabilidades importantes.

Otra cosa es ERC, cuyas expectativas de voto aumentan día a día. Postabella estuvo a punto de ser desalojado en los anteriores comicios locales, pero se adelantó a la dirección republicana y logró un pacto con el expresidente del FC Barcelona, Joan Laporta, a quien se lo disputaban varios partidos independentistas, como Solidaritat per la Independència (SI) o Reagrupament. A las autonómicas, Laporta se presentó con SI, pero en las municipales pactó con ERC, que tenía más posibilidades. ¿Y quién se atrevía a cesar al que había logrado atraerse a uno de los nuevos políticos que entonces estaba en alza y a quien todos los nacionalistas querían acercarse?

‘Movida’ interna en ERC

Una corriente interna de Esquerra, no obstante, quiere pasar cuentas con Portabella en las municipales del año que viene y desalojarlo como cabeza de lista para poner a una figura independiente, aunque vinculada a la veterana formación. Fuentes internas de esta formación indicaron a El Confidencial incluso el nombre de la persona que podría sustituirle y que el tema se había hecho llegar al propio presidente republicano, Oriol Junqueras. El jefe municipal de ERC sabe que alguien quiere hacerle la cama y ha comenzado movimientos tácticos para prepararse.

Mercè Homs. El primero de ellos fue ofrecerle un puesto en las listas a Jordi Martí, hasta hace poco líder de los socialistas en el Consistorio barcelonés. Martí se presentó a las primarias que el PSC realizó en la Ciudad Condal pero salió escaldado y ni siquiera pasó a la segunda vuelta, por lo que inmediatamente dimitió como presidente del grupo municipal socialista en el Ayuntamiento. La estrategia de Portabella, pues, es exactamente calcada de la de hace cuatro años, cuando a punto de ser desbancado como cabeza de lista logró mantener su puesto gracias al fichaje de Laporta.

El PSC, por su parte, ya tiene su problema resuelto: el hasta hace poco portavoz del partido, Jaume Collboni, será el candidato en las locales del año que viene. Este mes de mayo, además, pasará a ser el líder de la poderosa Federación de Barcelona, ya que el senador Carles Martí le deja el camino expedito para ello. De esta manera, por primera vez, el líder de la Federación será a la vez el líder del grupo municipal socialista. Por tanto, Collboni tendrá en sus manos todo el poder para formar un equipo a su medida y plantarle cara a su principal rival, Xavier Trias.

 Jordi Martí. (Efe)Collboni tendrá varias circunstancias a su favor: en primer lugar, cuenta con la confianza total del líder del PSC, Pere Navarro. Pero también es un hombre joven con buena imagen y ya experimentado primero como portavoz parlamentario y, luego, como portavoz del partido. Por si fuera poco, podrá elegir a su equipo y, además, llega con una maleta llena de ideas para revolucionar la vida municipal. Si con esas premisas no logra remontar los resultados de las elecciones del 2011, el PSC lo tendrá muy difícil en el futuro para hacerse con la principal alcaldía catalana.

Quienes tienen sus feudos pacificados son populares y ecosocialistas. El líder del PP en el consistorio, Alberto Fernández Díaz, no tendrá problemas para intentar revalidar su mandato. En estos momentos, cuenta con un equipo municipal experimentado y durante los últimos meses, a pesar de ser el tercer partido del Consistorio, ha ejercido realmente de oposición ante Xavier Trias. Y Ricard Gomà, líder de Iniciativa per Catalunya (ICV) tiene también su puesto casi asegurado, después de consolidar la estrategia de los ecosocialistas y de haber robado a los socialistas un trozo de su tradicional electorado.

El Ayuntamiento de Barcelona es una perita en dulce para cualquier partido político. La segunda ciudad de España y capital de Cataluña es uno de los consistorios más saneados de toda la geografía española y un bastión que otorga un peso político considerable a la formación que lo dirija. En las últimas municipales, el convergente Xavier Trias logró desalojar de la alcaldía a los socialistas, que habían mantenido ininterrumpidamente el Consistorio bajo su influencia desde 1979. Trias, no obstante, se quedó muy lejos de una mayoría absoluta o, al menos, de una mayoría plácida que le permitiese gobernar sin sobresaltos y con apoyos más o menos estables.

PSC Joan Laporta Oriol Junqueras Xavier Trias Barcelona
El redactor recomienda